Fuad Chahin, expresidente de la DC, ante crisis financiera: “La gestión liderada por Carmen Frei no fue capaz de administrar el partido ni política ni financieramente”

Imagen-Fuad-Chahin-11

El convencional constituyente de la DC responde a los dichos del actual timonel de la falange, Felipe Delpin, quien afirmó -en entrevista con La Tercera- que existió poca prolijidad en las finanzas durante el período de Chahin a la cabeza del partido. "Todas las afirmaciones y la conducta del presidente Delpin son una ‘picantería’ sin sustento", dice.




“Voy a realizar todas las acciones pertinentes”, sentencia el extimonel de la DC (entre 2018 y 2021) Fuad Chahin tras los emplazamientos del nuevo presidente de la falange, Felipe Delpin, quien en conversación con La Tercera apuntó a su gestión como la raíz del desorden financiero del partido. “La presidencia de Chahin no fue todo lo prolija que debía ser; auditaremos la estructura financiera y de gastos del partido”, afirmó.

En esta entrevista, Chahin apunta a que no preside la DC desde hace más de un año y que si se quieren buscar “responsables” del estado financiero del partido, se debe explorar en la directiva interina de Carmen Frei, de la cual Delpin también fue parte. “Durante un año existió una gestión liderada por Carmen Frei que no fue capaz de administrar el partido ni política ni financieramente”, dice.

Mientras tanto, la directiva DC sostuvo este miércoles una reunión con Chile Transparente para avanzar en una colaboración a nivel organizacional y financiero a la interna del partido

Felipe Delpin ha apuntado las críticas a su período a la cabeza de la DC. Ha hablado de poca prolijidad en los recursos financieros del partido. ¿Cómo responde a eso?

Todas las afirmaciones y la conducta del presidente Delpin son una ‘picantería’ sin sustento. No tiene ningún sentido, hace más de un año que no estoy en la presidencia del partido, donde había una planificación presupuestaria que era aprobada por la mesa que él integraba, que incluía ingresos esperados y también los gastos que se deberían generar. A mí me correspondió asumir cuando los ingresos del partido disminuyeron prácticamente a la mitad producto del mal resultado de la elección parlamentaria de 2017, pero pudimos financiar todas las etapas del congreso partidario, nos hicimos cargos de las deudas de campaña, financiamos la campaña del Apruebo, las primarias de gobernador y de alcalde, que no tuvieron financiamiento público. Logramos como partido, sin ir a pedirle plata a nadie, solventar eso con una gestión de inmuebles.

¿Está al borde de la quiebra el partido?

El partido no está quebrado, la DC tiene más de $ 8 mil millones en propiedades que hay que colocarlas en valor para la gestión política del partido. Eso fue lo que aprobamos tanto en la mesa directiva como en el consejo nacional. Lo que ocurrió fue que tras mi salida se suspendió ese proceso y no se generaron los ingresos esperados y se generaron nuevos gastos, porque, entre otras cosas, se despidió a personas de manera ilegal, lo que ha provocado diversas demandas en contra del partido, y eso generó esa crisis producto de la inacción completa de parte de la directiva subrogante después de mi renuncia (presidida por Carmen Frei), de la cual también formó parte Felipe Delpin. Esto se ve aún más agravado por el pésimo resultado de la elección parlamentaria de 2021, que va a disminuir aún más los ingresos. Buscar responsabilizar a mi gestión es una ‘picantería’.

¿Qué propiedades vendidas en su período les reportaron altos retornos económicos?

Hay una en La Florida por la que logramos recibir líquido para el partido -porque se desarrolló un proyecto inmobiliario en el terreno- un monto de $ 530 millones. Ese fue el ingreso más significativo, que nos permitió financiar todos los gastos del plebiscito del Apruebo, congreso partidario y todos los gastos relativos a profesionalización del partido. Hay un patrimonio de $ 8 mil millones en inmuebles, muchos de ellos están subutilizados y que pueden venderse. Nosotros no hicimos un plan de venta, sino que de gestión inmobiliaria, significaba vender inmuebles de un alto valor, para aprovechar esa oportunidad.

¿A qué atribuye, entonces, la mala situación financiera por la que actualmente pasa el partido?

El problema es que durante un año existió una gestión liderada por Carmen Frei que no fue capaz de administrar el partido ni política ni financieramente. Ellos son los responsables de los resultados magros del mes de noviembre y de la incapacidad política. Esto tiene que ver con una obsesión personal de Felipe Delpin y probablemente es una cortina de humo para ocultar una verdad enorme: la incapacidad política del partido, que ha caído en la irrelevancia desde que asumió la presidencia. Tanto así que su promesa de campaña era entrar al gobierno, que iba a poder lograr cargos para la DC, una estrategia indigna y además fracasada. No lo voy a tolerar, no voy aceptar que se trate de enlodar una gestión exitosa, menos de un alcalde que hoy no tiene la estatura para conducir el partido.

Delpin señala que si los antecedentes del Servel señalan que hay que judicializar lo derivado de la situación financiera de la DC, lo harán. ¿Está disponible para que se audite su período en el partido?

Todo es auditado por el Servel. Eso es parte del desconocimiento de él de cómo ocurren las cosas. Los inmuebles, por ejemplo, no se pueden vender ni bajo ni sobre el valor de mercado, está regulado en la Ley de Partidos Políticos. Hace este tipo de afirmaciones sin ningún respaldo y antecedentes. (Delpin) Tiene una obsesión personal conmigo y yo no voy a dejar que se siga sembrando un manto de dudas en nuestra gestión y voy a realizar todas las acciones pertinentes.

En temas más políticos, la DC debe tomar pronto una decisión, si posicionarse desde el Apruebo o el Rechazo a la nueva Carta Magna; en la directiva adelantan que es probable que sea una postura favorable al Apruebo. ¿Cómo ve esa definición?

Voy a tomar una decisión una vez que termine el proceso constituyente, estoy concentrado en eso. Tuve una reunión con la bancada de diputados del partido, conversando sobre el proceso, también me he reunido con muchos militantes a lo largo del país, estuve el fin de semana en La Araucanía, de hecho. Hemos estado conversando con muchos actores, espacio donde el partido institucionalmente ha estado ausente y ahora están tratando de subirse a un proceso de manera totalmente tardía. Mi decisión la voy a tomar en virtud de la conclusión a la que llegue hacia el final del proceso.

¿Cuál es el sentimiento en la militancia DC respecto del curso de la Convención Constitucional?

De preocupación y desazón con lo que está ocurriendo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.