Jorge Selaive, economista jefe de Scotiabank: “Las reservas internacionales están para transformarse en barrera de contención ante crisis”

JORGE SELAIVE CARRASCO - ECONOMISTA JEFE - SCOTIABANK - RETRATOS - ENTREVISTA

Selaive sostuvo que "el momento en que ocurre esto es cuando el tipo de cambio real de Chile estaba mostrando un nivel muy cercano a su promedio histórico, en un contexto donde la economía cíclicamente permanece muy débil".




¿Cómo toma el anuncio del Banco Central de iniciar un proceso de compra de dólares en un plazo de 15 meses?

Nos sorprendió. El Banco Central (BC) ya tenía bajos niveles de reservas internacionales en relación al PIB, incluso cuando inicia el proceso de venta de dólares a fines de 2019. Había un diagnóstico de que teníamos bajas reservas internacionales con respecto a otros países. Entonces, la decisión del BC hace sentido.

¿Y era el momento adecuado hacerlo ahora?

El momento en que ocurre esto es cuando el tipo de cambio real de Chile estaba mostrando un nivel muy cercano a su promedio histórico, en un contexto donde la economía cíclicamente permanece muy débil, por lo tanto, no conversaba muy bien esta enorme apreciación real multilateral del peso con la posición cíclica en la cual se encuentra Chile. ¿Y por qué llegamos a esta posición de apreciación tan fuerte? por el alza del cobre, pero también estaba presente la liquidación de dólares por parte de las AFP para hacerse cargo de los retiros del 10% de los fondos de pensiones y las liquidaciones de dólares que está realizando Hacienda para financiar el gasto público. Ambas cosas pusieron mucha presión a la baja en el tipo de cambio.

Complejo escenario 2021 lleva al Banco Central a comprar US$12 mil millones para fortalecer sus reservas internacionales

¿Se ve un escenario de incertidumbre para los próximos 15 meses?

Las reservas internacionales están presentes para hacerse cargo de momentos de iliquidez en el mercado de dólares. En lo posible no deben ser utilizadas salvo en casos muy excepcionales. Tener un buen nivel de reservas internacionales, que no era el caso de Chile, nos llevaba a tener mayor probabilidad de eventos disruptivos en el mercado cambiario. Cuando tienes bajas reservas internacionales aumenta la probabilidad de que ocurran efectivamente eventos depreciativos excesivos. Las reservas internacionales están ahí para transformarse en una barrera de contención a eventos de crisis. El tener más reservas internacionales disminuye la probabilidad de tener eventos depreciativos excesivos en el futuro, que pueden venir por eventos externos y por incertidumbre local.

¿Qué impacto tendrá esto en el dólar?

En términos de tipo de cambio esperamos un impacto entre $2 a $3 por cada US$1.000 millones, por lo tanto, el impacto debería promediar en torno a $30.Ahora, considerando que las expectativas de inflación para el primer trimestre van al alza,

¿Cómo podría impactar esta medida en los precios?

Esta acumulación de reservas internacionales ocurre también en momentos donde el mercado ha estado evaluando una persistencia inflacionaria superior a la que se condice con la posición cíclica de la economía chilena. Coincido en que estamos teniendo inflación de corto plazo transitoria producto del fuerte shock de consumo que ha generado el retiro de los fondos de pensiones. La liquidez promedio de los hogares chilenos subió un 35% el tercer trimestre y una cifra muy similar estimamos nosotros ocurrirá en el cuarto trimestre. Hay mucha liquidez, las familias en promedio recibieron mucha más plata de la que perdieron, pero esos son efectos de corto plazo que durarán probablemente los primeros meses de este año, pero de ahí en más tenemos una economía que tiene mucho camino por recorrer.

En términos globales, ¿cuál es su perspectiva para el año?

Este año la economía chilena partirá con mucha debilidad. Continuará la heterogeneidad de la recuperación con comercio creciendo muy fuerte y el resto de las actividades muy débiles, especialmente servicios. Estamos teniendo dificultad para ejecutar la inversión pública e inversión privada y eso se debe principalmente a temas sanitarios y no a la falta de proyectos en carpeta. Entonces vamos a tener dos años en un año. Partiremos el año con cifras muy débiles, pero en la medida que los temas sanitarios vayan permitiendo una mayor movilidad el segundo semestre debería ser mucho mejor para la economía chilena. Esperamos un crecimiento del orden de 6%.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.