Informe del IPCC: cómo la política, y no el cambio climático, es responsable de los desastres y los conflictos

Un grupo de mujeres se refresca frente a un ventilador durante una ola de calor mientras hacen fila en la entrada del Coliseo en Roma en 2021. Foto: AFP

El informe explica que los lugares con “pobreza, desafíos de gobernanza y acceso limitado a servicios y recursos básicos, conflictos violentos y altos niveles de medios de vida sensibles al clima” son más vulnerables a los impactos del cambio climático.


El último informe de la ONU sobre los impactos potenciales del cambio climático da un veredicto sombrío, con algunos efectos que ahora se consideran inevitables. Pero también hay lecciones sobre desastres y conflictos violentos que podrían ayudar a salvar vidas y crear sociedades más seguras independientemente del cambio climático causado por el hombre.

El texto principal disponible del informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) sobre “Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad” es un resumen de 35 páginas para los responsables de políticas, que según las reglas del IPCC, es aprobado por los gobiernos de los estados miembros.

Los científicos del IPCC son designados por los estados miembros y estos investigadores contribuyentes no producen nueva ciencia. Resume las decenas de miles de artículos científicos revisados por pares sobre el cambio climático desde la evaluación anterior (el último informe importante del IPCC sobre impactos, adaptación y vulnerabilidades se publicó en 2014).

Luego, los científicos reciben miles de comentarios de revisión sobre borradores que requieren revisiones o respuestas textuales. Al hacer una serie de declaraciones sobre nuestra comprensión del cambio climático, el informe asigna niveles de confianza como “bajo” o “muy alto” para indicar qué tan seguros están los autores de cada uno.

Foto: Reuters

El informe actual se ha visto ensombrecido por los científicos ucranianos que tuvieron que abandonar la sesión de aprobación para cuidarse a sí mismos y a sus familias durante la invasión de Rusia a su país. No obstante, alrededor de 90 científicos de todos los continentes habitados y equilibrados entre mujeres y hombres redactaron el documento. Como ocurre con frecuencia, surgieron informes de presiones políticas para eliminar el enlace roto de contenido científico que enfatiza la naturaleza política del material.

Desastres y cambio climático

Como académico que investiga los desastres y la salud, me interesó especialmente cómo el informe analizaba el cambio climático como causa de los desastres, incluidos los conflictos violentos, y establecía acciones para evitarlos.

El resumen del IPCC evita por completo la frase “desastre natural”. Esto refleja décadas de trabajo que explican que los desastres son causados por fuentes de vulnerabilidad, como el acceso desigual e inequitativo a servicios esenciales como atención médica o infraestructura mal diseñada o construida como centrales eléctricas, más que por el clima u otras influencias ambientales.

El informe afirma, con gran confianza, que “el cambio climático está contribuyendo a las crisis humanitarias en las que las amenazas climáticas interactúan con una alta vulnerabilidad”. En otras palabras, la vulnerabilidad debe existir antes de que pueda surgir una crisis. El cambio climático no es la causa fundamental de los desastres. El informe explica que los lugares con “pobreza, desafíos de gobernanza y acceso limitado a servicios y recursos básicos, conflictos violentos y altos niveles de medios de vida sensibles al clima” son más vulnerables a los impactos del cambio climático.

Por ejemplo, los ciclones aún provocan desastres en Bangladesh. Sin embargo, el país ha reducido sustancialmente las muertes y los daños a través de esfuerzos concertados para reducir las vulnerabilidades. Estos incluyen la construcción de miles de refugios contra tormentas y la emisión de alertas tempranas por múltiples medios. Estas medidas han hecho que los ciclones sean menos mortales incluso cuando las tormentas se han vuelto más intensas debido al cambio climático.

Los desastres meteorológicos que matan a más personas tienden a ocurrir donde las comunidades y la infraestructura son más vulnerables, según el informe. El calor se destaca con razón como una de las principales preocupaciones, ya que hace que las cosechas se pierdan y obliga a la gente a detener el trabajo. Dicho esto, es sorprendente que no se mencionen los impactos de la humedad en la salud, que pueden combinarse con el calor extremo con efectos mortales.

Un campo de soya en Paraguay, que enfrenta la peor cosecha de soya en una década debido a una sequía que golpea la producción, en Juan Eulogio Estigarribia. Foto: Reuters

El informe explica que el riesgo y los impactos de los desastres se pueden reducir al abordar los problemas fundamentales que causan vulnerabilidad, sin importar el clima. Confía mucho en la gestión de riesgos, el riesgo compartido y las estrategias de alerta como tareas clave para la adaptación al cambio climático.

Conflicto violento y cambio climático

Al igual que con los desastres, el informe no puede atribuir los conflictos violentos al cambio climático. Con gran confianza, el informe afirma que “en comparación con otros factores socioeconómicos, la influencia del clima en los conflictos se evalúa como relativamente débil”. Esto corrobora otras investigaciones que argumentan que la paz y el conflicto están más determinados por factores sociales y políticos que por el clima.

Los autores identifican, con gran confianza, acciones para reducir las “vulnerabilidades subyacentes” que aumentan el riesgo de conflicto violento. Estos pueden basarse en la investigación y pueden incluir la redistribución de la riqueza y los recursos para hacer que las sociedades sean más igualitarias y equitativas, al tiempo que brindan medios de vida diversos. Adaptarse al cambio climático es solo una parte de la solución. Los análisis científicos señalan cómo el desarrollo, en lugar de solo la adaptación al cambio climático, es el más efectivo en general.

De hecho, a pesar de las suposiciones frecuentes de que el cambio climático causó o estuvo relacionado con conflictos violentos en el pasado, el resumen implica que ningún conflicto debe atribuirse al cambio climático, ya sea natural o antropogénico. Esta conclusión coincide con los análisis de Darfur en 2003 y Siria en 2011.

Resumen del resumen

El comunicado de prensa del IPCC sobre el nuevo informe se tituló “Cambio climático: una amenaza para el bienestar humano y la salud del planeta”. Su cruda apertura detallaba una “perturbación peligrosa y generalizada”. Sin embargo, es necesario enfatizar su subtítulo, “Tomar acción ahora puede asegurar nuestro futuro”. Este es particularmente el caso de los desastres y los conflictos violentos que, según afirma el documento de síntesis con gran confianza, no se ven afectados significativamente por el cambio climático causado por el hombre.

Quizás el comunicado de prensa no menciona ni los desastres ni los conflictos violentos porque representan noticias comparativamente positivas entre la desolación. En última instancia, “tomar medidas ahora” significa aplicar la ciencia de los desastres y los conflictos para la prevención. Entonces, salvamos vidas y medios de subsistencia, sin importar lo que haga el cambio climático.

*Ilan Kelman, profesor de Desastres y Salud, UCL

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.