Plebiscito: Un manifiesto para el día después

Foto: Tenemos que Hablar de Chile

Bajo la iniciativa “Tenemos que Hablar de Chile” -impulsada por los rectores de la U. de Chile y la U. Católica, Ennio Vivaldi e Ignacio Sánchez- se da forma a una declaración, firmada por más de mil personas, pensada para el 26 de octubre en adelante, posplebiscito: “¿Será una jornada de triunfadores y vencidos? Nos gustaría que ese día le demos un impulso definitivo a la construcción de un mejor país”.




“Pensemos distinto, construyamos juntos”. Así se titula el manifiesto firmado por más de mil personas impulsado por los rectores de la Universidad de Chile y la Universidad Católica, Ennio Vivaldi e Ignacio Sánchez, con el apoyo de decenas de líderes políticos y organizaciones sociales.

El texto fue redactado en el contexto de la iniciativa “Tenemos que Hablar de Chile” de la U. de Chile y la U. Católica que fomenta el diálogo y el encuentro de ideas, sentimientos y experiencias acerca del país especialmente luego del estallido social y la pandemia.

Desde la última semana de abril se han reunido cerca de 180 mil personas en esta iniciativa a través de conversaciones virtuales y también en el sitio web. Además, según los coordinadores de la iniciativa, se han sumado a estos diálogos representantes de más de 330 comunas del país.

Luego de varias conversaciones que congregaron a personeros de distintos mundos, en el último consejo directivo de la plataforma -conformado por la Premio Nacional de Historia, Sol Serrano, el presidente de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, Rodrigo Jordán, y la economista Andrea Repetto, entre otros- se decidió escribir esta carta “pensando en el día después del plebiscito” del 25 de octubre.

“En unos días más tendremos la oportunidad que nos da la democracia de expresar mediante el voto nuestra voluntad sobre el futuro de Chile”, se lee al comienzo de la declaración.

La carta está suscrita por personeros como el expresidente Ricardo Lagos, la excandidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, y el senador de Evópoli, Felipe Kast; dirigentes empresariales como el presidente de la CPC, Juan Sutil, y el presidente de empresas CMPC, Luis Felipe Gacitúa; además de dirigentes de organizaciones sociales como la presidenta del Sindicato de Trabajadoras Casa Particular de la Región Metropolitana, Luz Vidal, y el vocero de trabajadores de La Vega Central, Arturo Guerrero.

En el manifiesto se agrega que éste surge luego de dos aprendizajes de las conversaciones que han sostenido personas que no se conocían entre sí: “El primero es que nuestras miradas sobre la sociedad son mucho más diversas de lo que creemos. Chile surge de estas miles de conversaciones como una comunidad muy heterogénea en nuestros orígenes, experiencias de vida, costumbres, preferencias políticas y visiones sobre nuestra sociedad. Somos un país, pero en él conviven incontables miradas, credos y realidades”.

Asimismo, se agrega un segundo aprendizaje: “Que esa diversidad no es un problema, sino una gran fuente de riqueza, lo que comprenden las miles de personas con las que hemos conversado. No es fácil procesar esas diferencias. Muchas veces surgen conflictos, y así lo hemos experimentado en el proceso, pero eso no quiere decir que nuestras diferencias deban convertirse en divisiones”.

En el manifiesto también se lee: “¿Será una jornada de triunfadores y vencidos? A nosotros nos gustaría que ese día le demos un impulso definitivo a la construcción de un mejor país, basado en la confianza y la convicción de que la inmensa mayoría de las chilenas y chilenos quiere lo mejor para todos y está abierta a buscar las múltiples formas de lograrlo. Y por sobre todo, dispuesta a realizar el trabajo de largo aliento que implica hacer cambios profundos para nuestra sociedad”.


PENSEMOS DISTINTO, CONSTRUYAMOS JUNTOS

En unos días más tendremos la oportunidad que nos da la democracia de expresar mediante el voto nuestra voluntad sobre el futuro de Chile (...) Lo haremos en el contexto de un mundo que vive inmensas transformaciones y de cara a un país que enfrenta urgentes desafíos.

Este hito democrático, además, se enmarca en un diagnóstico extendido desde la ciudadanía a los liderazgos de múltiples sectores: es fundamental avanzar en un nuevo pacto social, que se construye mucho más allá de las urnas y que requiere de manera urgente, recoger los dolores y deseos de la ciudadanía, situándolos de una vez por todas en el centro de todos los debates. Son tiempos muy difíciles. Por eso es más urgente que nunca mirar a Chile no desde el miedo, sino desde la esperanza (...)

(...) Escribimos esta carta pensando en el día después del plebiscito, es decir el próximo 26 de octubre. ¿Será una jornada de triunfadores y vencidos? A nosotros nos gustaría que ese día le demos un impulso definitivo a la construcción de un mejor país, basado en la confianza y la convicción de que la inmensa mayoría de las chilenas y chilenos quiere lo mejor para todos y está abierta a buscar las múltiples formas de lograrlo. Y por sobre todo, dispuesta a realizar el trabajo de largo aliento que implica hacer cambios profundos para nuestra sociedad.

Una nueva realidad que asuma que podemos pensar distinto, pero que necesitamos construir juntos. Que comprenda que en escuchar y entender al otro hay una riqueza para crecer. Un futuro que sea elaborado no en base a un juego de quién acapara más poder, sino que a partir de un mandato ciudadano para construir un proyecto común en el que todas y todos nos sintamos parte.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.