Libertad de enseñar



SEÑOR DIRECTOR:

Ya tenemos una propuesta de artículos relacionados a la educación por parte de la Convención, donde hay varios temas que nos dejan atónitos, como la “letra chica” en los referidos al financiamiento y la posibilidad de gestionar o crear diferentes proyectos educativos, traducidos en una situación que deja prácticamente fuera del sistema a los colegios particulares subvencionados.

Es preocupante cuando se informa que “los padres van a poder elegir el proyecto educativo”, ya que el borrador muestra que las personas van a poder escoger entre un edificio y otro, pero no entre proyectos educativos diversos. Así, existirán dos sistemas de educación, uno con diversidad de proyectos educativos para la élite de siempre, con un alto costo para las familias, y un solo proyecto educativo para todos los demás.

De esta forma, ya no habrá financiamiento para los casi dos millones de familias que han optado por la Educación Particular Subvencionada, poniendo en serio riesgo la calidad de la educación y la integridad laboral de más de 110.300 profesores y cerca de 83 mil asistentes de la educación.

Con la supresión de estas libertades y derechos perdemos la posibilidad de avanzar hacía un Chile diverso, inclusivo, justo, dejándonos prisioneros de un Estado que es un muy mal empleador y pésimo gestor educacional, por lo que es imprescindible que las comunidades educativas rechacemos este fatal borrador de la nueva Constitución.

Rafael Mundaca Martínez

Director de la Coordinadora de Colegios Particulares Subvencionados (CCPS)

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.