La colaboración de las clínicas jurídicas para retomar las causas postergadas por el Covid-19

En un escenario adverso, las universidades, por medio de sus clínicas jurídicas, debieron adaptarse con nuevas formas de llevar adelante la asistencia jurídica vía formato virtual. La Clínica Jurídica de la Universidad Católica Silva Henríquez (UCSH), desde principios de año, ha presentado alegatos de protecciones ante la Corte de Apelaciones de San Miguel, vía Zoom.




De cara a los problemas de conectividad que ha conllevado la pandemia, muchas personas han tenido que adaptarse a nuevos canales que puedan dar soluciones a sus problemas de forma remota.

En el campo jurídico, a mediados de junio de este año, se visualizaban más de 90 mil causas postergadas, donde el gobierno anunció la implementación de mesas de trabajo para la tramitación de estos procesos, enfocados en Justicia Penal y Civil.

En este escenario, las universidades, por medio de sus clínicas jurídicas, también debieron adaptarse con nuevas formas de llevar adelante la asistencia jurídica, que venía ya realizando, pero que, en esta ocasión, cambiaron a un formato virtual.

Una de las primeras Casa de Estudios, que se acogió a esta modalidad, fue la Clínica Jurídica de la Universidad Católica Silva Henríquez (UCSH), la cual, a principios del año, llevó a cabo alegatos de protecciones ante la Corte de Apelaciones de San Miguel, vía Zoom.

Dicha intervención, fue una de las primeras en ser gestionadas, por la Clínica en su modalidad online, ampliando sus servicios en más de 600 causas activas representadas jurídicamente, especialmente, como curadores de niños en tribunales, adolescentes y adultos mayores.

La Cínica Jurídica surge el año 2010 y está conformado por abogados y estudiantes de la Escuela de Derecho, cuya finalidad es proporcionar asistencia jurídica y judicial a los sectores más desprotegidos y vulnerables de la sociedad. A partir de entonces las personas de escasos recursos, que requieren de asistencia legal, reciben asesoría jurídica de parte de los profesionales y futuros abogados egresados de esta casa de estudios.

“Cuando asumimos este tema, vimos que las causas no partían” recuerda Andrés Elgueta, Coordinador de la Clínica Jurídica de la UCSH, quien en conjunto a la clínica -compuesta por 6 abogados y cerca de 90 estudiantes- decidieron asumir la responsabilidad de dar resolución a los juicios postergados.

Un punto vital para poder cumplir con la tarea, fue que trabajaron con doble dotación de estudiantes hasta mayo, gracias a la colaboración de egresados del curso “Clínicas jurídicas y Técnicas de Litigación I y II”, quienes voluntariamente decidieron seguir con sus juicios durante el primer semestre, ayudando a capacitar a los estudiantes más jóvenes para que asumieran dichas responsabilidades. Todo esto, acompañado con cápsulas y videos realizados por los profesores.

“Nos pusimos en contacto con los Tribunales, y en el mes de abril comenzaron a tomar audiencias, con casos civiles en su mayoría”, agrega Elgueta, quien también detalla que para mejorar la atención de público, cuentan con un celular exclusivo para seguir atentos a las personas detrás de las causas.

Actualmente, la Clínica Jurídica tiene entre 12 a 18 audiencias virtuales semanales, buscando ser un aporte en medio de la crisis que azota al país.

Para más información, conoce más aquí.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.