¿Cómo abrirá el dólar el lunes?: las apuestas de los exministros de Hacienda Ignacio Briones y Manuel Marfán

Si gana el Rechazo la visión de ambos economistas es que el peso se apreciará, pero no demasiado, porque en el grueso esa posibilidad ya está incorporada en el tipo de cambio. Al revés, de ganar el Apruebo, Briones dice que sería una sorpresa y eso gatillaría un mayor incremento del dólar, el que actualmente se ubica en torno a $879.17.


La volatilidad que vivió el tipo de cambio hasta el 14 julio pasado fue extrema y el valor del dólar escaló hasta un máximo histórico de $1.051. Eso, hasta que en dicha jornada el Banco Central decidió intervenir el mercado cambiario con más de US$20.000 millones, US$10.000 millones de ellos para venta spot, de los cuales aún queda la mitad. Este viernes cerró en $879,17, una caída de de $14,71 en la semana, internalizando el triunfo del rechazo.

Sin embargo, de cara al plebiscito del domingo, donde se aprobará o rechazará la propuesta de nueva Constitución, existen distintos escenario. “Tiendo a pensar que el mercado tiene internalizado lo que ocurrirá el fin de semana. En consecuencia, si triunfa el Rechazo no creo que se mueva mucho el lunes, quizás un poco porque se ajusta por un resultado cierto. Pero creo que si gana el Apruebo sería una sorpresa y movería el tipo de cambio para el otro lado, porque volvemos a certezas sobre caminos que no son los más adecuados desde lo económico”, dijo el jueves al final de la tarde el exministro de Hacienda, Ignacio Briones, en el marco del seminario El enigma del dólar, organizado por Capitaria.

En esa línea, Briones indicó que desde 2019 el país ha vivido un incertidumbre política y económica a la que no estábamos acostumbrados, lo que implicó salida de capitales, a lo que se sumaron factores como la caída del precio del cobre en lo último, el shock de la pandemia global y las alzas de tasas en los países desarrollados.

“El precio del dólar que tenemos hoy considero que es el que merecemos. $900-$950 no me parece tan desbocado, cuando pensamos en los fundamentales que hay detrás: primero esta volatilidad, baja del cobre, tenemos una caída fuerte en la actividad económica este y el próximo año, un menor crecimiento relativo del país respecto del mundo, y el valor de una moneda es la medida de la riqueza de un país respecto del resto del mundo”, sentenció el extitular de Hacienda.

Agregó que “todos los factores apuntan al mismo lado: un peso depreciado. ¿Qué puede pasar en el margen? Que se ajuste la volatilidad, la incertidumbre, pero en lo estructural no veo al dólar volviendo a los $700, queda harto camino para eso”.

Por su parte, el también exministro de Hacienda y exvicepresidente del Banco Central, Manuel Marfán, apuntó en el mismo evento que “el peso está sobredepreciado por factores idiosincráticos”, y advirtió que “no creo que sea carrera ganada la del domingo. Tiene factores de incertidumbre, la probabilidad se inclina al Rechazo, pero son probabilidades, no certezas. Si gana el Rechazo creo que el peso se apreciará, pero no mucho, porque el grueso de la información ya está incorporada en el tipo de cambio”.

“En el muy corto plazo el tipo de cambio tiene mucho de quiromancia, el análisis técnico es quiromancia, no tiene base científica. Pero como todos lo hacen y se comportan igual, el mercado se comporta así. Sin incertidumbre, sin el factor idiosincrático, el tipo de cambio debiera estar en torno a los $800. El plus que hay en el precio es el factor idiosincrático. Algo de esa incertidumbre se despejará tras el fin de semana, pero el efecto ya está incorporado en el precio que vemos”, comentó Marfán.

Para el largo plazo, Briones dijo que la moneda del país es una medida de la riqueza relativa, por lo que “si logramos volver a una camino de acuerdos, de diálogos, de reformas, de sensatez, de cambios bien hechos, tenemos un futuro increíble y eso sólo puede redundar en una apreciación del peso”.

Por eso, expuso que “si tuviera la oportunidad de apostar por Chile en un plazo largo, apostaría a la apreciación del peso, a que nos iría bien. Será una camino ripioso, pero las lecciones que hemos vivido en política y economía, me cuesta pensar que se puedan seguir profundizando. Si se da lo que las encuestas dicen, hay una muy buen oportunidad de enrielarse por un camino de diálogo y buenos cambios”.

En tanto, Marfán puntualizó que el proceso constituyente da “una probabilidad muy alta de que nos pongamos de acuerdo para volver a hacer las cosas bien hechas, y tener un nuevo impulso de crecimiento, más prosperidad, una nueva alegría que llegue. Y esa es una posibilidad que apreciaría mucho el tipo de cambio”.

Con todo, ambos apuntaron a que también será clave lo que ocurra tras el plebiscito, y en cómo las fuerzas políticas dialoguen.

“Tuvimos el estallido y luego una elección presidencial muy bipolar. Hoy todo se mueve hacia el centro y recuperar un diálogo que parecía perdido; yo diría que este factor idiosincrático se ha venido reduciendo. Hay mucha más tranquilidad respecto del futuro del país, porque cualquiera sea el resultado, hay un compromiso de generar mayor diálogo para tener una Constitución más inclusiva para todos”, concluyó Marfán.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Eleanor Woods, de 12 años, creo una mochila alimentada con energía solar y un dinamo, que es capaz de filtrar eficientemente el aire.