Carlos Larraín: “Sebastián Piñera tiene que cambiar su posición. Tiene que dejarse ayudar por gente con calado político”

En Conversaciones LT, un ciclo de diálogos exclusivos para suscriptores de La Tercera, el expresidente de RN también abordó la situación actual de su partido y de su timonel, Mario Desbordes, a quien acusó de querer "derogar la Constitución con el país afiebrado, porque estamos como con 42 grados de fiebre". También pidió la reactivación económica del país y se refirió a su amigo Joaquín Lavín.




Me parece que estamos en medio de un proceso de disolución, se está fundiendo el sistema, hay un plan en desarrollo que se está cumpliendo. No veo una reacción adecuada del gobierno. Estoy en un túnel negro y no veo la luz al fondo”.

Así, sentado en la cocina de su casa en Tierra del Fuego, al sur del país, con 2 grados Celsius y 15 centímetros de nieve afuera, el expresidente de Renovación Nacional Carlos Larraín respondió a la pregunta sobre cómo se ve la situación política del país.

Pero no es lo único a lo que se referirá durante su participación de Conversaciones LT, un ciclo de diálogos exclusivos para suscriptores de La Tercera, donde fue entrevistado por la editora de La Tercera Domingo, María José O’Shea. En dicha conversación también abordó otros hechos políticos, como el rol del Presidente Sebastián Piñera y su manejo del gobierno, el histórico acuerdo constitucional del 15 de noviembre e incluso aprovecha para lanzar sus dardos al actual líder de su partido, Mario Desbordes, con quien ha tenido públicas diferencias durante el último tiempo.

Sobre el Mandatario, el análisis de Larraín es que debiera cambiar su actitud y dejarse ayudar para superar las crisis que actualmente enfrenta el gobierno.

“Sebastián Piñera para tener un gabinete con más fortaleza que el actual, al menos en el plano político, tendría que dejarse ayudar, o sea, no todos los problemas pasan por Sebastián Piñera, no estoy diciendo eso. Pero qué bueno sería que Sebastián Piñera dijera por una vez en su vida ‘de esta no salgo solo’. Necesita la ayuda de otros, y de otros que incluso le puedan decir, ‘mira Sebastián estás equivocado’. Pero a él no le gusta mucho eso de dejarse ayudar. Es una pena. Pero en este minuto tiene que cambiar su posición, tiene que dejarse ayudar por gente con calado político”, indicó el exdirigente oficialista.

Sobre la forma en cómo el gobierno debiera afrontar este periodo de crisis, Larraín opinó que tanto en el Ejecutivo como en los partidos aliados “se debiera venir una especie de ‘modo crisis’. Y si se ponen en ese predicamento, en una de estas puede cambiar la manera de abordar esto. Y yo creo que ese predicamento o “modo crisis” tiene que incluir a los parlamentarios de todos los colores, que por un rato se olviden de su parcelita electoral y de qué es lo que les pasará cuando les toque correr de nuevo. Y que el Presidente olvide de si es aplaudido o no por las cabezas parlantes de la izquierda, o cabezas gritantes, porque ahora no hablan, casi siempre gritan. Que los ministros de Estado se desapeguen de sus cargos y lleguen a estar dispuestos a abandonarlos si acaso no están de acuerdo con lo que el gobierno hace”.

“Seguir conduciéndose como que no existiera la crisis demuestra una insensibilidad colosal. Y bueno, que al Presidente le guste la popularidad lo entiendo, pero él no necesita de la popularidad para hacer lo que tiene que hacer. Y hay cosas que se tienen que hacer aunque sea a contrapelo. De repente hay que tomar unos remedios amargos”, agregó.

Y complementó que “siempre en el ‘modo crisis’, creo que se puede esbozar alguna reacción. Y eso supone convenir que estemos todos de acuerdo, los que trabajan en el gobierno y los partidos que lo apoyan, que el golpe institucional está muy avanzado, pero que todavía podemos zafarnos de algunas de sus consecuencias, de las más ‘peorcitas’, como decía Pinochet. Hay que reconstruir la confianza (...). Hay que poder sentarse a hablar y mirarse los ojos. No digo que prendan una vela roja ni que se muerdan la orejita, no, no, no”.

“Desbordes quiere derogar la Constitución”

Carlos Larraín criticó, además, el rol del presidente de su partido, Mario Desbordes, en relación al debate sobre el retiro de fondos de pensiones, que este miércoles tendrá una votación clave en el Congreso, cuando el proyecto se vote en particular.

Consultado por los dichos del timonel, que durante la mañana en Conversaciones LT indicó que el sistema de pensiones “no está en las declaraciones de principios de la coalición”, Larraín señaló que “yo creo que está en las bases de un pensamiento de derecha evolucionado, inteligente, el asegurar una buena forma de seguridad social, porque eso sí que iguala, da protección y seguridad. Y nosotros no queremos tener un tercio de la población que llegado a los 65 años se tenga que acoger al hogar de las hermanitas de los pobres”.

Y agregó que “Mario Desbordes quiere derogar la Constitución con el país afiebrado, porque estamos como con 42 grados de fiebre. Si hubiera termómetros universales, explotarían todos. Y eso es absolutamente suicida”.

En ese sentido, manifestó que el timonel de la tienda “debe comprometerse con el gobierno a sacar una mejora de ese verdadero disparate que han cometido y, por lo demás, tendrá que tomar en cuenta el presidente del partido la opinión de técnicos de todos los colores, desde el rojo intenso hasta un rosado tenue. Todos dicen que es una equivocación brutal”.

Y al mismo tiempo, aprovechó de enviarle un mensaje a los parlamentarios que han mostrado aperturas en temas valóricos al interior de la tienda.

Creo que los parlamentarios de RN que están a favor del aborto libre debieran irse a otro partido. Van a ser súper bien acogidos en el PPD y en estos lugares donde se fomenta la disolución universal”, indicó.

Reactivar la economía

A juicio del exsenador, es imperioso que se reactive la economía para poder salir de la crisis que el país enfrenta actualmente y la que vendrá en el futuro en materia económica:

“Hay que trabajar por reactivar la economía en Chile. Y si el Fisco necesita más dinero, pues bien, tómense medidas agudas. Por ejemplo, ¿no podría venderse un porcentaje de Codelco para hacer caja? ¡Horror! Hay tantas posibilidades”.

En la misma línea, el exdirigente abordó lo que fue el histórico acuerdo constitucional del año pasado entre los partidos oficialistas y de oposición. “El 15 de noviembre era partidario de que el gobierno llegara al borde de la bancarrota, si para eso son las reservas del Estado, no hay que ser mezquino en esta situación”, manifestó.

Cartas presidenciales en RN y crítica a Lavín

Finalmente, Larraín abordó el futuro político de su partido, donde indicó que ve como buenas cartas presidenciables a futuro a los senadores de la tienda Francisco Chahuán, Andrés Allamand y Manuel José Ossandón.

También habló de su ‘amigo’ y alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, con quien se mostró en desacuerdo con la forma en que ha liderado el municipio.

“No puedo entender que se ejerza una alcaldía y al mismo tiempo se pase en los matinales hablando de ropa interior”, concluyó.

Comenta