Todo lo que necesitas saber sobre los zancudos y sus picadas

Dos expertos comparten conocimientos básicos sobre este insecto y dan consejos para evitar y prevenir sus incómodas picadas sin necesidad de aplicar insecticida ni aplastarlos contra la pared.




Los zancudos son de los insectos más comunes que se pasean por nuestros hogares, pero probablemente el que genera más resentimiento. Para la mayoría, solo dejan una picadura —y perturbadores zumbidos en la noche— y no mucho más. Pero existen otros mortales que tienen reacciones alérgicas, y que una sola picada se puede multiplicar en muchas más.

Conversamos con dos expertos en entomología sobre estos insectos, que proliferan durante el verano, ya que lo recomendable no es llegar y aplicar insecticidas sino que informarse y prevenir.

¿Estamos en temporada de zancudos?

“Así es”, responde Alfredo Ugarte, entomólogo y presentador de televisión. Pero este año con una presencia más abundante, ya que durante el invierno llovió un poco más —“en algunas zonas hasta por 24 horas seguidas”, recuerda Ugarte—, lo que provoca que “todas las fuentes de agua que estaban secas hoy estén con algo de líquido, lo que fomenta la aparición de zancudos”.

“Como el año pasado llovió algo más”, coincide Constanza Schapheer, entomóloga y comunicadora científica, “esto conlleva a que haya un poco más de insectos en general”.

“Los mosquitos necesitan un poco de agua para concretar su ciclo vital”, añade Ugarte, “el que no se extiende por más de 10 días”.

Conociendo al zancudo

En varias películas de combate recomiendan pensar como el adversario y así anticipar sus movimientos. Si nos ponemos en las alas del zancudo, y nos informamos más sobre sus características, es probable que entendamos un poco más sobre él.

El zancudo pica, sí, pero no como lo hace una abeja. “Ellos lo hacen con un aparato bucal picador”, dice Ugarte. “Primero inyectan un anticoagulante y luego la probóscide, que es su trompa, con la cual succionan la sangre”.

Si no te lo puedes imaginar, esta foto puede ayudar a entender el aparato bucal de un mosquito.

Imagen extraída del artículo "La trompa del mosquito, un arma letal. No te pierdas este video", de HigieneAmbiental.com

“Los zancudos son hematófagos —es decir, se alimentan de sangre—, pero solo las hembras pican”, dice Alfredo Ugarte, “porque necesitan inmunoglobulina para terminar la fecundación de sus huevos”. Los machos, por su lado, “liban flores y sacan néctar para tener energía y así reproducirse con la mayor cantidad posible de hembras”. El “zancudo Draculón”, gran hit de Cachureos con el que varios se criaron deja de tener sentido con esta información.

Prevenir antes que eliminar

Aquí la imagen que probablemente a varios se le viene a la cabeza, cuando un zancudo zumba a nuestro alrededor al caer la noche, es aplicar insecticida o el tradicional chalazo, que no es otra cosa que aplastarlo entre la chala y la pared. Pero cualquiera de esos actos es contraproducente con la preservación del ecosistema. Es importante saber que lo mejor es la prevención antes que la eliminación, sobre todo porque parte importante de la población de estos insectos en el país no son letales.

“En Chile no tenemos especies peligrosas de zancudos, a excepción de algunos brotes que de repente hay en Isla de Pascua, pero están muy controlados”, dice Constanza Schapheer. “Aquí en la zona central, desde el Norte Chico hasta el sur, no hay nada de que preocuparse”.

Estos brotes, que también han aparecido en el norte del país, “son cosas muy puntuales y que están muy bien controladas. Entonces aparte de que te pueda picar un zancudo y te cause una reacción alérgica local, nada más”.

“Los zancudos cumplen un rol en los ecosistemas importante, sobre todo las larvas, porque degradan materia orgánica en aguas en descomposición, y eso evita que estas se pudran”, complementa Alfredo Ugarte. “Además son una fuente de alimento importantísima en la cadena trófica para un montón de otros animales, tanto peces como anfibios y otros insectos acuáticos, cuando todavía son larvas, y de adultos son presa fundamental para pájaros, murciélagos, arañas y lagartos”.

Consejos y productos

Ya sabemos que aquí el mantra es “live and let die”, pero si no quieres ser picado por una zancuda, tanto Schapheer como Ugarte tienen recomendaciones sencillas que puedes poner en práctica en casa.

“Unas son las medidas mecánicas, colocando cortinas o mallas mosquiteras”, comenta el entomólogo. “Sí funcionan”, dice, pero el problema se da cuando la persona quiere abrir la ventana o la puerta de noche como alivio para el calor sofocante.

Ante este escenario, lo mejor es poner un ventilador en tu habitación. “Un ventilador a baja velocidad ya es suficiente para que los zancudos no molesten”, dice Ugarte, ya que el movimiento del viento los aleja.


Ventilador Airolite V16P6


“Ante la duda, yo recomendaría que ocupar otras estrategias, como el repelente”, sugiere Constanza Schapheer. Según ella, los que se encuentran en farmacias tienen un buen nivel de efectividad, pero Alfredo Ugarte hace hincapié en que si optamos por aquellos “naturales”, hay que fijarse en que el producto cumpla con la demostración de certificación efectiva. “Personalmente, conozco uno que se llama Aloxo, que tienen garantizadas y certificadas ocho horas de protección, que es lo que te permite dormir tranquilo”.


Repelente de mosquitos Aloxo 30% Deet 165ml


Para los que confían en las bolsas de agua y los espejos para despistar a los zancudos, desechen su creencia. Ugarte dice que “estas cosas no sirven absolutamente para nada, al menos no hay demostración de que funcionen”. Esta alerta también va dirigida a aquellos que piensan que los zancudos se ven atraídos a la luz, ya que estos insectos, en realidad, se atraen por “nuestro olor, nuestra transpiración y nuestra respiración”.

Schapheer también advierte sobre las aguas estancadas, y recomienda evitarlas. “Ahí se desarrollan las larvas”, explica, y por lo mismo hay que tratar de que no se produzcan estos charcos en los patios, para no tener nidos de zancudos cerca de tu metro cuadrado.

“En Chile vivimos en un lugar privilegiado, porque las especies que efectivamente pueden causar algún daño a nuestra salud las puedo contar con la mitad de los dedos de una mano”, puntualiza la científica. “Diría a la gente que se lo tome con calma, que hay tener cuidado, pero que ocupando repelente, en el caso de que fueran alérgicos, evitando las aguas estancadas e instalando mallas mosquiteras, se pueden controlar”.

Como dato personal, si fuiste devorado por una zancuda y te pica demasiado, una buena forma de calmar la comezón es aplicando cremas o ungüentos que contengan un componente químico capaz de “dormir” la zona afectada. Uno de los más usados es el Foille, el que contiene una función antiséptica y anestésica. Fue el ungüento que más uso mi mamá durante varios veranos en los que íbamos a acampar y en familia visitábamos el hogar de los zancudos.


Foille Benzocaina 4 Unguento 25 gr


*Los precios de los productos de este artículo están actualizados al 6 de enero de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.