Julius Baer quiere crecer en América Latina y considera adquisiciones o alianzas estratégicas en Brasil, México, Chile y Colombia

Julius Baer quiere crecer en América Latina y considera adquisiciones o alianzas estratégicas en Brasil, México, Chile y Colombia

La firma tiene alrededor de 20 empleados en Chile y es el banco internacional más grande que opera un negocio de administración de patrimonio.




Julius Baer Group Ltd. está decidiendo si iniciar un negocio de administración de patrimonio en EE.UU., mientras busca asociaciones o adquisiciones en sus principales mercados latinoamericanos.

“No estaría haciendo mi trabajo como alguien comprometido con hacer del negocio en América un importante negocio competitivo para Julius Baer si no estuviera considerando seriamente una plataforma estadounidense”, dijo Beatriz Sánchez, directora del banco para América, en una entrevista virtual desde Suiza.

Julius Baer ha cerrado o vendido cuatro oficinas en América desde 2019, pero está creciendo en Brasil, México, Chile y Colombia, donde está considerando adquisiciones, alianzas estratégicas y empresas conjuntas, dijo Sánchez. El objetivo es estar entre los cinco principales gestores patrimoniales de América Latina. Sánchez ha dicho anteriormente que el banco ocupa aproximadamente el sexto o séptimo lugar entre los bancos privados internacionales en la región.

Miami y Nueva York son lugares clave donde los administradores de patrimonio registran transacciones para personas de alto patrimonio de América Latina. Pero la firma, con sede en Zúrich, está considerando si su expansión incluirá también otros tipos de inversores.

“La pregunta sobre una plataforma estadounidense es: ¿qué tipo de operación queremos y para cubrir qué mercados? Y esa es una decisión que nos tomamos muy en serio”, dijo Sánchez, y declinó dar más detalles sobre lo que se está considerando.

El banco dijo el año pasado que planeaba expandirse en América, y Sánchez sugirió que la pandemia no impedirá que esos planes avancen.

Castigo suizo

Un obstáculo potencial para los planes de expansión del banco: los reguladores suizos han prohibido a Julius Baer realizar adquisiciones “grandes y complejas” como castigo por no hacer más para prevenir el lavado de dinero en sus operaciones latinoamericanas. Se ordenó al banco que revisara sus medidas de lavado de dinero y cambiara la forma en que recluta, administra y paga a sus banqueros.

Sánchez dijo que esas investigaciones se basaron en prácticas vigentes antes de principios de 2018. Desde entonces, el banco ha pasado por un “tremendo proceso de remediación”, reforzando sus códigos de conducta y asegurándose de que “tenemos todo el conocimiento sobre un cliente”, dijo. Ahora está “enfocado en el futuro”.

La posible expansión de Julius Baer en Estados Unidos se compara con la estrategia de uno de sus principales competidores, Credit Suisse Group AG, que abandonó Estados Unidos hace varios años después de aceptar pagar al Departamento de Justicia una multa de US$2.600 millones por ayudar a sus clientes a evadir impuestos. El presidente ejecutivo Thomas Gottstein dijo a principios de este mes que el banco debería “examinar” esa decisión, aunque no tenía planes inmediatos de regresar.

En Brasil, el mercado más grande de Julius Baer en América Latina, el banco completó en febrero la fusión de dos firmas locales de administración de patrimonio que adquirió en una empresa con aproximadamente 50.000 millones de reales (US$9.000 millones) en activos bajo administración y 200 empleados. La operación combinada ahora está trabajando en la integración de culturas e invirtiendo en una nueva plataforma tecnológica que debería estar lista para fines del próximo año, según Jan Karsten, presidente ejecutivo del banco para Brasil.

Las ofertas públicas iniciales de acciones están en auge en Brasil este año, y eso está desbloqueando liquidez para los clientes ricos y brindando más negocios a los administradores de patrimonio, dijo Karsten en una entrevista conjunta con Sánchez. Pero el brote global de covid-19 ha creado obstáculos.

“Apenas tuvimos tiempo para trabajar en el mismo lugar, y la pandemia golpeó”, dijo, y agregó que los dos pisos a los que se mudaron en agosto del año pasado en un edificio en el centro financiero de Sao Paulo han estado casi completamente vacíos desde marzo. Permanecerán así mientras las tasas de infección sigan siendo altas, dijo Karsten, y agregó que Julius Baer está permitiendo que los empleados decidan por sí mismos si regresar a la oficina, también en Río de Janeiro y Belo Horizonte.

Como parte de su expansión en Brasil, la compañía compró el año pasado una participación minoritaria en la administradora de activos digitales con sede en Sao Paulo Magnetis Gestora de Recursos Ltda., “para conectarse con el creciente mercado de inversores más jóvenes y conscientes de la tecnología en Brasil”, dijo Sánchez.

Julius Baer puede invertir más en el negocio, pero Magnetis seguirá siendo independiente, según Karsten.

México, Chile

En México, Julius Baer posee el 70% de NSC Asesores, una firma independiente de asesoría financiera. El banco suizo también abrió una oficina de representación con planes de contratar más empleados y podría terminar aplicando una estrategia de adquisiciones similar a la de Brasil, dijo Sánchez.

Chile es otro mercado en crecimiento para Julius Baer. La firma tiene alrededor de 20 empleados allí y es el banco internacional más grande que opera un negocio de administración de patrimonio, según Sánchez. Un acuerdo con Banco BICE, con sede en Santiago, permite a los clientes utilizar las plataformas, los productos y la experiencia del banco local, mientras que Julius Baer apoya a los clientes y banqueros de Banco BICE con capacitación y oportunidades a nivel internacional.

En marzo, Julius Baer recibió una licencia para una oficina de representación en Colombia y está sopesando una estrategia de expansión para el país, dijo Sánchez.

El banco cerró negocios locales en Perú y Panamá en 2019, y este año cerró una de sus oficinas en Uruguay que se dedicaba a atender a los residentes locales. Mantuvo allí un equipo de cerca de 60 personas atendiendo solo a clientes no residentes en el país.

“De hecho, estamos contratando a más personas para los aspectos internacionales de nuestra operación uruguaya”, que es principalmente cobertura de mercado para Argentina, dijo Sánchez.

El presidente ejecutivo, Philipp Rickenbacher, se ha alejado del énfasis anterior de la compañía en la expansión y pidió 300 recortes de empleos en febrero. Parte del retroceso incluyó la venta de su negocio local en Bahamas, un centro de toma de pedidos para clientes de América Latina y otros lugares.

Sánchez dijo que el objetivo sigue siendo duplicar sus activos bajo administración en América en tres a cinco años. En noviembre, Julius Baer gestionaba unos 40.000 millones de francos suizos (US$43.000 millones) de activos para clientes latinoamericanos y tenía 500 empleados dedicados a esos clientes. Ahora, el número total de empleados ha aumentado a 550.

Su rival suizo UBS Group AG tenía alrededor de 108.000 millones de francos, según una presentación a inversionistas en 2018. El banco líder, JPMorgan Chase & Co., tenía alrededor de US$140.000 millones en junio, dijo la compañía con sede en Nueva York.

“Hemos echado un vistazo a nuestra presencia en América Latina y hemos decidido que el enfoque debe estar en la eliminación de complejos y la concentración en mercados donde podemos tener un impacto”, dijo Sánchez. “Eso encaja con nuestra estrategia a largo plazo de ser uno de los principales gestores de patrimonio de la región”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.