Los hijos chilenos de haitianos que se quedaron abajo del plan de retorno

Hay al menos tres casos en los que las familias no pudieron viajar, por haber nacido sus hijos en Chile durante el último mes.




A las 07.00 de la mañana de hoy estaban citados 170 ciudadanos haitianos en las dependencias del Departamento de Extranjería y Migración (DEM). Desde allí, subirían en buses para dirigirse al Grupo 10 con el fin de abordar un avión de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) que los llevaría de vuelta a su país natal, con la prohibición de volver a Chile en un plazo de nueve años. Así lo establecen las normas que rigen el Plan Humanitario de Retorno Ordenado impulsado por La Moneda.

Hoy, 163 migrantes se integraron al vuelo. Con ello, a la fecha suman 670 los ciudadanos haitianos que han regresado a la isla, en los cuatro vuelos que el Ejecutivo ha dispuesto desde octubre pasado. Aún quedan 1.128 extranjeros en lista de espera, según cifras que maneja el Ministerio del Interior.

Entre los seleccionados no estaba el bebé de una pareja haitiana que llegó la mañana de hoy al DEM. Pese a que ambos figuraban en la lista de pasajeros, su hijo, de un mes y medio, no. Había nacido en territorio nacional y, como chileno, no podía acceder a un vuelo de este programa.

D. S. (38) tampoco pudo entrar al Boeing 767. Ella se inscribió en el plan de retorno en octubre y asistió a la reunión obligatoria realizada el 14 de enero pasado, en la que confirmaron la fecha del vuelo. Tres días después dio a luz a su hija. Todavía internada en el hospital, ya no puede volver a su país por medio de este programa y tampoco cuenta con los recursos para retornar por su cuenta.

La misma historia vivió A. D. (21) el 22 de diciembre pasado. También tuvo a su hijo mientras realizaba los trámites para volver a Puerto Príncipe a través de este plan humanitario, pero el nacimiento le impidió figurar en la lista de seleccionados para retornar. En la actualidad, resignada a establecerse en Chile, vive en Iquique con su pareja.

Álvaro Bellolio, jefe del DEM, explicó que en los casos de ciudadanos haitianos con hijos chilenos, "el Departamento de Extranjería no puede impulsar las salidas" de los bebés, que son ciudadanos chilenos por nacimiento, debido a que ello "no está dentro de las atribuciones o funciones" del organismo. Y agregó que quienes postulen a los vuelos de retorno tienen que firmar una declaración en la que aseguren que no tienen familia nuclear en Chile. "Creemos que hemos sido muy claros con el requisito", precisó.

Sobre los casos de embarazo, Bellolio aclaró que en la práctica "no sabemos si las mujeres están embarazadas o no, y los vínculos con los hijos hay que registrarlos. En el caso de la persona embarazada de un mes y medio, no había ningún registro, o cuando ella postuló nunca mencionó que tenía esta situación".

Sobre una eventual ayuda a las familias, el jefe de Extranjería acotó que "el Ministerio de Desarrollo Social ve casos sociales, y el Ministerio del Interior ve los flujos migratorios".

José Tomás Vicuña, director del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), señaló que dos de las embarazadas llegaron hasta la parroquia La Santa Cruz, de Estación Central, cuando comenzaron los vuelos. Desde entonces, aseguró, les han entregado un "acompañamiento concreto". "También hay un acompañamiento respecto de su egreso del hospital, y habría una derivación a una casa de acogida para seguir el proceso", indicó.

Comenta