Nuevo sistema político

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO




SEÑOR DIRECTOR

El convencional Felipe Harboe sostiene en entrevista del sábado que la propuesta, ampliamente consensuada, sobre sistema político es en la práctica un “unicameralismo maquillado” (cuestión que no fundamenta), que “reduce la representación de las regiones”, que no ayuda a la descentralización y que no apunta a una buena gobernanza.

Se trata sin duda de dos cámaras estructuradas bajo dos principios de representación diferentes; la primera, la Cámara de Diputadas y Diputados según el principio “una persona, un voto” en que las regiones tendrán una representación de más del 60% y la segunda, la Cámara de Regiones, conforme con el principio de representación territorial.

Subyace al análisis la idea nunca justificada de que el Senado ha sido “la voz de las regiones”. La Cámara de las Regiones, será mejor representante del interés regional pues sus integrantes deben haber residido en la región al menos dos años; pero sobre todo porque deben participar en la Asamblea Regional y en tal sentido involucrarse en la política de la región. La Cámara de Regiones representa la proyección de la comunidad política de cada región en la política nacional y de tal forma, en conjunto con el o la gobernadora y la Asamblea Regional, la base del sistema de contrapesos frente al gobierno central. Sus facultades incluyen la participación en el trámite legislativo respecto de la Ley de Presupuestos, las relativas a la regulación de las elecciones, las que alteran la división política y administrativa del país, las que reformen la Constitución en lo relativo al Poder Legislativo y Ejecutivo al Servicio Electoral y votaciones populares y escrutinios y la Contraloría General de la República, entre otras, elementos todos cruciales para controlar los asaltos contra la democracia desde la democracia.

Eugenio Rivera Urrutia

Fundación Chile 21 y Casa Común

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.