IPoM de marzo: economistas esperan que el Banco Central ajuste a la baja el crecimiento, suba la inflación y eleve fuertemente la tasa de interés

13 Septiembre 2019 Fachada Banco Central Foto : Andres Perez

Los mayoría de los expertos consultados prevé que el rango de expansión del PIB para 2022, de 1,5%-2,5%, disminuya entre 0, 25 puntos y 1 punto, y que la proyección de la inflación se sitúe entre 5,5% y 7,5%.




La próxima semana será particularmente noticiosa en materia económica. El martes, el Banco Central dará a conocer su decisión para la tasa de interés y el miércoles entregará el primer Informe de Política Monetaria (IPoM) del año, marcando lo que será el escenario macroeconómico para el año inicial del gobierno de Gabriel Boric.

Mayor inflación, tasas más altas y menor crecimiento, es la suma de elementos que deberá estar presente en el documento que se presentará ante la Comisión de Hacienda del Senado, a decir de los analistas.

En lo inmediato, los economistas consultados esperan que la Tasa de Política Monetaria (TPM) suba entre 150 puntos y 200 puntos base, con lo cual se ubicaría en un nivel entre 7% y 7,5%. Hacia mediados de año prevén que llegue hasta cerca de 9%.

En la parte alta de las proyecciones se ubica Sergio Godoy, economista jefe de STF Capital, quien estima que la tasa de interés suba 150 puntos base en la próxima reunión y que llegue a 9% como máximo del año.

Le sigue Sergio Lehmann, economista jefe de BCI, quien sostiene que para la reunión de marzo espera que el Banco Central suba en 200 puntos base la TPM y para mayo la sitúa en 8,5%. No obstante, precisa que “hacia fin de año la vemos en 7,5%, por lo cual comenzaría a bajar hacia el último trimestre del año, para llegar al nivel neutral en 2023″.

Mientras que Carolina Grünwald, economista jefa de Banchile, proyecta que el ente rector la elevará en 150 puntos ahora, para luego alcanzar un máximo de 7,75%. Por su parte, para Martina Ogaz, economista de Euroamerica, la tasa de interés se empinará a 7% en marzo. “Estimamos que la TPM llegará a niveles de 8% este año, nivel en el cual se mantendría prácticamente todo este ejercicio para luego descender”. Mismo nivel es el que espera Tomás Flores, economista de Libertad y Desarrollo, quien puntualiza que en su escenario base también tiene un alza de 150 puntos para la próxima semana. “La subirá hasta 7% e incorporará el escenario de riesgo de un conflicto bélico más prolongado, así como el riesgo de un nuevo retiro de AFP”.

Expansión del PIB

En diciembre, el Banco Central fijó un rango de crecimiento de entre 1,5% y 2,5% para 2022. Y si bien ese nivel ya era acotado, la mayoría de los consultados se inclina por un ajuste a la baja en este IPoM de marzo, dando cuenta del complejo escenario que se vio agravado por la guerra entre Rusia y Ucracia y que puede tener efectos en la actividad mundial y, por ende, en Chile.

En la parte baja de las expectativas se ubica Flores, quien sitúa el rango revisado por el BC entre 0,5% y 1,5% para el año. Le sigue Pavel Castillo, gerente comercial de Corpa, ya que espera una proyección de entre 1,2% y 2,2%. “No hay ninguna señal, más allá del valor del cobre, que empuje la proyección de crecimiento de la economía. No hay desarrollo de nuevos sectores, ni búsqueda de eficiencia, ni mejores proyecciones de empleo, ni atractivo de inversión que hagan pensar en un repunte del crecimiento en una economía sobrerecalentada, con baja considerable en el ahorro y alza en deuda pública, alta inflación e incertidumbre política”, plantea. Un poco más arriba se sitúa Lehmann, quien prevé un rango entre 1,25% y 2,25%.

Grünwald comenta que “en nuestro escenario acabamos de bajar proyecciones de 1,8% a 1,3% para este 2022 y por ello, el rango de 1,5%-2,5% actual debiera corregirse a la baja. “Por una parte, por la corrección de Cuentas Nacionales del cuarto trimestre 2021, y por el impacto de la guerra en el crecimiento mundial”. En cambio, Ogaz cree que habrá una mantención del rango de crecimiento del PIB por parte del BC.

En la vereda totalmente contraria, Godoy considera que el ente rector puede modificar su estimación de expansión de la actividad al alza, a un rango entre 2% y 3%.

Para el próximo año, en general el mercado espera una mantención del rango entre 0% y 1%.

Para las variables del gasto, las proyecciones de la demanda interna se sitúan entre -1,4% y 0%, el consumo entre -1,9% y 1% y las de inversión entre -2,7% y 0,9%.

Precios al alza

No hay dobles lecturas. El Banco Central deberá subir su proyección de inflación de 3,7% fijada en diciembre, coinciden los analistas. Es que la fuerte escalada que han tenido los precios y que tiene hoy la inflación en 12 meses en 7,8%, cambió de inmediato las perspectivas para diciembre. Ahora el mercado espera que en el IPoM de marzo la proyección esté entre 5,5% y 7,5%.

En la parte baja se sitúa Castillo, quien prevé que el BC la eleve a 5,5%. “Probablemente este año veamos una inflación en torno al 5,5%, presionada por una alta liquidez que aún queda, producto de retiros y transferencias del Estado, alza de costos generalizados en distintos sectores, más un escenario poco favorable internacional con conflicto bélico, problemas en la cadena logística y alza de hidrocarburos”.

Grünwald plantea que habrá un alza a 6,5% para 2022. En su análisis argumenta que “nos está pegando un nuevo shock como consecuencia del conflicto bélico, además del factor inflacionario interno que se ha visto más persistente que lo previsto” Y Lehmann estima un alza que llegue a 7,5%.

Principales mensajes del BC

Los economistas concuerdan en que el mensaje del Banco Central en su primer Informe de Política Monetaria del año estará centrado en la inflación y los riesgos que genera para la economía. Por ello, esperan un mayor énfasis que apunte a que se “hará lo necesario” con la política monetaria para contener las expectativas inflacionarias.

En este escenario, Grünwald dice que “el mensaje debiera ir hacia contener un poco las altas expectativas inflacionarias que se ven hacia adelante”, mientras que Ogaz indica que “el foco del mensaje que entregará el BC estará centrado en la inflación, tomando relevancia los componentes que la están impulsado y los efectos de segunda ronda, donde esto último ya se vislumbraba como una de las preocupaciones en el IPoM anterior”. Además, la economista puntualiza que “podría agregar un mensaje sobre la actividad a nivel local y los efectos que tendría sobre esta el alza de tasas”.

Por su parte, Lehmann subraya que el Banco Central “debería ser muy contundente en señalar que la política monetaria actuará con fuerza, de forma de asegurar la convergencia de la inflación a 3%”. En ese sentido, afirma que “es fundamental reanclar las expectativas a dos años plazo, porque de otra manera aumenta la persistencia inflacionaria con un alto costo en bienestar social”. Para el economista, el BC tiene que reforzar ese foco.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.