Cómo se gestó y las secuelas del arriesgado contragolpe del gobierno al quinto retiro

Chile's finance minister Mario Marcel, speaks with Minister Secretary General of the Presidency Giorgio Jackson in the constitution commission of the Chamber of Deputies at the congress in Valparaiso, Chile April 12, 2022. REUTERS/Rodrigo Garrido

El viernes 8 de abril los ministros de Hacienda y de la Segpres decidieron avanzar con un proyecto alternativo al quinto retiro presentado por los parlamentarios. Si bien muchos justifican la decisión de Marcel, dadas las fuertes presiones políticas y la necesidad de evitar una “hecatombe”, en el mercado creen que el ministro validó una politica de retiros para emergencias puntuales que abre la puerta a más desahorro en el futuro.




En la tarde del viernes 8 de abril los ministros Mario Marcel y Giorgio Jackson se juntaron en el piso 12 del Ministerio de Hacienda con la convicción de que la tarea por evitar el quinto retiro desde los fondos de pensiones en el Congreso estaba casi perdida, pese al intenso despliegue del gobierno en las filas oficialistas y la oposición esa semana. La cita, que se extendió por varias horas y que congregó también a las subsecretarias de Hacienda, Claudia Sanhueza, y de la Segpres, Macarena Lobos, aterrizó en el papel las escasas posibilidades de hacer frente a la moción parlamentaria y cuajó los lineamientos de una nueva y arriesgada estrategia política.

La extensa reunión fue la antesala de la presentación del gobierno el martes pasado de un inesperado nuevo proyecto de desahorro previsional con bordes, que plantea el uso de los fondos en deudas de salud, alimenticias, crediticias y de vivienda, y que busca frenar la rebelión parlamentaria por un quinto retiro sin restricciones lanzado hace un mes.

El encuentro de ese viernes evidenció los temores más profundos del oficialismo sobre el “parlamentarismo de facto” ya mostrado el año pasado y el escaso control del Ejecutivo sobre los parlamentarios de la coalición gobernante. Un inquieto ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, planteó ese día una idea que ya se venía “masticando” desde antes: la necesidad de una propuesta alternativa al quinto retiro, ya que muchos parlamentarios habían notificado su imposibilidad de rechazar el proyecto sin tener una segunda opción que descomprimiera las presiones, relata una fuente oficialista que vivió el proceso desde cerca.

El temor a una derrota profunda a un mes del inicio del gobierno, que golpeara la línea de flotación de la agenda económica y provocara un remezón en el mercado, obligó a Marcel a diseñar una propuesta alternativa que tuviera el menor impacto posible sobre la inflación. Marcel, quien mantuvo un discurso tenaz contra los retiros de fondos de pensiones hasta la semana pasada, ha mostrado su conformidad con la opción tomada, relatan fuentes cercanas.

La luz verde de Boric

Esa misma noche, los lineamientos generales de la nueva propuesta estaban en la mesa del Presidente Boric, quien visó la nueva estrategia y dio luz verde a la propuesta. Inmediatamente, y por todo el fin de semana, los equipos de Hacienda y Segpres trabajaron en conjunto el diseño del nuevo proyecto.

Bajo la presión del mundo parlamentario, Marcel y Jackson decidieron ingresar inmediatamente el proyecto alternativo al Congreso, de manera de no repetir la fallida estrategia del expresidente Sebastián Piñera, quien había enviado el año pasado tardíamente su propio proyecto de retiro del 10% sin poder frenar la iniciativa surgida en el Congreso.

En una jugada que asombró a muchos, incluida la subsecretaria de Hacienda, Claudia Sanhueza, quien reconoció no haber sido informada, el gobierno ingresó el martes en la mañana su proyecto alternativo, horas antes que la Comisión de Constitución de la Cámara Baja votara la moción parlamentaria de retiro de fondos.

“El avance del quinto retiro era la hecatombe y Mario Marcel se dio cuenta de eso. En este escenario, el ministro fue práctico y actuó con los medios que tenía a su disposición. Si bien ambas son malas señales por el efecto negativo en el ahorro de las pensiones, uno de los proyectos genera una hecatombe y el otro no”, explica una fuente del sector financiero que conoció el proceso.

En La Moneda plantean matices y ponen paños fríos a la decisión de Hacienda. “Había una necesidad de hacernos cargo de las preocupaciones que la gente estaba transmitiendo a sus parlamentarios, pero con los mínimos efectos en la macroeconomía. En ese contexto, Marcel tuvo un criterio práctico y se mostró dialogante a las inquietudes de los parlamentarios. Reaccionó al escenario que se estaba presentando”, afirma una fuente oficialista, quien revela que también participaron del proceso del proyecto alternativo las ministras de la Mujer, Antonia Orellana, y del Trabajo, Jeannette Jara.

La economista Andrea Repetto, cuyo nombre engrosó la lista de posibles ministros de Hacienda de Boric en la etapa de la campaña, reconoció la difícil posición en que se encontraba Marcel. “Me pongo en los zapatos de Hacienda y posiblemente era lo único que podían hacer para frenar el quinto retiro, pero es riesgoso porque ahora pueden salir los dos”, sostuvo esta semana la economista a Duna.

La preocupación del mercado

Sin embargo, el análisis más indulgente de Repetto parece chocar con la visión de los analistas y los agentes que se mueven en el mercado financiero. “A pocas semanas de instalarse en el gobierno y en condiciones distintas y menos críticas de las que le tocó al expresidente Piñera, este gobierno está validando la política de retiros permanentes con los fondos de pensiones”, asegura un alto ejecutivo de un banco de la plaza, quien recuerda el discurso anti retiros instalado por Marcel cuando era presidente del Banco Central y en las primeras semanas como ministro de Hacienda.

“El retiro del 100% de los fondos de pensiones hoy está más cercano con la propuesta de gobierno de lo que era hace una semana”, añade con desazón un destacado agente financiero.

Para la directora ejecutiva del Centro de Estudios Financieros del ESE Business School, Universidad de los Andes, Cecilia Cifuentes, las presiones del Partido Comunista (PC) terminaron por “doblarle la mano” a Mario Marcel. Según Cifuentes, luego de presentar un proyecto alternativo de retiro el ministro de Hacienda quedó debilitado políticamente.

“Cuando se justifica que los ahorros para jubilación se puedan usar para emergencias, para pagar deudas de corto plazo por problemas puntuales que van a existir siempre, siento que el mensaje que se da es que definitivamente el sistema de ahorro para pensiones está herido de muerte”, sostiene la economista, quien añade que debido a que la situación económica va seguir siendo compleja, es esperable que ocurran nuevos retiros a futuro.

“Lo que se hizo acá es entregar el sistema de ahorro previsional y lo único que está tratando de hacer Mario Marcel es que el impacto sea más gradual”, añadió Cifuentes.

Cristián Valdivieso, director de Criteria Research, dice que lo ocurrido con el proceso del quinto retiro es un “golpe” muy fuerte para el gobierno y revela la existencia cada vez más profunda de “dos almas” en la coalición oficialista, donde el ministro de Hacienda es el principal flanco.

“Le están pegando a la línea de flotación al Presidente Boric y, en especial, a Mario Marcel. Pero el mensaje de fondo es ‘no vamos a aceptar a alguien que venga a decirnos lo que hay que hacer y que tenga tanta fuerza tecnocrática dentro del gobierno que impida que nosotros hagamos un proyecto y empecemos a desangrar igual los fondos de pensiones’”, opina Cristián Valdivieso, quien sostiene que dentro de la coalición gobernante hay sectores que minimizan los riesgos y los efectos de la alta inflación.

“Marcel ya quedó debilitado desde el momento en que tuvo que abrirse a algo que, en el fondo, es un retiro con “letra chica” no más, y que va a provocar un efecto inflacionario de manera importante”, añade el director de Criteria.

Fragmentación política

Sin embargo, el académico de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile, Guillermo Larraín, cree que no es correcto personalizar el problema del quinto retiro en la figura del ministro de Hacienda. “Lo que le pasó a Mario Marcel es un tema que le podría haber pasado a cualquiera”, sostiene el exsuperintendente de Pensiones.

“El problema de fondo es que hay una parlamentarización de facto del sistema político en circunstancias que tenemos sistema presidencial (...) La preocupación del gobierno ahora no es su ministro de Hacienda, quien tiene que seguir haciendo su pega. Tiene que preocuparse de cómo resuelve ahora y también de cara al futuro este grave problema de la fragmentación del sistema político en la Cámara de Diputados con un Presidente débil que es minoría en esa misma Cámara”, sostiene Larraín.

Tras el rechazo de la moción parlamentaria para el retiro del 10% en la Comisión de Constitución el martes pasado, este lunes se votarán ambas iniciativas en la sala de la Cámara de Diputados, en un escenario marcado también por la propuesta de la oposición de declarar inexpropiables los fondos de pensiones. Mientras el primer proyecto necesita 93 votos para ser aprobado, el proyecto de gobierno requiere solo de mayoría simple.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.