Logo Frei

Yerno de Frei Montalva dice tener “absoluta convicción” de que el expresidente murió por una “complicación médica”

El médico Juan Pablo Beca Infante, marido de Isabel Frei, y quien estuvo presente en las dos cirugías a las que fue sometido su suegro, declaró por primera vez en la investigación por el presunto homicidio del mandatario.


El yerno de Eduardo Frei Montalva declaró por primera vez en el marco de la investigación del presunto homicidio del mandatario, instancia en la que aseguró tener la “absoluta convicción” de que la muerte del expresidente se produjo por una “complicación médica”

Según publicó El Mercurio, el médico Juan Pablo Beca Infante, marido de Isabel Frei y quien estuvo presente en las dos cirugías de su suegro, sostuvo que su muerte “no fue premeditada”. Una versión contrapuesta a la que mantienen otros integrantes de la familia, como la ex senadora Carmen Frei.

“Me gustaría expresar mi extrañeza de que nunca me citaron antes, pero desde el momento en que se planteó la duda de muerte, y que fue alrededor del año 2000, yo le expresé a la hermana de mi señora (Carmen Frei)que estaban equivocados, que no tenía ningún sentido y, a la pregunta que me hicieron, señalé que no podía descartar nada y se produjo una diferencia”.

Beca también dijo en su declaración: “Yo no lo creo, mi señora y mis hijos tampoco lo creen y esto se lo puse por escrito a Eduardo Frei hijo en una carta, en que le expliqué lo que yo sabía, y que médicamente no tenía ninguna duda respecto del tema de la muerte de don Eduardo Frei, pues tengo la absoluta convicción de que su muerte se debió solo a una complicación médica”.

Respecto a la segunda intervención quirúrgica a la que fue sometido Frei Motalva, el médico reconoció que “hubo por lo menos 24 horas de espera imperdonables”. De ese episodio, relató: “Sí sé que, reingresado a la Clínica Santa María, se tomó una radiografía y había una evidente perforación intestinal, y allí se llamó al doctor (Patricio) Silva, por su prestigio; estuve en esa cirugía y vi el intestino necrótico, y se hizo una resección de un trozo largo de intestino de alrededor de 80 centímetros. Me senté al lado de don Ramón Valdivieso (doctor), quien recuerdo me dijo: ‘Se nos muere don Eduardo'”.

Seguir leyendo