Expertos advierten en comisión de DD.HH. del Senado que carro lanzaguas está provocando graves quemaduras a manifestantes: "Si afectan a un niño o a un adulto mayor, pueden ser mortales"

comision-ddhh-senado

La comisión de Derechos Humanos del Senado analiza los efectos y daños que causan bombas lacrimógenas y el agua usada en los carros lanza agua en la salud de las personas. FOTO:AILEN DIAZ/AGENCIAUNO

Según expuso el presidente del departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico, debido a la cantidad de casos, la Posta Central debió hacer un protocolo especial que apunta específicamente para atender a pacientes con quemaduras químicas provocadas por el carro lanzaguas.




Esta tarde, la comisión de Derechos Humanos del Senado analizó con expertos invitados los efectos y daños que han provocado las bombas lacrimógenas y el agua usada en los carros lanzaguas en la salud de las personas durante las movilizaciones de las últimas semanas.

Al respecto, el doctor Roberto Machiavello, cirujano general, advirtió acerca del agua del carro lanzaguas de Carabineros, expresando que ha atendido a muchas personas que han presentado quemaduras producto de este líquido.

Estas quemaduras, expuso a la comisión, no corresponden a una reacción alérgica, sino a una quemadura grave que corresponde a un agente químico. Es decir, el agua que tiene el carro lanzaguas tiene algún compuesto que está provocando quemaduras químicas.

"Las quemaduras químicas son quemaduras graves, porque el agente químico tiende a permanecer en el sitio", agregó.

Las personas que son alcanzadas por el carro lanzaguas suelen permanecer con la ropa mojada hasta que logran retornar a sus casa, explicó, lo que hace que la quemadura siga profundizándose.

Exponiendo mediante fotografías, el experto advirtió que a diferencia de las quemaduras de grado 1 -que corresponden a una quemadura solar - estas lesiones químicas que han reportado las personas son graves y no solo pueden dejar en una instancia secuelas estéticas, sino también secuelas funcionales. Por ejemplo, señaló, si deja una cicatriz en la mano, puede dañar la función de ésta.

"Si afectan a un niño o a un adulto mayor, pueden ser mortales", advirtió.

En los casos que exhibió, eran comunes las quemaduras en los tobillos - producto de las zapatillas que permanecían mojadas - y alrededor de la cintura. Además de la zona genital por la ropa interior que también permanece en contacto directo con la piel.

"Se va generando un patrón de casos que nos va dando luces de que no son hechos aislados", expuso el experto. Según planteó, los efectos de químicos en el agua "provoca efectos tardíos, de dolor, de sobreinfección". Por tanto, explicó, no corresponde al objetivo con el que actúa Carabineros, que es que el carro lanzaguas sea un elemento disuasivo.

Aunque destacó que "es muy importante saber cuál es la composición" del agua, sostuvo que -al igual como sucedió con el uso de los balines- se debe detener su uso a la brevedad. "Esto ya está quemando, no debemos esperar a saber la composición para tomar una medida al respecto", afirmó el experto.

Protocolo especial en la Posta Central

Al respecto, el presidente del Departamento de Derechos humanos del Colegio Médico, Enrique Morales, indicó que si bien en un comienzo de las manifestaciones habían visto casos aislados de personas quemadas por el agua del carro lanzaguas, en las últimas semanas estos aumentaron.

"Dadas la cantidad de personas quemadas, debe haber algo adicional en el carro lanzaguas que provoca quemaduras masivas, un compuesto químico adicional", agregó. "Esto es particularmente grave porque debería tener esta información los servicios de urgencia".

Al respecto, indicó, en la ex Posta Central debieron hacer un protocolo especial que apunta específicamente a atender a pacientes en este tipo de situación. 

Según expresó en la comisión de Derechos Humanos, es muy importante que se aclaren los compuestos que tienen el agua del carro lanzaguas para provocar este tipo de quemaduras, además del gas verde y amarillo que se ha visto en algunas manifestaciones como elemento disuasivo. Para esto, enviaron una carta al Instituto de Salud Pública (ISP) para aclarar, mediante algún estudio independiente, estos compuestos.

Gas lacrimógeno

En cuanto al gas lacrimógeno, la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, advirtió que pese al protocolo que tiene Carabineros -que indica que solo pueden utilizar este tipo de elemento disuasivo en última instancia-, se ha reportado su uso en colegios y hospitales y contra niños y adolescentes.

Waldo Wilkinson, del Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico de Chile también advirtió sobre la presencia de dos nuevos gases que se han hecho presente en manifestaciones.

El primero es de color amarillo y, según indica, "está prohibido", ya que tiene un 27% de arsénico y puede envenenar agua y alimentos que estén descubiertos, y que puede causar la muerte.

El gas verde, advierte, también está prohibido y se usa en contexto bélico. Se han reportado casos de disfunción hepática en militares, indicó.

Comenta