Proyecto para cambio de orden de apellidos es despachado a ley

lactante bebé guagua

Este jueves la Cámara de diputadas y diputados aprobó los cambios realizados por el Senado, despachando así el texto que establece que los primeros apellidos de la madre y el padre se trasmitirán a sus hijos e hijas conforme al orden que entre ellos acuerden. La iniciativa fue aprobada con 127 votos a favor y 1 abstención.




El 16 de marzo de 2005 fue ingresado el proyecto que modifica la ley N° 4.808, estableciendo que el apellido de la madre anteceda al del padre. 16 años después, el proyecto fue aprobado en tercer trámite para su posterior promulgación por parte del Presidente y publicación en el Diario Oficial.

Este jueves, la Cámara de diputadas y diputados aprobó las modificaciones incorporadas por el Senado en el proyecto, por lo que fue despachado a ley luego de que fueran respaldadas en su totalidad, por 127 votos a favor, 0 en contra y 1 abstención.

En términos generales, la modificación -informada por la diputada el proyecto informado por la diputada Patricia Rubio (PPD)- establece que el nombre de la persona, estará conformado por el nombre propio y el o los apellidos, y estos a su vez, serán heredados por los padres conforme el orden que ellos acuerden.

De esta forma, en la inscripción del primer hijo o hija en común, los padres establecerán el orden de los apellidos, el que también se aplicará al resto de su descendencia entre ambos. De no existir tal acuerdo, se inscribirá primero el apellido paterno.

En el caso del hijo o hija cuya filiación responde solo a uno de los padres, se inscribirá el primer apellido de dicho padre o madre.

¿Cómo se realiza el cambio de apellido?

Quienes quieran realizar un cambio de orden de apellidos ya estando inscritos en el Registro Civil, deben ser mayores de 18 años y el trámite se puede realizar solo una vez. De realizarse el cambio, este no afectará ni el número de rol único nacional (R.U.N.) ni su filiación.

En el caso de los ciudadanos extranjeros, se establece como norma especial que solo podrán requerir el cambio para efectos de la emisión o rectificación de sus documentos chilenos. Y en el caso de personas procesadas, formalizadas y condenadas, estas no podrán acceder al procedimiento.

Cabe destacar que si el solicitante tiene descendencia, al cambiar su orden de apellidos, se alteran los respectivos apellidos de sus hijos. La excepción es para aquellos hijo de entre 14 y 18 años, quienes deben dar su consentimiento, por medio de una declaración escrita ante el Oficial del Registro Civil e Identificación. En caso que sean mayores de edad, podrán solicitar ante el Registro Civil el cambio del respectivo apellido.

Las frases que marcaron la votación

Maite Orsini (RD): “La historia que cuentan nuestros nombres, es una historia que hasta el día de hoy ha estado incompleta. Tan incompleta como la historia del mundo, porque está escrita exclusivamente con tinta de los apellidos de hombres. Es la historia atada por los hilos del páter familia, de la familia patriarcal, de los muchos padres ausentes que no dejan nada más que la carga de un apellido que habla de abandono y violencia económica. Es la historia de la invisibilización de las mujeres, de las mujeres en segundo lugar. La historia de apellidos perdidos, nombres perdidos y personas perdidas en la historia”.

Andrea Parra (PPD): “Esta moción termina con una imposición tan arbitrariamente machista como lo es la imposición que hace el Estado respecto al apellido masculino. Es una manera de seguir dibujando una sociedad donde se incluye en todos los ámbitos a las mujeres. Una sociedad donde la regla general no sea masculina, si no paritaria. Estamos poniéndonos al día con la civilización”.

Marisela Santibáñez (PC): “Nos ha costado demasiado avanzar en justicia y dignidad, pero nos ha costado mucho más lograr un poco más de justicia y dignidad para las madres que por circunstancias de la vida han tenido que criar solas a sus hijos. Pero tampoco nos perdemos. Esto es casi un gesto dentro de muchos y más profundos pasos que debemos dar en favor de las mujeres de este país”.

Ximena Ossandón (RN): “Este tipo de proyectos normalmente dicen ‘Aquí están las mujeres de nuevo’. Pero la maternidad es muy potente, es muy profunda. Creo que el apellido tiene que, de alguna forma, manifestar ese vínculo con el hijo que una da a luz. (...) Como hemos visto en otros países, algunas mujeres adoptan el apellido del marido o siguen con el de soltera y no pasa nada. Aquí siempre está esa sensación de que habrá un descalabro increíble y realmente no lo son. Pido a nuestros compañeros que entiendan lo que hay detrás de esto. Esto no es una guerra o revancha entre hombres y mujeres, por el contrario, es una forma de hacer justicia por cosas que son bastante lógicas”.

Joanna Pérez (DC): “La discusión de hoy es relevante, porque pone en equilibrio a ambos padres en la determinación de los nombres de sus hijos o hijas. Y porque entrega la posibilidad de cambio de nombre a los adultos, quienes por cuestiones legales llevan por primer apellido el de quien les abandonó o quien no fue responsable con ellos y ellas. Votamos este proyecto que lleva 15 años tramitándose y que todos debemos concurrir en aprobar por justicia, por equidad, por las miles de familias que lo necesitan, por todos esos hijos e hijas que lo requieren”.

Sebastián Valenzuela, subsecretario de Justicia: “El apellido consigna la identidad de la familia, sirve de lazo entre las distintas generaciones, simboliza la historia y su apego a ella. La transmisión conserva una importancia esencial, por lo que este proyecto junto con algunas modificaciones, simbolizan la búsqueda de esta propia identidad (...) Este es un proyecto que necesitamos hace mucho tiempo como país. Empodera a las personas, a las familias. Termina con discriminaciones en nuestra legislación. Ciertamente tenemos muchos más que corregir, pero esto obviamente permite actualizarla y poder garantizar efectivamente el ejercicio de derechos y por lo tanto llamamos a ser aprobado”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.