Cómo el Caso GameStop enredó la agenda regulatoria de Biden

A person walks past a GameStop in the Manhattan borough of New York City, New York, U.S., January 29, 2021. REUTERS/Carlo Allegri

Janet Yellen, secrtaria del Tesoro, recientemente recibió pagos por conferencias de una de las compañías involucradas en la trama, lo que complicaría la respuesta de la Casa Blanca.




Robinhood, la plataforma donde operó la multitud de inversionistas individuales que inflaron el valor de GameStop, decidió mantener las restricciones a las transacciones de ocho acciones, situación que alerta a un amplio sector de la política estadounidense.

Aunque el CEO de la aplicación en cuestión, Vlad Tenev, aseguró que las limitaciones que han establecido no obedecen a presiones del mercado o a Citadel Securities, dueña de un enorme fondo de cobertura e importante fuente de ingresos de Robinhood, hay legisladores que incluso lo han acusado una “manipulación del mercado”.

Cuestionamientos bipartidistas

Ese fue el caso de Rashida Tlaib, congresista demócrata y miembro del Comité de Servicios Financieros, quien además solicitó una audiencia en el congreso con la plataforma. “Están bloqueando la capacidad de negociar para proteger los fondos de cobertura de Wall Street, robando millones de dólares a sus usuarios para proteger a las personas que han utilizado el mercado de valores como un casino durante décadas”, dijo Tlaib.

La primera en reclamar por el proceder de Robinhood fue Elizabeth Warren. La senadora oficialista, siempre entusiasta con la regulación del mercado, reclamó que “durante años, los mismos fondos de cobertura, firmas de capital privado e inversionistas adinerados consternados por las operaciones de GameStop, han tratado el mercado de valores como su propio casino personal, mientras que todos los demás pagan el precio“.

A estas voces se sumó desde el progresismo Alexandria Ocasio-Cortez, quien calificó el proceder de Robinhood como “inaceptable”, recibiendo un inusual respaldo del senador republicano Ted Cruz, quien le respondió vía twitter que estaba “completamente de acuerdo”. El comentario está en línea con el de la también senadora conservadora Marsha Blackburn, quien llamó a que “liberen a los trader en @RobinhoodApp”.

Presiones a Biden y Yellen

La discusión no ha demorado en llegar a la Casa Blanca, donde la regulación del mercado financiero, aunque en carpeta para ser abordado, no figuraba dentro de las prioridades del recién asumido presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

La situación se complica aún más debido a que según lo consignado por Reuters, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, recibió en el otoño boreal (nuestra primavera) honorarios por US$700.000 de Citadel, la mencionada compañía que ganó protagonismo en la trama desatada por los inversionistas reunidos en Reddit.

Debido al dinero que recibió en el marco de un ciclo de conferencias, Yellen se había comprometido a no involucrarse a título oficial en asuntos que involucren a la firma, sin antes solicitar una exención por escrito de los funcionarios de ética del Tesoro.

Lo anterior complica las acciones que pueda o no llevar adelante la ex presidente de la Fed, quien en su nuevo cargo además figura como la autoridad al frente Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera (FSOC), organismo responsable en buena medida de la salud de todo el sistema de comercio e inversión.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.