Economía chilena se contraería entre 0,5% y 4% en 2020 por coronavirus

Gente, personas, Paseo Ahumada

Un estudio de Clapes considera la correlación entre Chile y las economías de China y Estados Unidos, para estimar el efecto que tendrá la virtual paralización de la actividad a nivel local. Los sectores directamente afectados representan cerca del 28% del PIB. Y los indirectamente impactados poco más de 59%.




Primero fue el comercio exterior que se resintió en febrero, pero esta semana la propagación del coronavirus y las medidas para detenerlo se hicieron patente en Chile. Los históricos desplomes de la bolsa chilena, que dejó la valorización de las empresas incluso por debajo del valor de sus “fierros” fue el reflejo del temor e incertidumbre de los impactos que puede tener en la economía un hecho inédito: una paralización prácticamente simultánea del mundo.

En ese contexto, las proyecciones económicas de los principales bancos de inversión han ido a la baja y, en el caso de Chile, Clapes UC realizó un estudio calibrar los pronósticos en Chile. Sus conclusiones no son alentadoras. El crecimiento en 2020 en Chile tendrá un signo negativo casi sin falta, y podría fluctuar entre -0,5% y -4%, “antes de cualquier respuesta de política económica”.

El informe elaborado por Hermann González, explica que tanto las medidas expansivas aplicadas por las autoridades fiscal y monetaria (ambas ya aplicadas) atenuará la caída del crecimiento respecto de los escenarios que proyecta. Sin embargo, “no se pueden descartar escenarios aún más negativos en la medida que la duración y gravedad de la enfermedad se acentúe dentro o fuera de Chile”, por lo que sean necesarias medidas más agresivas.

Así, el estudio utiliza los impactos estimados por el FMI de un menor crecimiento de China y de EEUU sobre Chile, para poder anticipar diversos escenarios en los que se prevén una contracción del PIB este año.

Ahora, los pronósticos de expansión de China se ubican bajo el 5%, e incluso algunas entidades están viendo que pueda ubicarse en torno al 2%, mientras se anticipa una caída de EEUU, con lo que se llegaría a una recesión mundial.

Antes de que apareciera la enfermedad, el crecimiento de Chile se proyectaba en torno a 1% “como consecuencia de la violencia y la incertidumbre económica y política imperante”.

Adicionalmente al crecimiento de las potencias económicas, también se considera el impacto de paralizar la actividad local.

Analizando los sectores económicos y su peso en la actividad, se llegaron a escenarios alternativos. “Si la actividad económica cae 20% solo en los sectores directamente afectados, mientras que en los indirectamente afectados cae un tercio de esa magnitud, el Imacec en los meses del impacto se contraería entre 7% y 8%, restando 0,6 puntos porcentuales al crecimiento del año por cada mes de caída”, explica el documento.

En un escenario en que la actividad económica desciende 25% en los sectores directamente afectados, mientras que los indirectamente afectados retrocede la mitad de esa magnitud, el Imacec en los meses de impacto se contraería en torno a 12%, restando en torno a un punto porcentual al crecimiento del año por cada mes de caída.

“Al ser Chile un país comercial y financieramente integrado, está sufriendo los efectos de la desaceleración económica global desde inicios de año y, además, experimenta los efectos directos de la parcial paralización interna a partir de marzo”, concluye el documento.

Eso sí, advierten que la respuesta a este shock no debe ser en ningún caso retroceder en los avances en apertura comercial y financiera logrados en las últimas décadas, “porque los efectos positivos de la integración de Chile al mundo superan ampliamente los potenciales efectos negativos”.

Comenta