La globalización va en retirada y hará subir los precios de los productos: la advertencia de José Manuel Silva, de LarrainVial

Jose Manuel Silva

Según el director de inversiones de LarrainVial Asset Management, la guerra entre Rusia y Ucrania continuará impulsando el proceso que se vio fortalecido durante el gobierno de Trump.




Un cambio profundo en la economía global que es el que ve José Manuel Silva, director de inversiones de LarrainVial Asset Management. A juicio del ejecutivo -entrevistado en Radio Duna-, el proceso de desglobalización potenciado por Donald Trump continuará tras la guerra entre Rusia y Ucrania, y elevará los precios de los productos para todas las economías.

A juicio de Silva, la disyuntiva para las economías entre elegir mantequilla o cañones, hoy se ha inclinado a que “vamos a tener que elegir menos mantequilla y más cañones, porque hay una amenaza nueva”.

En esa línea, apuntó que a lo que ocurre en Occidente se suman señales preocupantes de China, pues por una parte esta lo que “hicieron con Hong Kong. Es algo un poquito parecido de lo que ocurrió en Ucrania. Después el tema de la represión con el sector tecnológico, que ha hecho ‘puré' a las acciones tecnológicas, y después cómo han abordado la pandemia, que de alguna manera uno sospecha que no quieren aceptar vacunas occidentales”.

“La globalización, que sacó a millones de seres humanos de la pobreza, y que a los países emergentes como Chile le hizo muy bien (va en retirada). El problema de la desglobalización es que va a hacer subir los precios”, comentó Silva.

Y es que su juicio, el proceso de globalización que partió tras la Segunda Guerra Mundial fue impulsado por liderazgos sólidos. “Quienes son los artífices de los 75 años de gloria tras la globalización: son líderes. El mundo hoy tiene una escasez de líderes y una de las demostraciones de eso es Boris Johnson”, afirmó el ejecutivo.

El escenario, según el economista, es complejo, pues “varios países del mundo, entre ellos EEUU, tendrán que pagar la resaca de la fiesta que se pegaron durante el primer año de pandemia, donde hubo un diagnóstico errado. Se pensó que era una recesión muy profunda, como las que había habido otras veces, pero esta era muy especial porque se debía a los cierres y a que una parte de la población dejaba de trabajar, pero no era necesario darle subsidio a toda la población. Eso probablemente es muy inflacionario, y es lo que estamos viviendo hoy”.

Así, sostuvo que lo que estamos viviendo en la actualidad es “un poco parecido a lo que ocurrió en los años 70, cuando se crea la OPEP y sube el petróleo de US$2 a US$11, pero venías con una demanda sobreestimulada por la guerra de Vietnam, el programa espacial y el gasto social a fines de los 60. La mezcla había generado una demanda agregada potente y de repente vino un restricción de oferta y la suma genera el proceso inflacionario”.

“Pero la globalización va de retirada. Un elemento estructural que ayuda a la desinflación, es decir a disminuir la inflación en loa años 80 y 90, que era la globalización, que se podía producir cada vez más barato, eso da la sensación de que va a en retirada”, planteó Silva.

Respecto de Chile, el director de inversiones de LarrainVial Asset Management indicó que el replanteamiento que ha vivido el país desde el estallido social genera también una revisión de las reglas del juego, las que a su vez “fueron funcionales al mayor boom de crecimiento económico que el país tuvo en su historia, y el mayor boom de inversión”.

“El sistema de fondos pensiones, crear un sistema de ahorro a largo plazo en moneda local que permite al Estado financiarse en moneda local, cosa que pocos países emergentes tienen, después a las grandes empresas y clase media, es una ventaja competitiva gigantesca creada por Chile, y que no lo explicamos suficientemente bien a lo largo de los años, lo que significaba eso”, concluyó Silva.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.