Gobierno busca señal de unidad oficialista y partidos se alinean detrás de Piñera

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, encabezó una reunión en La Moneda con los timoneles de Chile Vamos.




“Parece un almuerzo Evópoli”, dijo, en modo distendido, el presidente de RN, Mario Desbordes, al inicio de la reunión que sostuvo -junto a sus pares de Chile Vamos- con el ministro del Interior, Gonzalo Blumel.

El timonel RN bromeó con que la comida era muy “light”, porque eran “puras verduras”. La escena, dicen presentes, grafica el ánimo con que se desarrolló el encuentro, el que se extendió por dos horas.

La cita, dicen en Palacio, fue orquestada con miras a dar una señal de unidad de la coalición ante las ofensivas de un sector de la oposición en contra del Presidente Sebastián Piñera, la que estudia la opción de inhabilitarlo o adelantar los comicios presidenciales.

Además, dicen las mismas fuentes, se buscó mostrar a un bloque coordinado luego de las públicas diferencias que han existido, principalmente entre Desbordes y la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quienes se enfrentaron luego de que parlamentarios RN apoyaran la propuesta de paridad que respaldó toda la oposición.

La primera gestión para intentar bajas las tensiones al interior del bloque fueron hechas el miércoles por el propio Mandatario, quien se reunió con ambos y les pidió mantener la unidad de Chile Vamos. Así, tras la reunión, los cuatro presidentes realizaron un punto de prensa en conjunto.

“Es completamente impresentable lo que está haciendo parte de la extrema izquierda”, dijo Van Rysselberghe, mientras que Desbordes sostuvo que “este tipo de acciones lo que buscan es enrarecer el ambiente”.

En la reunión, según presentes, Blumel transmitió que sabía que “vendrían” las ofensivas opositoras y que estaban preparados para eso. Además, el presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, transmitió inquietud, argumentando que las acciones de la centroizquierda podrían favorecer a que tome fuerza la idea del “rechazo” en el plebiscito del 26 de abril.

Así, Blumel -según presentes- pidió que se eviten los conflictos y las tensiones en Chile Vamos y que estén lo más coordinados posible hasta que se desarrolle el plebiscito. Esto, advirtiendo que luego de esa elección la posición del bloque será “más unitaria”. La solicitud del ministro ocurrió en medio de la petición de Desbordes para que renuncie la gobernadora de Itata, Rossana Yáñez, quien habría convocado a un acto por el “rechazo”, situación que también fue conversada.

Desafíos electorales

En la cita, además, el jefe de gabinete pidió a Chile Vamos estar preparados para los desafíos electorales que vienen: elección de gobernadores y municipales. De hecho, ayer en la tarde los secretarios generales de los partidos se reunieron para avanzar en zanjar los candidatos y en qué lugares harán primarias.

Comenta