Gonzalo Fuenzalida, vicepresidente y diputado de RN: “Lo que falla en el gobierno no es el Presidente, es el segundo piso”

Autor: Ximena Soto

El parlamentario cuestiona “el frenesí de anuncios” en que ha caído La Moneda por la falta de una estrategia política que, a su juicio, es labor del equipo de asesores que lidera el exministro Larroulet.


Deja de lado su pipa y habla con calma, pero con firmeza, para defender la figura del Presidente Sebastián Piñera y apuntar sus dardos hacia el equipo de asesores del segundo piso de La Moneda, que lidera el exministro Cristián Larroulet. Para el diputado y vicepresidente de RN, Gonzalo Fuenzalida, los ajustes en el gabinete no permitirán evitar nuevas “fallas” en el gobierno, si es que no se suma a ello la definición de una estrategia política.

Tras la salida del ministro Gerardo Varela del gabinete, usted planteó que “era necesario” y que “el Presidente escuchó a la ciudadanía”. ¿Qué es lo que hacía mal Varela y qué obligaba a sacarlo del gobierno?

Guardando las proporciones, el ministro Varela era al Presidente Piñera lo que fue Sebastián Dávalos a Michelle Bachelet.

¿Por qué?

Porque este gobierno tiene una vocación social y un compromiso con la educación, y la verdad es que sus declaraciones iban justamente en contra de eso.

Varela y los ahora exministros Alejandra Pérez y Mauricio Rojas fueron apuestas personales del Presidente Piñera. ¿Se equivocó en esas nominaciones?

No le atribuiría equivocaciones al Presidente, porque lo que falla en el gobierno no es el Presidente, es el segundo piso. Algo está pasando en el segundo piso que está funcionando mal, porque el capital político del gobierno es el Presidente Piñera. Ese capital no puede verse erosionado por malas decisiones, y esas decisiones son elaboradas por quien está elaborando la estrategia, que en todo gobierno es el segundo piso.

¿Qué falta ahí?

Falta definir una buena estrategia y tener en cuenta que la lealtad al Presidente se demuestra trabajando bien. No se ha trabajado bien en cuidar la figura del Presidente, no erosionarla, no exponerla.

¿Cómo se corrigen estos errores?

No se puede gobernar solamente con las encuestas. Hay elementos de olfato político, y creo que muchas veces, a pesar de que hay gente con cierto olfato político, hay gente sin esa experiencia política tomando decisiones políticas.

¿Como quiénes?

Es en general, hay personas definiendo estrategias políticas sin experiencia o basados solo en encuestas.

¿Se refiere a la labor del equipo de comunicaciones del gobierno?

No quiero personalizar en nadie, porque sería muy injusto. Las decisiones no las toma una sola persona; las decisiones son análisis de datos y elaboración de estrategias que se toman en conjunto. Pero lo que a mí me queda claro es que en el gobierno no ha habido una lógica de cuidar la figura del Presidente, eso me preocupa, porque se le expone a que los problemas los tenga que resolver él, y los problemas no tienen que llegar al Presidente, tienen que ser resueltos antes.

¿En qué aspectos evidencia eso?

Me preocupa el frenesí de anuncios. Cuando en una semana se anuncia la eliminación del Sename, al día siguiente la Ley Reservada del Cobre, al otro día las cifras económicas, después la sala cuna universal y un día después el teletrabajo, todo en una misma semana, hay una falta de estrategia. Si bien es cierto que lo que no se comunica no existe, lo que se comunica sin la posibilidad de que sea decantado y valorado, en el mediano plazo se pierde, es como que no se comunicara. Espero que no nos coma la ansiedad.

Detrás de eso, a su juicio, ¿hay un error comunicacional o político?

Es una falta de estrategia política, porque todo eso, obviamente, se tiene que comunicar, pero cuando se plantea una cosa tras otra, hay una falta de estrategia política. La comunicación no puede hacer milagros: cinco anuncios en cinco días no se decantan, no se valoran. Y tampoco la estrategia puede ser pauteada por la izquierda.

¿Está el gobierno escuchando mucho a la oposición? Hace algunas semanas la oposición acusaba “sequía legislativa” y ahora usted habla de “frenesí de anuncios”. ¿Está el gobierno queriendo mostrar más cosas para evitar críticas?

El Presidente Piñera ha hecho anuncios y ha enfrentado temas trascendentales con coraje y con visión política, como el caso de la seguridad. Este ha sido un gobierno con un liderazgo político del Presidente y, por eso, tenemos que cuidar ese capital político, porque ha tenido el coraje de enfrentar problemas que la sociedad chilena vive, a diferencia del gobierno anterior, que chuteó los problemas.

¿Cómo se cuida el capital político del Mandatario?

No exponiéndolo a equivocaciones, a un frenesí de anuncios que luego son difíciles de aterrizar, a decisiones políticas que muchas veces responden a presiones de la izquierda.

En eso, ¿cómo se ha portado RN?

RN ha sido leal a lo que el gobierno nos ha pedido en el Parlamento y en la acción política, y también hemos tratado, por todos los medios, de cuidar el capital político del Presidente, porque si queremos permanecer en el gobierno por los próximos años necesitamos que el liderazgo del Presidente siga alto y evitar las equivocaciones.

El caso del ahora exministro Rojas abrió un debate sobre derechos humanos, donde se han visto diferencias al interior de Chile Vamos.

La izquierda sabe muy bien que los temas que nos dividen o provocan confusión en la centroderecha son los valóricos y los temas de los derechos humanos. Estar discutiendo hoy lo que sucedió en Chile hace 45 años es justamente lo que la izquierda quiere. El pasado, pasado está, y para eso hay un Museo de la Memoria, para que no se vuelva a repetir.

¿Este debate abre un flanco al interior de Chile Vamos?

Genera un problema de visiones en la centroderecha y un problema generacional. Si seguimos el juego de la izquierda, vamos a seguir debatiendo lo que ellos quieren, y nosotros tenemos que debatir sobre lo que los chilenos quieren y les interesa. Entrar a debates del pasado, aunque son totalmente legítimos, no es lo que debiera marcar nuestra agenda.

#Tags


Seguir leyendo