Fiscalía reconstituyó escena por muerte tras presunta golpiza policial

FOTO:MARIO DAVILA/AGENCIAUNO

En los primeros días del estallido social, Álex Núñez (40) falleció en la ex Posta Central. La indagatoria apunta a que habría sido golpeado por efectivos de Carabineros en Maipú.




El lunes 7 de septiembre, entre las 13.30 y las 15.30 horas, se realizó una reservada diligencia judicial: la reconstitución de escena por el homicidio de Álex Núñez Sandoval (40).

La víctima falleció el 22 de octubre a las 3.15 horas en la ex Posta Central, dos días después de haber recibido una golpiza en Maipú, presuntamente a manos de Carabineros. De hecho, hasta ahora es la única muerte ocurrida en el marco de la crisis social en que el deceso es atribuible a un accionar de la policía uniformada. La otra causa en la que aún se indaga responsabilidad de Carabineros es la muerte de Cristián Valdebenito (48), el 7 de marzo de 2020, tras recibir una lacrimógena en la cabeza mientras se manifestaba en Plaza Italia.

En el caso de Núñez, este se puso de pie y llegó solo a su casa. Ahí le contó a su familia lo ocurrido y cerca de las 7.00 horas su hermano José Zamorano Sandoval lo escuchó respirar muy mal. “Lo puso de lado y vomitó sangre. A partir de ese momento no despertó”, dice la querella del Consejo de Defensa del Estado (CDE).

El fiscal de Alta Complejidad Occidente, Pablo Sabaj, junto a funcionarios de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI y del Laboratorio de Criminalística, hizo un recorrido y llegó hasta el lugar exacto donde ocurrió la golpiza, alrededor de la intersección de calle Isabel Riquelme con Juan José Rivera, a metros del Metro El Sol. Muy cerca, hay un memorial en su nombre.

La fiscalía investiga a tres uniformados por el homicidio de Núñez, quienes -según la investigación- podrían pertenecer a tres unidades de Carabineros. Estas son: la 25º Comisaría de Maipú, un grupo de carabineros motoristas (también de la misma comisaría) y un grupo de Fuerzas Especiales (FF.EE.).

El Ministerio Público ya tiene una hipótesis respecto a cuál de estas tres reparticiones sería la implicada en el hecho, pero aún faltan antecedentes para acreditar su autoría. La que está prácticamente descartada -de acuerdo a conocedores del caso- es la unidad de los motoristas, ya que los testigos no vieron una moto cerca del lugar de la golpiza. En cambio, otra de las unidades policiales estaba estacionada en la esquina donde ocurrió la agresión, por la que sería la sospechosa. A eso se suma un video que, aunque es oscuro, alcanza a verse que los policías están con cascos y escopetas, elementos que generalmente usan las FF.EE. Por esto, la fiscalía se encuentra realizando una georreferenciación de dónde se encontraba cada grupo policial y qué es lo que estaba haciendo cada uno al momento del hecho.

De acuerdo a fuentes ligadas al caso, hay dos testigos que participaron en la reconstitución y sus declaraciones se complementan entre sí. Uno de ellos es un civil considerado clave para la investigación, quien fue identificado por la fiscalía luego de cuatro meses de pesquisas. Esta persona señaló en su testimonio que vio el momento exacto en que Núñez fue golpeado presuntamente por policías.

Además, detalló que la víctima estaba con la misma ropa que el fiscal incautó tras su fallecimiento, por lo que su relato es coherente. Especificó que el hecho ocurrió entre las 20.40 y las 21.00 horas de ese día, por lo que ahora se revisarán las cámaras de ese período, entre otras diligencias, como el posicionamiento de teléfonos celulares. El otro testigo dijo haber visto a Núñez herido tras la golpiza.

El Ministerio Público ya estableció el modus operandi de los policías involucrados, relacionado al ánimo de castigar a una persona, pues Núñez fue golpeado, pero no detenido. Esto, a diferencia de otras personas que el mismo día sí fueron aprehendidas en el lugar tras ser golpeadas. En la diligencia estuvo presente una funcionaria del CDE, el abogado de la familia de Núñez y un representante del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

Presunto complot

Según una denuncia del 28 de octubre realizada por un subteniente de la 25° Comisaría de Maipú, al interior de Carabineros existiría un concierto de sus compañeros para tratar de ocultar las circunstancias en que Núñez fue golpeado y, a la vez, inculparlo a él. Incluso, el testimonio fue recogido por el CDE en la querella que presentó en el caso.

El denunciante, perteneciente al grupo de los motoristas, dijo que cuando ya había aparecido en redes sociales el homicidio de Núñez, el exsubteniente Gary Valenzuela (formalizado por el femicidio de la carabinera Norma Vásquez, en Linares) le advirtió que tuviera cuidado porque el teniente Eduardo Toledo le propuso que declararan lo mismo, intentando culpar a los motoristas del hecho.

A raíz del caso de Núñez, se abrió un sumario en Carabineros. Según fuentes policiales, en éste fueron sancionados con días de arresto Gary Valenzuela y otro carabinero por faltas administrativas vinculadas al caso, pero no por la muerte en sí. Hoy la investigación continúa abierta.

Comenta