Impronta refundacional



SEÑOR DIRECTOR

Hace unos días, la presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros, señaló que el proceso constituyente en curso es el único democrático que ha tenido el país. Esta declaración implica un grave desconocimiento histórico del camino democrático y republicano del Chile de la transición, el mismo con que el Presidente Lagos recordó en una reciente entrevista la dificultad de llevar a cabo las reformas constitucionales del año 2005. La declaración de Quinteros también demuestra la impronta refundacional que ha caracterizado a esta nueva generación de políticos, que asumen que la historia y la democracia parten con ellos.

Las constituciones son pactos intergeneracionales que pretenden conectar nuestro pasado -con sus luces y sombras- con el presente y el futuro. En este contexto, no hay pacto social posible. Gane o pierda el apruebo, los pecados de la historia tarde o temprano reaparecen, y, a veces, con la fuerza implacable que provoca su olvido.

Cristián Stewart

IdeaPaís

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.