Europa acepta reducir el consumo de gas mientras Rusia recorta el suministro

La empresa estatal rusa Gazprom está dispuesta a reducir las exportaciones de gas natural a través del gasoducto Nord Stream en Alemania. FOTO: MARKUS SCHREIBER/ ASSOCIATED PRESS

El acuerdo prevé que los países disminuyan voluntariamente su consumo de gas en un 15% a partir del próximo mes. El acuerdo se produjo un día antes de que las exportaciones de gas natural a través del gasoducto Nord Stream a Alemania por parte del productor estatal ruso Gazprom PJSC se reduzcan a una quinta parte de la capacidad del canal.


Los países europeos alcanzaron el martes un acuerdo para frenar su consumo de gas natural durante los próximos ocho meses en un esfuerzo por proteger sus economías de un posible corte del suministro ruso.

El acuerdo prevé que los países reduzcan voluntariamente su consumo de gas en un 15% a partir del próximo mes, igualando el nivel propuesto por el brazo ejecutivo de la Unión Europea (UE) la semana pasada, y dice que el objetivo podría ser obligatorio en caso de emergencia. Sin embargo, el tratado contiene importantes excepciones para los países con conexiones limitadas a otras redes de gas europeas y aquellos cuyos servicios eléctricos no están conectados al sistema europeo.

El acuerdo se produjo un día antes de que las exportaciones de gas natural a través del gasoducto Nord Stream a Alemania por parte del productor estatal ruso Gazprom PJSC se reduzcan a una quinta parte de la capacidad del canal. La nueva disminución significa que Europa se enfrenta a una orden aún más alta en la carrera para llenar los sitios de almacenamiento cerca del borde límite para el invierno, cuando los suministros de gas comenzarán a ser drenados a medida que las temperaturas más frías aumentan la demanda.

La subida de los precios del gas ya ha hecho que la inflación alcance máximos históricos en la eurozona y ha repercutido en los mercados financieros de la región. El martes volvieron a subir un 11% en el mercado mayorista, hasta casi 200 euros, equivalentes a US$ 203 el megawatt por hora.

Para desconcertar a los operadores, Rusia indicó que podría haber continuas interrupciones del suministro. El representante del Kremlin, Dmitry Peskov, señaló que Moscú espera que se resuelvan los problemas de turbinas a los que Rusia ha culpado de la reducción de las exportaciones del Nord Stream. Pero añadió: “La situación se complica críticamente por las restricciones y sanciones que se han introducido contra nuestro país”.

A su vez, funcionarios y empresas europeas han rechazado la explicación de Gazprom sobre la caída de los flujos como tapadera para armar el suministro de energía.

Según los analistas, reducir el consumo de gas en un 15% permitiría al bloque llegar a la primavera sin apagones ni una profunda recesión. Pero ello conllevaría difíciles compensaciones a la hora de decidir qué industrias de alto consumo energético, además del sector eléctrico, deberían soportar el peso de la reducción.

Una cuestión fundamental que la UE ha eludido, es la de la contribución de los hogares, que deberán subir los termostatos este verano y bajarlos en invierno. Mucho dependerá de si los Estados miembros que tienen suficientes reservas de gas dejan a los países vulnerables con sus propios medios, sobre todo a Alemania.

“Los gobiernos no han hecho un buen trabajo a la hora de preparar al público para este tipo de medidas de ahorro”, afirmó Natasha Fielding, analista de Argus Media.

Ya se han producido algunos ahorros, estimulados en parte por los altos precios de la energía. La demanda de gas en la UE cayó un 5% durante los cuatro primeros meses de 2022 en comparación con el mismo periodo de años anteriores, según la Comisión Europea, brazo ejecutivo de la UE.

“Es muy posible alcanzar este objetivo”, aseguró Ben McWilliams, analista del grupo de estudios Bruegel, con sede en Bruselas. “Hay diferentes maneras de hacerlo. Las formas de lograrlo van a ser las que determinen lo económicamente doloroso que sea”, agregó.

Si Rusia deja de bombear gas, reducir el consumo en un 15% supondría la diferencia entre agotar el almacenamiento y llegar a la primavera con algo de gas todavía guardado, según las proyecciones de Bruegel. Eso reduciría las posibilidades de que se repitiera una crisis energética durante el invierno de 2023-2024.

Lo que está en juego es la profundidad de la recesión que probablemente sufrirá Europa si Rusia cierra los grifos. Según la Comisión, un corte total, combinado con un invierno frío y la falta de preparación, podría reducir la producción económica promedio del bloque hasta un 1,5%. Ese golpe podría reducirse a un aproximado del 0,6% si los países empiezan a conservar la energía ahora, dijo la Comisión.

La reducción de la demanda en el sector de la energía es uno de los objetivos de los funcionarios, porque no requiere el cierre de fábricas. Según S&P Global Commodity Insights, la energía ha representado una cuarta parte de la demanda europea de gas en los últimos años. Esta cifra podría reducirse si se reactivan las centrales eléctricas de carbón y petróleo en desuso y se acelera la transición a las energías renovables.

Los altos precios del gas incentivan a las empresas a hacerlo. Es probable que la demanda de gas en el sector eléctrico caiga un 20% entre agosto y marzo en comparación con el promedio de 2016-2020, incluso sin la intervención del gobierno, dijo Glenn Rickson, jefe de análisis de energía europea en S&P. Eso ahorraría nueve mil millones de metros cúbicos de gas, una quinta parte del objetivo global de la UE.

Sin embargo, la vuelta al carbón se ve limitada por el número de centrales que han cerrado en los últimos años y la incertidumbre sobre si tiene sentido comercial volver a ponerlas en marcha. Otros problemas son la disponibilidad del carbón y el conflicto para trasladarlo con el nivel de los ríos tan bajo.

Los funcionarios y ejecutivos del sector de la energía están actuando bajo el supuesto de que perderán por completo los suministros rusos, que según la Agencia Internacional de la Energía representarán el 45% de las importaciones de la UE en 2021. Su objetivo ha pasado de comprar todo el gas no ruso posible en forma de gas natural licuado de EE.UU. y gas canalizado de Noruega, entre otros lugares, a frenar el consumo de gas.

Más allá de la reducción del uso de gas en el sector eléctrico, la disminución de la demanda de gas es más complicada. En la industria, este se utiliza como materia prima -un ingrediente- y como combustible. El cambio al carbón o al petróleo para generar energía, calor y vapor, en algunos casos sólo ahorra un poco de gas.

Esto hace que las fábricas se vean abocadas a la ralentización o al cierre. La UE propuso varios mecanismos basados en el mercado para decidir qué industrias funcionan a menor ritmo, incluidas las licitaciones en las que las empresas aceptan que se les pague por reducir el consumo.

El productor de cobre Aurubis AG, por su parte, anunció que está convirtiendo algunas plantas de producción para que funcionen con combustibles alternativos como el petróleo y el gas licuado de petróleo en previsión de una posible escasez de gas. En algunos lugares, el trabajo podría tardar siete meses o más en completarse, debido a la necesidad de instalar nuevos equipos y buscar la aprobación regulatoria, explicó la compañía.

El gas natural no puede ser sustituido a corto plazo para al menos una parte del proceso de producción de Aurubis en su planta de Hamburgo (Alemania), debido a sus elevadas necesidades energéticas, comentó un representante. La escasez de gas provocaría una reducción de la producción en la planta, añadió.

Algunas industrias ya han reducido su consumo de gas. Eurometaux, una asociación comercial que representa a parte de la industria metalúrgica europea, advirtió que los productores se están preparando para “un invierno de vida o muerte”. Europa ha perdido cerca de la mitad de su capacidad de producción de zinc y aluminio debido a los altos precios de la energía, dijo el grupo, y más instalaciones están en riesgo de cierre permanente si la escasez de gas y las nuevas subidas de precios se producen.

Jörg Rothermel, responsable de energía y clima de la Asociación Alemana de la Industria Química, aseguró que los fabricantes de productos químicos podrían consumir como máximo un 2% menos de gas cambiando el carbón y el petróleo por energía y vapor. Más allá de eso, las reducciones deben provenir de ralentizaciones o cierres en un sector que consume el 15% del gas de Alemania.

La última opción son los hogares y las oficinas. La UE sugirió a los gobiernos que estudiaran la posibilidad de poner topes a la calefacción y la refrigeración en los edificios públicos. Sin embargo, la Comisión se retractó de una recomendación incluida en un proyecto anterior, que pedía que los edificios públicos limitaran el aire acondicionado a 77 grados Fahrenheit (25 grados Celsius) y limitaran los termostatos a unos 66 grados (18 grados Celsius) durante los meses más fríos.

La Agencia Internacional de la Energía señaló que con pequeñas medidas, como bajar la calefacción “un par de grados”, se podría ahorrar la misma cantidad de gas que suministra Nord Stream a lo largo de un invierno.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.