Coronavirus: se suspenden envíos de salmón a China y sector frutícola alerta por menor consumo

Imagen 575610

Hace dos semanas, las empresas acuícolas detuvieron las exportaciones de salmón. Los mismos compradores les pidieron que dejaran de mandar ante la fuerte baja en la demanda; contracción que ha impactado también a los fruteros. Aún existen millones de cajas de cerezas en contenedores a la espera de ser vendidas.




La Asociación de Exportadores de Fruta (Asoex) fue uno de los primeros gremios en encender las alertas ayer en la mañana. "La situación es compleja y requiere de un constante monitoreo de su evolución", subrayó el titular de la entidad, Ronald Bown. Reconoció de manera directa que, a raíz del coronavirus en China, existía una lenta liberación de los contenedores en los distintos puertos del gigante asiático y una baja en la demanda.

"Existe una mayor preferencia del consumo hacia los canales online y un menor consumo a nivel general", subrayó Bown. La frase difería bastante del llamado realizado a comienzos de semana por el ministro de Agricultura, Antonio Walker. "La situación con China es absolutamente normal", subrayaba el lunes el secretario de Estado, haciendo un llamado general a la calma.

Semanas antes, sin embargo, un sector clave había congelado todos los envíos a China. El rubro salmonero suspendió todos los embarques en enero. "Desde prácticamente unas dos semanas que se suspendieron todos los despachos de salmón a China. Y siguen suspendidos y no sabemos hasta cuándo", revela el presidente de SalmonChile, Arturo Clément.

Según relata, fueron los mismos compradores chinos los que le pidieron a los productores chilenos que dejaran de enviar el producto. Ello, a raíz de la baja en la demanda. "No tiene que ver con el efecto infeccioso, sino que es porque la gente no está saliendo a comer; la recomendación de las autoridades chinas son evitar las aglomeraciones y salir fuera de la casa, entonces los restaurantes están sin público y esa es la razón. No hay demanda", subraya.

China es el quinto destino del salmón chileno. Según cifras del Servicio Nacional de Aduanas, las exportaciones a ese mercado superaron los US$274 millones en 2019; cifra bastante menor que los US$1.880 millones que se envían a Estados Unidos, o los US$1.121 millones que van a Japón, los principales compradores de salmón chileno a nivel mundial, seguidos de Brasil y Rusia. Es tal distancia lo que mantiene al gremio en calma. "Es el quinto mercado. No es de la importancia de otros, por lo tanto, ese producto se puede reubicar en otros mercados sin grandes complicaciones", dice Clément. Agrega: "El único costo hasta el momento es que el salmón que iba a China, que es un mercado de buenos precios, se va probablemente a colocar en Brasil, Estados Unidos y otros mercados. Es difícil determinar hoy un costo porque no sabemos cuánto va a durar esto".

Según expertos, China capta básicamente salmón grande de más de 5 kilogramos. Dado ello, los filetes o productos de menor tamaño, han seguido comercializándose en los mercados tradicionales.

Tal panorama no es exclusivo de Chile. Los productores noruegos también han debido suspender los envíos.

Vinos y frutas

SalmonChile no es el único gremio monitoreando la situación, las viñas han seguido de cerca el panorama. China es el principal destino de los mostos nacionales -al cierre del año se enviaron US$250,9 millones a ese mercado, un 16,4% del total-, y si bien en Vinos de Chile aún están en fase de averiguación, fuentes al tanto precisan que el escenario ya es complejo, porque enero puede llegar a representar un tercio de los envíos anuales a ese mercado, a raíz del Año Nuevo chino, evento que se vio directamente impactado por el estallido del coronavirus. Además, ya se ve una disminución en los pedidos.

A ello se suman las cerezas. A diferencia de los vinos, la espera en los contenedores si puede ser mortal para este producto. Hasta ayer, entre un 15% y un 20% del total enviado al gigante asiático seguía en situación de refrigeración y otra en contenedores refrigerados, a la espera de ser vendida. Nectarines y ciruelas también están a la espera de ser comercializadas. "Las ventas están mucho más lentas de lo normal, según lo que me cuenta gente que está en los mercados de Guangzhou y Shanghai, aunque se ha activado el e-commerce", explica el presidente de Fedefruta, Jorge Valenzuela. Asegura así que no hay reportes que apunten a que se ha botado fruta por pudrición. Subraya, además, que las esperanzas están puestas en el próximo 9 de febrero, cuando ya terminan las vacaciones por año nuevo. "Se espera que ahí todo se reactive. Eso no va a ser un proceso automático, pero en China todo es rápido; comen 200 contenedores de frutas al día, esa es la capacidad que tienen de mover", señala Valenzuela.

En el peor de los casos, la redirección de envíos siempre está en el radar. En Fedefrutas revelan que hace unos días llegó un barco de fruta chilena a Hong Kong, y al no haber capacidad en el puerto, se redireccionó a Japón, Corea y el Sudeste Asiático; mercados donde normalmente se consume mucha fruta chilena.

Ahora -comenta- sería el turno de la uva. Si bien el grueso va a Estados Unidos, China es un actor importante. Las proyecciones apuntan a que los grandes volúmenes empiecen a llegar a partir de la segunda quincena de marzo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.