Victoria Paz

Victoria Paz

Directora de Estrategia y Sustentabilidad Corfo

Pulso

Corfo y el avance en la cadena de valor


Chile es un país intensivo en recursos naturales. Esto significa que sabemos y valoramos cuáles son nuestras ventajas comparativas y entendemos que nuestra estrategia de desarrollo debe contemplar su mejor uso posible.

¿Existe valor agregado en la extracción de nuestros recursos? Sí. Tenemos los mejores sistemas de Latinoamérica en faenas de cobre, hemos mejorado nuestros sistemas de extracción de litio y avanzamos en las posibilidades que nos da tener la mayor radiación solar del mundo.

¿A qué nos referimos en Corfo cuando hablamos de nuestros desafíos de valor agregado? Si bien reconocemos y valoramos la tecnología que existe en el proceso de extracción, podemos ir más allá y apostar como país a avanzar en procesos de manufactura y a agregar sofisticación a nuestra matriz productiva.

Los contratos de litio nos dan la oportunidad de diseñar una estrategia país para movernos en la cadena de valor y vincularnos, a través de las tecnologías limpias, a los desafíos globales y medioambientales.

No olvidemos que la producción mundial en 2017 fue 220.000-230.000 toneladas de carbonato de Litio Equivalente (LCE) y que las proyecciones al 2026 están llegando a 1 millón de toneladas de carbonato de litio equivalente, traccionada principalmente por el crecimiento acelerado del mercado de autos eléctricos.

La piedra angular es el Instituto Chileno de Tecnologías Limpias, que con US$200 millones en 10 años triplica la inversión que anualmente realiza el país en este ámbito.

El Instituto será una oportunidad para Chile de dar un salto en las temáticas de minería baja en emisiones, energía solar y materiales avanzados de litio.

A fines de marzo, además, lanzaremos el llamado a productores especializados para que se instalen con una oferta a precio preferente del 25% de la producción de SQM y un suministro estable garantizado. Esto se suma al llamado de Albemarle para establecer en nuestro país capacidad de manufactura compleja que nos permita aspirar incluso a una batería completa “made in Chile”.

Los contratos también incorporan transferencias a los gobiernos regionales, organismos de fomento regionales y comunidades, aspirando a que también sean parte de este desafío país y a capturar el mayor valor local.

Los desafíos son varios y forman parte de una estrategia integral de avanzar a una nueva etapa de los desafíos Corfo. Los esfuerzos de estos contratos de litio consolidaron “quiénes” y “cómo”.

Hoy, tenemos el gran desafío y oportunidad de asegurar que el “para qué” entregue valor a nuestro país.

Seguir leyendo