Aquí trabajo yo: Guido Vera

IMG_1257




"Partí en la moda por una razón bien particular: de niño siempre fui muy bajo y cuando me compraban ropa, nada me quedaba bien. Cuando encontraba alguna prenda que sí me quedaba, con mi mamá la llevábamos a la costurera para que usara el molde y me hiciera otra igual pero con telas y materiales que elegíamos nosotros. De alguna manera partí en el diseño desde la réplica de cosas que ya existían. En la enseñanza media, el diseño de vestuario ya era un tema que me interesaba mucho y buscaba referencias de casas de diseño y marcas extranjeras para mandarme a hacer los trajes de gala que se usaban en las fiestas de aniversario del colegio. Soy de Punta Arenas y si bien en esas instancias de celebración cada uno sacaba su mejor tenida, las mías siempre eran un poco diferentes porque mis referentes eran completamente distintos a los de mis compañeros y porque me gustaba jugármela con alguna propuesta.

En un principio, cuando salí del colegio, pensé que quería dedicarme a la publicidad. Mis primeros trabajos tuvieron que ver con moda, pero con el aspecto más comunicacional: organizaba días de prensa para diseñadores y marcas, me encargaba de enviar comunicados a los clientes. Trabajé un tiempo como productor y estando dentro de la industria me di cuenta de que había mucho trabajo por hacer, pero tenía un poco de miedo. Veía cómo los diseñadores independientes remaban solos para sacar adelante sus marcas y muchas veces las cosas no resultaban y desistían. Pasé varios años trabajando en retail, que en cierta forma me robó un poco el alma y la pasión por la moda porque es una industria muy árida y a veces muy monótona, pero al mismo tiempo me dio el impulso y los conocimientos que necesitaba para atreverme a lanzar un proyecto propio, con todo el trabajo que eso implica.

Cuando decidí que realmente quería dedicarme al diseño de vestuario tenía 24 años y desde un inicio me propuse que esta marca iba a ser internacional. Aproveché unas vacaciones para viajar a Estados Unidos y comprar mis primeras telas. Me preocupé desde el comienzo de que los materiales que elegí fuesen más sustentables. Me tocó empezar mi marca en una era de cambios en el mundo del diseño y de la moda, y eso me incentivó a ser más consciente con lo que estaba produciendo. Si bien ya no trabajo tanto con lino, algodón y otras fibras orgánicas con las que partí, sí mantengo una política estricta de cruelty free. Es decir, en las prendas que producimos en Guido Vera no se utilizan materiales de origen animal porque independiente del proceso a través del cual éstos se obtengan –que puede ser más o menos dañino para los animales– mi objetivo es que no sean utilizados como materia prima para nuestras colecciones.

La industria textil es una de las más contaminantes en el mundo. A mí me fascina la moda y mi objetivo es comunicar a través de las prendas que hago. Por eso me parece que buscar la forma más sustentable de crear piezas de vestuario es el camino para mi marca. He usado versiones veganas de materiales tradicionales como cuero y gamuza en un afán por conectar los códigos de la moda con lo sostenible. La idea es ir encontrando alternativas que se sientan como el material original y que ofrezcan la misma calidad y durabilidad para la prenda, pero sin generar el mismo daño ni el mismo impacto en el medio ambiente. Ya no estamos en una época en la que se pueda justificar el criar animales para luego utilizar la piel como cuero.

Gracias a que he podido darle un carácter diferenciador a mi marca, el año pasado me invitaron a participar de una feria de diseño en París con más de 55.000 expositores. Compartí en un stand con varios diseñadores emergentes de todas partes del mundo: habían otros latinoamericanos pero también asiáticos y europeos. Casi todos éramos muy jóvenes y era nuestra primera vez en un evento de este tipo. Fue una experiencia muy gratificante, porque a pesar de que la competencia era fuerte entre los miles de expositores, iba muy confiado en mis productos y me fue muy bien. Ahora tengo planes de volver a Francia y trabajar allá por un año para hacer crecer mi marca. Desde el origen Guido Vera fue un proyecto que quería llevar al extranjero, y esta es una oportunidad de hacerlo en un país en el que existen muchísimos eventos de moda en los que un diseñador puede mostrar su trabajo.

Guido Vera (27) es publicista de profesión y se dedica al diseño de vestuario con su marca homónima.

Comenta