Gobierno cede a presión gremial y remueve a directora de Gendarmería

El 4 de abril, Claudia Bendeck asumió en Gendarmería. El ministro Larraín le dio la bienvenida a la Dirección Nacional.

Ministro de Justicia, Hernán Larraín, pidió la renuncia a Claudia Bendeck, a dos días de terminar mesa de trabajo. Exjefa de la entidad duró cinco meses en el cargo. Subsecretario liderará mesa con asociaciones.


Este viernes se cumplía el plazo para que la directora nacional de Gendarmería, Claudia Bendeck, entregara al ministro de Justicia, Hernán Larraín, los resultados de la mesa de trabajo iniciada junto a los gremios de la institución. Una instancia que se creó luego de que los funcionarios amenazaron con una paralización general de las cárceles como medida de presión para lograr una serie de mejoras contractuales y del sistema penitenciario. Sin embargo, dicho documento no será entregado, pese a que la reunión estaba programada para este jueves en el ministerio.

Larraín se reunió hoy, a las 14 horas, con Bendeck para solicitarle su renuncia al cargo. Su mala relación con los gremios y la imposibilidad de alcanzar un acuerdo dentro del plazo fijado terminaron por mermar la confianza de la autoridad y la convirtieron en la directora nacional de Gendarmería que menos duró en el puesto desde 2010. La salida se terminó de fraguar el mediodía de hoy, cuando el ministro se reunió con el vicepresidente, Andrés Chadwick, para informarle la decisión.

Quien fuese la primera directora mujer de la institución nunca contó con la venia de los funcionarios, algo que quedó demostrado durante la amenaza de paralización en junio pasado, oportunidad en que su rol en la mesa de trabajo que se iniciaría sería la principal disyuntiva. Mientras el ministerio intentó posicionarla a cargo de la negociación, los funcionarios se negaban, al pretender que Justicia liderara la discusión. Finalmente, Larraín aceptó recibirlos en una primera reunión, pero de allí en adelante se debían entender con ella. Cercanos a Bendeck asumen que la falta de resultados sentenciaron su futuro a la cabeza de la institución, aunque también consideran que aquel primer encuentro de las asociaciones con las autoridades del ministerio terminó por debilitarla.

A partir del 29 de junio se produjeron 13 reuniones de trabajo: ocho formales y tres técnicas. Se trataron 11 puntos, de los cuales solo en cuatro se lograron acercamientos. El día 53, ante la falta de coincidencias, los funcionarios presentaron una propuesta formal. La petición fue respondida por Bendeck, no obstante, la contrapropuesta no contaba con el beneplácito del ministerio. No avisar a las autoridades sobre esto ni respetar el marco que se le estableció para la negociación sumó una nueva presión a su salida.

Su lugar será ocupado de forma interina por el subdirector operativo, coronel Christian Alveal.

Quiebre de la negociación

Fue el martes pasado a las 15.00 que los representantes de las 11 asociaciones gremiales de Gendarmería se reunieron con la directora de la institución. El lunes ya se habían juntado para buscar un acuerdo en torno a los beneficios y los cambios a la carrera funcionaria que pretenden los gendarmes.

Para las asociaciones, según algunas de las personas presentes en la reunión del martes, “la gota que rebasó el vaso” fue el momento en que Bendeck habría estado contestando un mensaje en su celular, justo en el momento en que un dirigente gremial exponía. Estos se pararon y abandonaron la Dirección Nacional.

“Hicimos los esfuerzos por trabajar con ella, pero no se pudo. Sabemos que Gendarmería es una institución con falencias y es complejo todo, pero nunca avanzamos con la exdirectora, es por eso que a dos días de terminar el plazo comprometido quebramos la mesa. Pero ahora tenemos confianza en lo que viene, porque el escenario cambió”, dijo el presidente de la Asociación Nacional de Oficiales de Gendarmería, Alberto Figueroa.

Y tal como sostuvo Figueroa, el escenario cambió, literalmente. Desde este viernes las reuniones de la mesa de trabajo serán en el Ministerio de Justicia y encabezadas por el subsecretario de la cartera, Juan José Ossa. Hoy, la autoridad se reunió con los gremios, oportunidad en que acordaron extender las conversaciones por tres semanas, aunque esta vez serán lideradas por el propio Ossa.

Desde el círculo de Bendeck consideran que hubo un machismo en la institución y, principalmente, entre los gremios, que siempre le jugó en contra. Para ello, ejemplifican que solo dos de los 25 dirigentes son mujeres.

“No ha sido una gestión fácil, pero valoro el compromiso de todo un equipo (…), espero haber contribuido con un granito de arena”, señaló la ingeniera comercial en un correo electrónico dirigido a todos los funcionarios de Gendarmería.

Seguir leyendo