Santander activa “batería de medidas” de seguridad

Autor: PULSO

Desde la entidad bancaria revelaron que la inversión para estas medidas involucra "varios millones de dólares"


Este miércoles Banco Santander  anunció a través de un comunicado que ha decidido activar en forma prioritaria “una batería de medidas que redundará en un ambiente transaccional de mayor seguridad para clientes y no clientes”.

Desde la entidad bancaria revelaron que la inversión para estas medidas involucra “varios millones de dólares” y que las acciones tienen como objetivo “contar con un sistema financiero más seguro en el país”.

Las  medidas se pondrían en práctica durante las próximas semanas y la primera hará referencia a  “una completa modernización de los sistemas operativos con que funcionan los cajeros automáticos de Banco Santander a lo largo de todo Chile y que estará implementada en un 100% antes de fin de año”.

A esto se suma que el banco adoptará desde esta fecha “un proceso de total reemplazo del millón 200 mil plásticos sin chip por otros que sí cuenten con este sistema. Desde hace dos años Santander Chile dispuso la emisión de tarjetas nuevas sólo con esa tecnología y ahora ha resuelto abordar el stock de tarjetas vigentes, por lo que se generará un proceso de recambio obligado, sin costo para el cliente y que se espera completar antes del 1 de abril de 2019”. Las tarjetas del banco que no hayan migrado a la tecnología de chip dejarán de operar en territorio nacional en el momento en que se dé por terminada la campaña.

Por último, Santander informó que pondrá a disposición de los clientes una serie de tutoriales que les permitirán entregar la mayor cantidad de información posible para evitar fraudes cibernéticos, dado el alto número de casos de phishing y estafa que se producen por descuido de las personas, como es el caso de entrega de claves a sitios web no seguros o el uso de contraseñas de baja seguridad, como fechas de cumpleaños o datos que se pueden obtener de sus propias redes sociales. Estos tutoriales serán enviados a los clientes de Banco Santander en el marco de una campaña de educación financiera, que en una primera fase será voluntaria, pero que a partir de abril del próximo año será exigido para operar con el banco.

 

Seguir leyendo