La hipocresía e ingenuidad constitucional



SEÑOR DIRECTOR:

El rector Peña, en su ensayo “El desafío constitucional”, plantea que en el debate constituyente deben evitarse dos peligros: la hipocresía y la ingenuidad.

Una actitud hipócrita, cree falsamente en el diálogo y participa de él con un mero propósito estratégico, el cual es imponer su voluntad e ideología, dando distintos argumentos, pero no comprometiéndose de verdad con el debate.

Al otro lado, la actitud ingenua, subyace en aquellos grupos que, por principios, creen que el camino es un diálogo irrestricto y que los argumentos son las razones fuertes que, encadenados, conducen a un texto final de unidad y consenso.

El proceso que terminó el 4 de julio, debió haber tenido una mezcla de ambas actitudes, una pelea por imponer voluntades y, de igual forma, la necesidad de convencer al otro con buenos argumentos que logren consenso, respeto recíproco y robustecer la democracia. Esto no ocurrió. La ideología e interés particular capturó el debate y la necesidad básica de ponerse en el lugar de todos.

Por lo tanto, no es sorprendente la baja adhesión que existe a la propuesta de nueva Constitución, basada en una actitud donde perseveró una marcada ideología, y que, por lo mismo, no es de extrañarse que el 4 de septiembre, efectivamente termine triunfando la opción del Rechazo.

Pablo Pérez Campos

Economista

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.