Sergio Micco, exdirector del INDH: “Era evidente que teníamos un problema grave de relación entre el Ejecutivo y el Instituto”

El-presidente-del-INDH-3912789.jpg

Sergio Micco, ex director del INDH.

El abogado compartió sus diagnósticos respecto a la crisis que afectó al organismo, asegurando que diversas organizaciones sociales comenzaron a atacar la autonomía en el trabajo del Instituto mientras no hiciera declaraciones como que existían violaciones sistemáticas a los derechos humanos.


El exdirector del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, se refirió a la relación que se inició con el nuevo gobierno y que terminó con su salida a tres semanas de dejar el cargo, donde acusó falta de comunicación con el Ejecutivo, además de un ataque a la autonomía del organismo.

En entrevista con CNN Prime, el abogado manifestó que no cree que haya una coaptación de determinado sector político en la dirección del INDH, sin embargo, planteó que “acá se configuró una nueva mayoría que es distinta a la que gobernó el Instituto durante tres años, lo que hacía completamente inviable mi permanencia en el cargo. Y se van a producir cambios dentro de la política del Instituto de mantenerse la coherencia de los consejeros que hoy pasan a gobernar el Instituto”.

“Es un cambio que, lamentablemente, ha sido más traumático de lo que yo había esperado porque se pidieron las renuncias y hay un antecedente muy complejo que fue un claro corte de las relaciones entre el actual gobierno y el Instituto que también nos hizo mucho daño”, afirmó Micco.

Asimismo, se refirió a los motivos que llevaron a algunos consejeros del INDH a solicitar su renuncia que finalmente se concretó durante esta semana. “El INDH está dirigido por un grupo de 11 personas con distintos intereses, ideas y pasiones de un gran pluralismo y, lamentablemente, yo diría que la polarización política y la crisis de las instituciones comenzaron a afectar al Instituto”, aseguró.

Respecto a la relación que tuvo con el gobierno del Presidente Gabriel Boric, el exdemócrata cristiano ejemplificó con las solicitudes que realizó al Ejecutivo y que no encontraron respuesta.

“Personalmente, el 18 de enero pedí una reunión como consejo con la presidencia recién electa, luego el 11 de marzo la reiteré. Mandamos oficios, pedíamos que se nos respondiera qué pasaba con las víctimas de violaciones a los derechos humanos que acreditaban para recibir pensión de gracia, oficio por el caso Carpetas y nunca se me informó nada”, agregando que cuando “se presentó la propuesta en materia de Verdad, Justicia y Reparación por parte de este gobierno donde ni siquiera se nos informó, lo supimos por la prensa, bueno, era evidente que teníamos un problema grave de relación entre el Ejecutivo y el Instituto”.

Ataque a la autonomía

Micco también manifestó que el trabajo del INDH se vio “atacado” por distintas organizaciones que impedían la autonomía que requiere el organismo que lideraba.

“En el correr del tiempo empezamos a tener un problema muy grave que es un ataque a la autonomía del instituto de parte de fuerzas sociales y políticas que no lo ocultaban, fuerzas sociales, grupos de asociaciones de derechos humanos, las propias dos asociaciones gremiales del instituto que exigían mi renuncia y la del consejo mientras no declarásemos que había violaciones sistemáticas de los derechos humanos o que en Chile habían presos políticos o que se debía refundar Carabineros”, aseveró.

En su diagnóstico indicó que “no fuimos capaces, como consejo, de lograr una unanimidad para proteger la autonomía. Y con Carlos Frontaura, Cristian Pertuzé, Branislav Marelic, Eduardo Saffirio y Sebastián Donoso que fueron los que me apoyaron, no logramos convencer al resto del consejo que estábamos sufriendo un ataque a la autonomía por parte de fuerzas sociales y políticas. Una serie de partidos políticos nos pedían la renuncia en aquel momento”.

Asimismo, manifestó por qué cree que el Instituto se vio envuelto en una crisis. “Hubo un enorme debate en la sociedad chilena de qué estaba pasando en Chile a partir del 18 de octubre y la mayoría del consejo del Instituto dijimos acá no hay una concertación entre el Presidente de la República, las Fuerzas Armadas, Carabineros, las fiscalías, las judicaturas, de atacar sistemáticamente a la población civil a cambio de la impunidad y esa era una definición muy importante, porque si nosotros creíamos, si el Instituto hubiese declarado que había violaciones sistemáticas a los derechos humanos, en ese momento hubiésemos dicho que estamos frente a una dictadura y a una dictadura se le derroca, entonces el Instituto pasó a ser muy importante por el papel que jugó en la denuncia en contra de la violencia y por cierto, al señalar que había 3.400 casos -a lo menos- de violaciones a los derechos humanos y ahí también hubo un gran debate”, relató.

Ejemplificó con que “yo recibí 103 casos de denuncias de personas detenidas desaparecidas y se me presionaba para presentar querellas criminales (...) detrás de esas decisiones había consecuencias políticas muy importantes y obviamente el Instituto se volvió muy importante”.

Consultado sobre si el Instituto se restó de hacer declaraciones por la envergadura política que ello habría significado, Micco estimó que “en primer lugar, fue tan categórico el Instituto en señalar que se estaban violando los derechos humanos, que fuimos citados en todos los documentos nacionales e internacionales de violación a los derechos humanos en Chile y las tres mil querellas hablan por si solas de que fuimos de frente en contra de las violaciones. Alegar que eran sistemáticas era sostener que todo el cuerpo de Carabineros había recibido una instrucción de parte del Ejecutivo de atacar a la población chilena. Es decir, se había organizado y ejecutado un plan. En dictadura eso existió, se crearon la CNI, hubo leyes (...) y nosotros como instituto la mayoría dijimos esto no ha ocurrido en Chile y quien afirme lo contrario debe demostrarlo y tres años después, cuáles son los antecedentes de ese plan: no existen”.

Lee más en Política:

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.