El otro desafío de Metro: recuperar los pasajeros perdidos y volver a los niveles prepandemia

Tras el levantamientos de restricciones por la pandemia del Covid, gradualmente ha venido ocurriendo una recuperación del transporte de pasajeros del Metro.

La afluencia de pasajeros supera el bienio 2020-2021, pero aún sigue siendo el 70% de lo que era en 2019. La firma espera llegar al 80% de su cifra habitual de viajes recién en los próximos dos años, una tendencia que aqueja también a otros trenes metropolitanos del mundo. La crisis económica, el teletrabajo, trámites y clases online y el mayor uso de autos y bicicletas han incidido en el menor uso de su red.


Tanto expertos como en la Empresa de Transporte de Pasajeros Metro coinciden en que al menos en los próximos dos años la afluencia de pasajeros no volverá a las cifras prepandemia. De hecho, las estimaciones internas apuntan a que en siguiente bienio recién rondará el 80% de la cantidad de viajes registrada en agosto de 2019, previo al 18-O y la Covid-19. El porcentaje está en línea con las estimaciones de Community of Metros, organización que agrupa a los trenes subterráneos con más de 500 millones de viajes al año, las que indican que la afluencia en los distintos metros a nivel global volverá al 80% de los viajes prepandemia en el próximo bienio.

Al 30 de noviembre, Metro sumaba 497.403.875 viajes, cifra que si bien supera en 38% a igual lapso de 2021 sigue siendo 29% inferior a la anotada en la misma fecha de 2019. Lo mismo reflejan los estados financieros a septiembre: 399 millones de viajes pagados, un 70% de los 569 millones de los primeros nueve meses de 2019.

“En agosto de 2019, previo a los hechos de octubre de ese mismo año que afectaron el 87% de la red de Metro, al posterior proceso de reconstrucción de estaciones y a la llegada del coronavirus, en Metro de Santiago registrábamos una afluencia promedio de 2,8 millones de viajes diarios en días laborales (de lunes a viernes); mientras que hoy alcanzamos una afluencia de dos millones de viajes diarios en promedio en esos mismos días”, dice Robert Sprätz, gerente de la División de Transporte de Pasajeros de la empresa. Y agrega: “Nuestras estimaciones indican que, en los próximos dos años, al igual como está ocurriendo en otros metros del mundo, podremos recuperar la afluencia de pasajeros por sobre el 80% respecto de lo que era habitual”.

La afluencia de pasajeros mide la cantidad de ingresos por los torniquetes en el caso de líneas convencionales (líneas 1, 2, 4, 4A y 5) y las validaciones en las puertas de entrada y salida en las líneas automáticas (líneas 3 y 6). Dentro de las variables que estarían influyendo en el menor uso de la red, Metro identifica como probables el momento económico, el teletrabajo o la nueva modalidad híbrida de días o semanas de trabajo presencial intercaladas con trabajo a distancia en las empresas, la realización de trámites y clases online y los cambios en los modos de transporte, como la preferencia por el uso de automóvil, bicicleta u otros.

Un problema del transporte público

Louis de Grange, director de la Escuela Ingeniería Industrial UDP y expresidente de Metro hasta abril, plantea que “la principal razón de la pérdida de pasajeros en el transporte público radica en el cambio del sistema de actividades de las ciudades como consecuencia de la pandemia. Hay muchos viajes que dejaron de realizarse debido a la masificación de las reuniones virtuales y del teletrabajo. El uso del auto me parece que es un efecto secundario en este fenómeno”. De Grange hace notar eso sí que los buses han perdido más validaciones que el Metro: “De hecho, desde hace más de un año que las validaciones de Metro superaron a las de los buses”. El especialista no cree que, con la red actual Metro, vuelva a los casi tres millones de pasajeros diarios prepandemia, pero dice que “con las nuevas líneas 7, 8 y 9 podría ser”.

Por su parte, Franco Basso, académico de la Escuela de Ingeniería Industrial de la PUCV e investigador del ISCI, máster en Operaciones y doctor en Transportes y Logística, dice que en Chile ocurrió algo que ha pasado en casi todas partes del mundo: “Hubo un trasvasije de pasajeros desde el transporte público hacia los vehículos particulares por el miedo de la gente de contagiarse durante la pandemia de la Covid-19 y eso llevó a que hubiese disminuciones incluso de hasta un 90% en la cantidad de usuarios del transporte público, tanto en buses como en metro”.

Basso agrega que el problema de esto es que cuando una persona se sube al automóvil es muy difícil que vuelva a utilizar el transporte público. “Por lo tanto, si bien hemos visto un aumento sostenido en la cantidad de usuarios del Metro y de los buses del transporte público, todavía estamos lejos de los niveles prepandémicos. En algún instante esto se tiene que alcanzar, pero cuándo exactamente es difícil saberlo. La última información ya habla de más de dos millones de pasajeros diarios y en la época prepandémica los últimos valores eran cercanos a tres millones. Por lo tanto, uno podría aventurarse a decir que recién el próximo año o el subsiguiente podríamos tener valores prepandémicos en Metro, pero hay que tomar todas las medidas para que se dé este impulso, reencantar a quienes dejaron el transporte público y ojalá sumar nuevos pasajeros al sistema”.

Desperfecto en el Metro 001
En tiempos previos a la pandemia, eran habituales las aglomeraciones de pasajeros en el Metro.

Efecto de las crisis

Desde 2009, Metro sumó nueve años con una trayectoria de alzas de pasajeros de entre el 0,1% y el 5,3% −solo interrumpida por una caída de 1% en 2015− y se aprestaba a cerrar la década con un salto mayor, porque en enero de 2019 inauguró la Línea 3, que agregó 22 kilómetros y 18 estaciones entre Quilicura y La Reina, abarcando seis comunas.

Así, en agosto de 2019 la afluencia en días laborales saltó a 2,8 millones de pasajeros. Los daños sufridos en octubre de 2019, con 118 de sus 136 estaciones dañadas, se tradujo en un cierre anual de 703 millones de viajes, 2,4% menos que todo 2018. Hasta septiembre de 2019, la cifra crecía un 7,7%.

En 2020, al efecto de las labores de reconstrucción −la red completa recién volvió a estar operativa en septiembre− se sumaron los de la pandemia del coronavirus y las cuarentenas: los viajes cayeron un 63%, hasta 263 millones, un nivel equivalente a 2005. En 2021 con el levantamiento de las restricciones sanitarias, registró un 36% de aumento en la afluencia totalizando 359.376.710 viajes, la mitad de 2019.

Metro tiene siete líneas de tren subterráneo, que suman 140 kilómetros, con una red de 136 estaciones, que llegan a 25 comunas urbanas de la Región Metropolitana.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.