A pesar del rally de la celulosa aún hay oportunidades en Copec y CMPC

En el año la acción de CMPC renta 0,5% y la de Copec cae 1,31%, mientras que el IPSA sube 13,46%.




Los precios de las materias primas han experimentando un fuerte incremento en las últimas semanas, luego de que la invasión rusa a Ucrania pusiera presión sobre la producción de distintos commodities, sumándose a los problemas que ya las industrias estaban viviendo producto de la pandemia y de los líos logísticos.

Entre ellas, uno de los productos que ha visto elevar su valor ha sido la celulosa. En su último Monitor de Celulosa, Citi indicó que “en medio de las restricciones por el lado de la oferta, un productor canadiense de celulosa de fibra larga anunció un aumento de precios a US$1.050/t-US$1.070/t para sus envíos a China”, cotización que según el informe apunta, “está muy por encima de los precios futuros en la Bolsa de Shanghái”, ya que estos últimos “perdieron la ganancia de la semana anterior (US$40 - US$60 por tonelada), y ahora indican que los precios ya habrían alcanzado su máximo”.

Así, los valores de la celulosa de fibra larga en China llegaron la semana pasada a US$950 por tonelada, pero los futuros adelantan que durante el resto del año seguirían por sobre los US$900.

Y es justamente gracias a estos precios que aún existen oportunidades en materia bursátil a nivel local. En su cartera recomendada de marzo, Credicorp recomendó comprar CMPC, considerando las “mejores perspectivas de resultados debido a las recientes alzas de los precios de celulosa, y también por el pronto pago de dividendos, el cual debería estar por encima del promedio del mercado”.

En el análisis, señala que “nos parece atractiva su baja exposición al mercado local. Actualmente la compañía esta transando con un descuento del 30% versus su promedio histórico”, y que a nivel regional el descuento es de 25%, “ubicándola en niveles de valorización históricamente bajos”.

En 2021, la compañía controlada por la familia Matte logró utilidades por US$ 538,8 millones, lo que representa un fuerte salto en relación a las pérdidas de US$ 28,3 millones registradas en el ejercicio anterior. Las ganancias se atribuyen principalmente al mayor EBITDA de celulosa, compensado parcialmente por un mayor gasto por impuesto a las ganancias, de acuerdo al análisis razonado de la firma.

Pero no sólo CMPC anotó el salto. Copec también vio un alza de 834,1% en sus ganancias, totalizando US$ 1.780,9 millones en 2021, lo que atribuyó a un mayor resultado operacional, producto de que “Arauco anotó un alza en sus ingresos como consecuencia de precios más altos en el segmento de celulosa, compensados, en parte, por menores volúmenes durante 2021. A lo anterior se suman mayores precios y volúmenes en los segmentos de maderas y paneles”, dijo en su análisis razonado.

Por eso, desde Banchile Inversiones sostienen que “luego del rally observado en los precios de la celulosa de fibra larga y corta desde mediados del cuarto trimestre de 2021, fundado en disrupciones de oferta y una sólida demanda de Europa y Estados Unidos, y a pesar de la reciente recuperación en el valor de las acciones de CMPC, creemos que tanto dichos títulos, así como también COPEC, aun internalizan precios de celulosa en el largo plazo muy por debajo de los que nos parecen razonables y más bien en línea con los observados en 2020. Por lo anterior, creemos que las perspectivas para esas dos acciones son favorables”.

Pero a pesar de los buenos resultados y perspectivas, las acciones de las chilenas productoras de celulosa no han rendido frutos. En el año la acción de CMPC renta 0,5% y la de Copec cae 1,31%, mientras que el IPSA trepa 13,46%.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.