Nicolás Ibáñez impulsa nueva fundación para el deporte y arma directorio con Barros, Grasty y Jordán, entre otros

NICOLAS IBANEZ




La necesidad de fomentar y mejorar la institucionalidad del deporte se ha convertido en una de las metas del empresario Nicolás Ibáñez. No solo lo ha intentado a través de Santiago Wanderers, sino que hace tres meses decidió impulsar una nueva fundación. Se trata de Deportes & Gestión, que ya comienza a tomar forma.

"Desde la sociedad civil queremos contribuir al desarrollo y progreso de la industria deportiva en Chile, incorporando las mejores prácticas y experiencias del mundo en las distintas disciplinas deportivas e impulsando procesos de modernización, profesionalización y crecimiento", se lee en una presentación de este nuevo proyecto que el jueves realizó su primer encuentro en la Universidad Adolfo Ibáñez, centrado en el desarrollo del fútbol femenino.

Para lograr su cometido, la fundación conformó un directorio compuesto por el director internacional de LarrainVial, José Miguel Barros; el abogado Michael Grasty; el empresario y andinista Rodrigo Jordán; el director de empresas y exejecutivo de Unilever, Cristián Marín; la integrante del Consejo Asesor de Endeavor y directora de Sparta y Limonada, Caroline Vlerick; el comunicador Enrique Evans, y la arquitecta Silvia Valenzuela. Si bien todos ellos vienen de rubros diferentes, hay un factor que los une: su vinculación con el deporte. Por ejemplo, Barros es campeón mundial de 100 metros planos, categoría 50 años; Grasty es campeón de golf; Valenzuela es deportista de elite en hockey, y así.

Según el brochure de la Fundación, existen en el país 54 federaciones afiliadas al Comité Olímpico, 1.896 organizaciones deportivas, 1.577 asociaciones deportivas regionales y comunales, y 20.000 clubes. Se estima que la industria deportiva mueve del orden de US$ 2.000 millones al año. Sin embargo, puntualizan, existen pocos estudios y mediciones del tamaño real del mercado, y es justamente una de las primeras tareas a acometer. Su diagnóstico es crítico. Aseguran que existe una deficiente administración y gestión de las federaciones y asociaciones, falta de transparencia y malas prácticas en el manejo de dineros y conflictos de interés, entre otras dinámicas, por lo que urge profesionalizar la industria para que sea sólida y se puedan capitalizar los aportes que el deporte entrega a la sociedad.

Si bien Ibáñez es el gestor de esta idea, el objetivo es que más empresarios se sumen y colaboren a su desarrollo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.