A cinco años de caótica devaluación, China tiene el yuan que quería

Hoy hace cinco años, el banco central inesperadamente recortó su tasa de referencia diaria en un 1,9%, lo que provocó la mayor caída del yuan en un día desde que China puso fin al sistema de doble moneda en 1994.




En comparación con la turbulencia del mercado mundial que desencadenó la devaluación de la moneda china en 2015, la depreciación más suave pero constante desde entonces genera menos preocupación.

Hoy hace cinco años, el banco central inesperadamente recortó su tasa de referencia diaria en un 1,9%, lo que provocó la mayor caída del yuan en un día desde que China puso fin al sistema de doble moneda en 1994. El movimiento de choque y la consiguiente debilidad estimularon salidas de más de US$500.000 millones durante los siguientes dos años, lo que llevó a las autoridades a imponer una serie de restricciones para detener el éxodo de fondos.

¿El reinado mundial del dólar está amenazado? Los riesgos que enfrenta la divisa estadounidense
Dólar se dispara por encima de los $800 y moneda chilena es la de peor desempeño en el mundo

En comparación con el nivel anterior a la devaluación, el yuan ha bajado más de 10% frente al dólar y una canasta de monedas de socios comerciales.

Frente al euro, la moneda china se encuentra cerca de un mínimo de seis años. La actividad en el mercado de divisas es tranquila: un indicador de los cambios esperados en el yuan y un indicador de las opciones bajistas nunca alcanzaron los niveles vistos después de la medida de choque de Pekín, aunque los controles de capital siguen siendo estrictos.

Poco uso fuera de China

China da la bienvenida a una moneda más débil, lo que hace que los productos del país sean más atractivos a nivel mundial. Sin embargo, evitar una fuerte depreciación ha significado un compromiso entre la estabilidad y alentar al yuan a desempeñar un papel más importante. La moneda sigue siendo poco utilizada fuera de China por el tamaño de la economía. Su participación en los pagos globales y las reservas del banco central sigue siendo baja en alrededor de 2%, solo una fracción de la participación del dólar de más de 40% en ambos rubros.

Mantener la depreciación lenta también puede ayudar a evitar la ira del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien prometió calificar a China como manipulador de divisas cuando hizo campaña por primera vez para presidente. Por ahora, parece que los políticos chinos están felices de ver al yuan rastrear al dólar más débil frente a sus pares. A pesar del escalamiento en las tensiones entre Washington y Pekín, el yuan se cotiza al mismo nivel que el dólar hace seis meses.

Wells Fargo ajusta sus proyecciones para el dólar ante retiro del 10% de las AFP, pero su temor se centra en la crisis social
La rentabilidad del ETF de oro distribuido por BICE y que mantiene atentos a inversionistas locales

“La gestión de China del sentimiento en el mercado de divisas ha sido exitosa: la estabilidad general en el yuan ha ayudado a reforzar la confianza de los inversores e impulsar las entradas”, asegura Carie Li, economista de OCBC Wing Hang Bank. “En el futuro, Pekín necesitará hacer que la tasa al contado esté más impulsada por el mercado, facilitar las inversiones de fondos extranjeros en activos en el país y crear más derivados para que los operadores cubran los riesgos del yuan”.

Fijación diaria

El Banco Popular de China aún puede dictar dónde quiere que el yuan se negocie con su fijación diaria. Según las cotizaciones presentadas por 14 bancos todas las mañanas, la tasa restringe los movimientos del yuan continental en un 2% a cada lado. Para los operadores, la corrección señala la postura del gobierno sobre la moneda. Otras medidas para administrar los movimientos de la moneda incluyen la retórica de los funcionarios, los controles de capital sobre empresas e individuos y la emisión de billetes de yuanes en el extranjero.

Yuan trepa a máximo de tres meses por optimismo comercial y "pequeño" recorte de tasas
El dinero tampoco se salva: China ordena desinfección de billetes en lucha contra coronavirus

Estos controles son un arma de doble filo. Si bien ayudan a Pekín a evitar una depreciación desordenada, también socavan el plan del gobierno de hacer del yuan una moneda verdaderamente globalizada. A pesar de los esfuerzos de China para lograr que el Fondo Monetario Internacional nombrara al yuan como moneda de reserva oficial en 2016, su participación en las reservas del banco central es pequeña. Analistas como Dariusz Kowalczyk, estratega sénior de mercados emergentes de Credit Agricole CIB, dicen que el Banco Popular de China debería permitir a la moneda una mayor flexibilidad.

Se avecinan más pruebas para el yuan antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Publicó su mayor caída en un día en cuatro años en 2019, cuando los dos países intercambiaban amenazas de imponer aranceles adicionales a las exportaciones de cada uno. Y en mayo de este año, se acercó a un mínimo de una década después de que la Administración Trump intensificara la retórica contra Pekín por su manejo del coronavirus. Los analistas esperan que el tipo de cambio termine el año 0,4% más débil a 7 por dólar, según la estimación media en una encuesta de Bloomberg.

Comenta