Hay seis formas de saber si tu mascarilla funciona bien; el Sars-CoV-2 puede secuestrar las células del cerebro y científica logró increíbles imágenes del virus: tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

Foto: AP

Muchas personas dudan de si su mascarilla es efectiva. Existen seis sencillos trucos caseros para probar con cierta fiabilidad que están funcionando bien.




1. Hay seis formas de saber si tu mascarilla funciona

Las mascarillas se han convertido en la barrera más reconocida para evitar el contagio de coronavirus, pero muchas personas tienen dudas respecto a qué tan seguras y efectivas son las que usan.

Acá le dejamos una lista de seis trucos para saber si la mascarilla que usa sirve o no:

1. Traté de apagar un fósforo con la mascarilla puesta. Si es de buena calidad, no se debería poder, o al menos, debería costar hacerlo. Este ejercicio también puede realizarse soplando una vela.

2. Si el que al usar una mascarilla puede oler su propio aliento, pero una persona al frente no puede, también es un buen indicador que está funcionando bien.

3. Si la mascarilla impide oler un alimento, también es un buen parámetro para saber que es de buena calidad.

4. Una mascarilla adecuada debe quedar bien pegada a la cara y debe cambiarse si se humedece.

5. Otra forma de probarla es sostener la mascarilla con una mano y echando con la otra un poco de agua. Si la mascarilla es de buena calidad, el agua no se filtrará. Si es de dudosa procedencia, el agua sí se filtrará.

6. Otra prueba sencilla de realizar es la absorción electroestática. Para ello debe colocar sobre la mascarilla algunas partículas pequeñas de plástico. Si la mascarilla es capaz de atraerlas, es decir, si las partículas se adhieren a ella, será señal que estás ante un tipo y modelo que funciona adecuadamente.

Aunque estas recomendaciones no son infalibles, si le pueden dar un buen parámetro de la calidad y la efectividad de su mascarilla.

2. El Sars-CoV-2 puede atacar el cerebro y secuestrar sus células

Un estudio liderado por Akiko Iwasaki, inmunólogo de la Universidad de Yale, reveló que el Sars-CoV-2 puede provocar una infección cerebral que podría ser más letal, incluso, que el daño respiratorio asociado al Covid.

La investigación mostró que el coronavirus realiza una invasión de las células cerebrales, absorbiendo todo el oxígeno cercano, lo que afecta directamente a las células. El Covid-19 invade las células cerebrales, secuestrándolas para hacer copias de sí mismo.

La científica dijo que esto explica síntomas como el delirio, dolor de cabeza y confusión. La investigación mostró la primera evidencia científica sobre cómo el virus ataca el cerebro.

Iwasaki señaló a The New York Times, que si “el cerebro se infecta, podría tener una consecuencia letal”.

Akiko Iwasaki, inmunólogo de la Universidad de Yale. Foto: U. de Yale

No está claro cómo el virus logra llegar al cerebro o con qué frecuencia desencadena los efectos devastadores descritos por el estudio. Y aunque es probable que la infección cerebral sea extraña, algunas personas pueden ser susceptibles por sus antecedentes genéticos, una carga viral alta u otras razones que no están de todo claras.

Los investigadores no encontraron evidencia de que haya una respuesta inmune para remediar este problema. “Este virus tiene muchos mecanismos de evasión”, explicó Iwasaki.

La investigadora a cargo del estudio dijo que el coronavirus es “una especie de infección silenciosa”. El virus explota la maquinaria de las células cerebrales para multiplicarse, pero no las destruye. Aunque, quita el oxígeno a las células adyacentes, causando que se marchiten y mueran.

3. Científica logró increíbles imágenes del virus

Camille Ehre, profesora asistente de pediatría del laboratorio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, (EE.UU), creó unas sorprendentes imágenes del virus Sars-CoV-2 usando células epiteliales respiratorias infectadas, obtenidas del tracto respiratorio.

Ehre capturó estas imágenes para ilustrar cuán intensa puede ser la infección por Sars-CoV-2 en las vías respiratorias, con imágenes muy gráficas y fáciles de entender.

Para lograr estas imágenes, la científica junto a un grupo de investigadores inoculó el virus Sars-CoV-2 en células epiteliales bronquiales humanas, que 96 horas después fueron examinadas mediante una técnica conocida como microscopía electrónica de barrido en el Laboratorio de Servicios de Microscopía, de la universidad.

La imagen capturada por la doctora Camille Ehre, que muestra el virus (de color rojo) infectando las células. Foto: UCN

Las imágenes, recoloreadas por la estudiante de medicina de la UNC Cameron Morrison, muestran células ciliadas infectadas con hebras de flema (de color amarillo en la imagen) adheridas a las puntas de los cilios (en azul). Los cilios son estructuras similares a pelos en la superficie de las células epiteliales de las vías respiratorias que transportan moco (y virus atrapados) desde el pulmón.

Una imagen de aumento de mayor potencia muestra la estructura y densidad de los viriones del Sars-CoV-2 (de color rojo) producidos por los epitelios de las vías respiratorias humanas. Foto: UCN

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.