Orpis recurre al TC por testimonio de Abbott y podría retrasar juicio

El exsenador Jaime Orpis arriesga una pena de 21 años de cárcel en el caso Corpesca. Foto: Roberto Candia

Defensa de exsenador busca que fiscal nacional, quien ha señalado que el delito de cohecho requiere de una contraprestación, declare en el proceso.


Ad portas de que se inicie el juicio oral en el caso Corpesca, donde el exsenador UDI Jaime Orpis arriesga una pena de 21 años de cárcel, su defensa presentó ayer un requerimiento ante el Tribunal Constitucional (TC) que podría retrasar el proceso.

El recurso ingresado al tribunal busca obligar a que el fiscal nacional, Jorge Abbott, y la jefa de la unidad de anticorrupción del Ministerio Público, Marta Herrera, declaren como testigos en el juicio, tal como ha solicitado infructuosamente la defensa de Orpis en distintas etapas de la causa y durante el proceso de preparación del juicio, que tiene fecha de inicio el 19 de diciembre.
“Hemos solicitado la inaplicabilidad de una norma del Código Procesal Penal, porque afecta en ese caso concreto dos garantías: la garantía del debido proceso y la garantía de igualdad ante la ley”, explicó ayer el abogado de Orpis, Sergio Rodríguez, tras la diligencia.

La apuesta del exparlamentario es que tanto Abbott como Herrera ratifiquen declaraciones expuestas en la Comisión de Constitución del Senado en enero de 2017, cuando señala- ron que para que se constituya el delito de cohecho -una de las imputaciones que recaen en Orpis- se requiere, además de la entrega de dinero, de una contraprestación o ejecución de un acto propio del cargo de quien recibe los recursos.

Esta tesis, según la defensa del exlegislador, exculparía a Orpis, pues, aseguran, nunca hubo una contraprestación a los aportes económicos entregados por la pesquera del grupo Angelini.

“Estar a disposición, como lo adscribe la fiscalía, de un particular no es constitutivo de delito de cohecho. No basta el simple financiamiento político y el estar a disposición. Debe existir un pago a cambio de un acto del cargo”, ha argumentado reiteradamente Rodríguez durante el proceso.

Así, luego de que en distintas instancias se objetara considerar a Abbott y Herrera como testigos, Rodríguez explicó ayer que decidieron recurrir al Tribunal Constitucional porque, a su juicio, no se ha respetado “el debido proceso, porque no podemos recurrir en contra de una decisión de un juez unipersonal que nos ha excluido una prueba que consideramos esencial para la teoría de la defensa”.

Preparación del juicio

El proceso de preparación del juicio oral del caso Corpesca -donde además de Orpis se encuentra acusada la exdiputada independiente Marta Isasi- comenzó el 7 de octubre pasado y en esa ocasión se estimó que esa etapa tomaría unas tres semanas. Y si bien la fecha de inicio del juicio finalmente fue fijada para el 19 de diciembre, tanto la fiscalía como la defensa habían sondeado la posibilidad de retrasar su comienzo para marzo del próximo año.

Durante la primera audiencia de preparación del juicio, la defensa de Jaime Orpis presentó distintos documentos como medios de prueba a su favor y una lista de más de 40 testigos, además de Abbott y Herrera. Entre ellos figuran el exsenador y exministro de Economía Pablo Longueira, Andrés Zaldívar, Ignacio Walker, Hernán Larraín, Fulvio Rossi, Ricardo Lagos Weber y Jorge Pizarro.

La apuesta de la defensa de Orpis es afirmar la tesis de que la postura del entonces senador UDI respecto de la Ley de Pesca estaba motivada por un acuerdo político y no por los más de $ 200 millones que recibió de Corpesca.

Con todo, además de cohecho, a Orpis está acusado también de fraude al Fisco y delitos tributarios.

Seguir leyendo