Shippify: la inyección de automatización en la última milla

Con la misión de ofrecer una alternativa eficiente para el despacho del e-commerce, hace cinco años un equipo de emprendedores de distintos países se encontraron en Chile para darle forma a este emprendimiento. El 2020 facturaron cerca de US$2,5 millones a nivel local y tienen operaciones en cuatro países.




“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, los versos del poeta Antonio Machado pueden explicar en parte la historia detrás de Shippify, una startup surgida hace cinco años y que se propone ser una alternativa eficiente para el delivery del e-commerce.

Los ecuatorianos Miguel Torres y Luis Loaza venían empujando Escapes With You, un marketplace para compartir experiencias y productos -algo similar a lo que hoy varios usuarios de Airbnb ofrecen a pasajeros con ganas de algo distinto-, sin embargo allí descubrieron que los vendedores no tenían la infraestructura para la entrega de muchos de sus productos.

Así surgió Shippify, una startup que dejó atrás el antiguo emprendimiento de los ecuatorianos y que hoy cuenta con operaciones en Chile, Ecuador, Brasil y México.

La apuesta es la siguiente: darle a las tiendas que venden vía e-commerce la posibilidad de despachar sus productos dentro de 24 horas. ¿Cómo? Los repartidores registrados reciben una notificación georeferenciada, pudiendo repartir productos de más de un proveedor en una ruta determinada. Básicamente: un servicio de delivery B2B de última milla, que fusiona el envío colaborativo con tecnología de automatización. “Lo que hacemos es conectar paquetes de tiendas de comercios electrónicos mediante ruta con colaboradores independientes dentro de 24 horas”, explica Miguel Torres.

Bajo el nombre de Escapes With You, Torres y Loaza participaron del programa de aceleración Start-Up Chile de Corfo, recibiendo aportes por US$30.000. Esa primera experiencia les sirvió para conocer a emprendedores que también pasaron por la aceleradora y que hoy son parte del equipo de Shippify, entre ellos el chileno Alejandro Harcha, director de negocios, y la country manager, la estoniana Kristi Rosenberg.

Rosenberg cuenta que su primera experiencia fue con la tienda Depto51, la cual no tenía forma de hacer sus repartos. Para el Cyberday de 2016 tuvieron un gran desafío, desarrollando el proyecto “Same Day” que buscaba despachar todas las ventas de sus tiendas asociadas dentro de 24 horas. Y resultó.

“Hoy estamos haciendo repartos desde Santiago a Viña del Mar o Valparaíso dentro de un día”, dice Rosenberg. El plan es expandir esa posibilidad a otras ciudades, como Concepción o Antofagasta, entre otras. “No repartimos comida, sino productos vendidos por e-commerce, incluso bicicletas”, comentan

Están abriendo operaciones en Colombia y Perú para 2021. En ella trabajan 65 personas y la plataforma cuenta con 350.000 repartidores registrados.

Sólo en Chile tienen más de 3.500 repartidores activos, con sueldos que varían entre los $500 mil y $1,5 millones, y contratos con grandes tiendas, entre ellas Walmart, Falabella, Ripley, Coca Cola, Mercado Libre y muchas otras pymes, en suma más de 200.

Rumbo a la Serie A

Hasta la fecha, Shippify ha logrado levantar un capital de US$1,6 millones, siempre a través de fondos de inversión privados especializados en venture capital.

Entre estos destacan MVI (Dubai), Aramex (Dubai) y 1779, fondo de Washington dirigido por Donna Harris, conocida por su trayectoria en el mundo de las incubadoras y emprendimiento.

A la espera del cierre de 2020, estiman que las ventas el año pasado se ubicaron en torno a los US$2,5 millones, muy por encima de los US$800 mil de 2019. Las ventas en el mercado chileno representan un 43% del total de los ingresos.

Asimismo, Torres y Rosenberg cuentan que el número de transacciones en 2020 habría crecido en torno a un 400%, lo cual les permite proyectarse con un crecimiento esperado del 200% para 2021 en este ítem. Por otro lado, están en vías de realizar un nuevo levantamiento de capital, esta vez de Serie-A, con el cual buscan recaudar unos US$10 millones más.

Si bien hasta ahora no han recibido aportes por parte de fondos de inversión chilenos, el país sigue siendo un buen lugar para emprender con este tipo de proyectos. “Chile sigue siendo un polo de innovación en el ámbito de tecnología”, sostiene

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.