Primera condena en el país a prestamistas colombianos

Arica

En juicio abreviado, la Fiscalía de Arica acreditó los delitos de usura, captación ilegal de dinero, amenazas y asociación ilícita para este delito. También se decretó su expulsión del territorio nacional.




La primera condena a nivel nacional dictó el Juzgado de Garantía de Arica contra una red de prestamistas colombianos que operaba en varias ciudades del país. El tribunal sancionó a este grupo de extranjeros por la entrega de dinero a particulares, conocido como "gota a gota".

En juicio abreviado, la Fiscalía de Arica acreditó los delitos de usura, captación ilegal de dinero, amenazas y asociación ilícita para este delito. También se decretó su expulsión del territorio nacional.

Otros 7 integrantes de esta red, 6 colombianos y un chileno, no aceptaron la modalidad del juicio abreviado, por lo que seguirán con la causa vigente y la opción de llegar a juicio oral donde pretenden acreditar su inocencia.

"En esta audiencia 15 de los acusados aceptaron los hechos de la acusación. Los principales afectados por estos créditos ilegales eran pequeños comerciantes de Arica que obviamente apremiados por sus deudas y estados financieros hicieron uso de este mecanismo ilegal, que además causa una alteración al sistema financiero de nuestro país ya que se trata de operaciones no reguladas", explicó la fiscal Claudia Toledo, de la Unidad de Alta Complejidad.

La investigación desarrollada por la Fiscalía Regional de Arica y Parinacota junto a la Brigada Antinarcóticos y contra el Crimen Organizado de la PDI permitió desarticular en noviembre de 2017 esta red internacional dedicada a facilitar dinero cobrando intereses que superan el máximo legal, además de otros delitos. La indagatoria finalizó en ese periodo con la detención de 22 personas, además de la incautación de dinero en efectivo y documentación.

En la investigación de la Fiscalía en conjunto con la PDI, se estableció que la organización estaba liderada por dos sujetos y que contaba con otros que actuaban como socios supervisores. También había otro grupo conectado a esta organización que captaba a los clientes y luego, bajo amenazas, hacían cobros diarios de las remesas adeudadas. En este grupo también participaba un chileno que prestaba apoyo logístico y otorgaba contratos de trabajo falsos a los extranjeros, instrumentos que les permitían residir legalmente en Chile.

Durante las indagaciones policiales, se detectó que la organización había habilitado una aplicación en los teléfonos móviles de los cobradores, para monitorear sus rutas y cobranzas, y contaba con un listado completo de los deudores.

La revisión de los movimientos de dinero que hizo la red arrojó que efectuó envíos a Colombia y Brasil, por 77 millones de pesos y 5.300 dólares. También el balance indica que otorgaron 500 préstamos, con montos entre 100 mil a 3 millones de pesos. El plazo máximo para cancelarlos era de 30 días, a través de cuotas, de allí el nombre "gota a gota".

Comenta