Mascarillas inteligentes y pulseras para trazabilidad: todo lo que nos dejó la tecnología en medio de la pandemia

Los dispositivos en su mayoría utilizan una conexión Bluetooth de bajo consumo, y pueden incluso ayudar a la trazabilidad, uno de los aspectos más importantes en la lucha contra el coronavirus.




La demanda mundial de dispositivos médicos provocada por el coronavirus en 2020 dio lugar a decenas de innovaciones tecnológicas sin precedentes, ya sea en mascarillas, robótica o pulseras con Bluetooth para la trazabilidad.

Una de ellas es la empresa japonesa Donut Robotics, que creó una mascarilla que ayuda a los usuarios a mantener la distancia física y también sirve como herramienta de traducción.

Llamada “C-Face”, funciona transmitiendo las palabras del portador vía bluetooth a una aplicación de smartphone que permite a la gente hablar entre sí hasta diez metros de distancia. La idea de esta mascarilla de silicona es que sea útil para los médicos que quieren comunicarse con los pacientes desde una distancia segura, incluso traduciendo una conversación del japonés a otros idiomas como el inglés, el coreano e indonesio.

Otra innovación interesante es de la empresa surcoreana LG Electronics, también con una mascarilla purificadora de aire.

La máscara, de plástico blanco y de aspecto futurista, trata el aire con dos filtros situados en cada lado de la cara y un ventilador para hacerlo circular. Los filtros, que se adaptan a la capacidad respiratoria del usuario, funcionan como los purificadores de aire en el hogar y bloquean la mayoría de las partículas nocivas, según la empresa.

Trazabilidad bluetooth

El sector de los dispositivos vestibles también tiene mucho que decir. Más allá de los relojes inteligentes como el Apple Watch, Samsung Gear, Garmin o Fitbit, muchas empresas han traído sus innovaciones a Chile para ayudar con la trazabilidad, uno de los aspectos más importantes en la lucha contra el coronavirus.

Wardoo por ejemplo, es un dispositivo creado y diseñado en España que envía una alarma cuando una persona está a menos de 1,5 metros de distancia, alertando sobre un contacto estrecho gracias a un software que entrega información como fecha, hora y tiempo por el cual se estuvo expuesto a otra persona. Se trata de una tecnología pensada para empresas mineras, constructoras, retail, eventos, organismos públicos, colegios y centros deportivos.

A través de la tecnología Bluetooth 5.0, Wardoo detecta entre sus usuarios, a quienes rompen la distancia social por medio de una alarma led, un sistema de vibración y un parlante integrado. Fabricada en silicona, pesa 26 gramos, puede trabajar en temperaturas extremas, usa batería recargable con una duración máxima de 14 días y es resistente al agua.

Otro dispositivo ya disponible en Chile es Traza-Ble, un sistema que integra dispositivos Bluetooth y software alojado en la nube para automatizar el registro de contactos de manera simple, con cantidades de personas y sin intervención alguna del usuario del dispositivo.

Existen dos modelos de dispositivos: una pulsera y un colgante que además, se puede adosar a la tarjeta de identificación. Ambos tienen capacidad de almacenar hasta 3 mil registros, de entre 15 y 60 segundos cada uno, dando una autonomía de 50 horas sin conexión a la nube y poseen la capacidad de emitir alertas sonoras, vibratorias o lumínicas en caso de que otro dispositivo se encuentre a menos de dos metros de distancia.

Estos dispositivos tienen una identificación digital y solamente son capaces de guardar la duración de los contactos estrechos que haya tenido su usuario junto a la fecha y hora en que este se produjo. La correlación de esa identificación digital con una real solo es posible mediante la consola de control del sistema, siguiendo las políticas de seguridad de cada empresa.

La cantidad de aparatos en uso es ilimitada ya que es un sistema escalable y se puede adaptar de acuerdo con las necesidades de cada cliente pudiendo, por ejemplo, reunir en grupos a colaboradores que habitualmente tienen contacto estrecho por sus labores, los que no registran contactos entre ellos, pero sí con otras áreas. Es una tecnología que se implementa de manera rápida y sencilla en cualquier parte sin importar si es una oficina, hotel, centro comercial, restaurant, clínica, centro de distribución u otros tipo de lugares.

Finalmente, para apoyar a aquellas compañías que deben retornar a las oficinas nació HAPP (Health Application Protocol), una solución integral creada en Chile que permite registrar, conocer los contactos estrechos, testear posibles casos de Covid-19 en forma preventiva a bajo costo y mantener comunicación constante con los trabajadores vía una app en sus teléfonos celulares.

HAPP está integrada por tres herramientas clave para su funcionamiento. El primer paso es descargar en el teléfono la aplicación, permitiendo registrar y tener claridad de la proximidad entre los trabajadores, potenciando el distanciamiento social y registrar con quiénes estuvo en contacto un trabajador que resultó contagiado al interior de la empresa. Además, cuenta con un sistema de notificaciones personalizables sobre el uso de los equipos de protección personal u otras comunicaciones que se definen de acuerdo con las políticas de la empresa. La aplicación, resguarda los datos personales de los colaboradores, no utiliza los datos móviles y, además, consume un mínimo de batería.

El segundo pilar son las pruebas con tecnología RT-Lamp, procedimiento certificado por la FDA de EE.UU. y el ISP chileno, en el que se realizan pruebas a través de la saliva de cada persona para amplificar y detectar el RNA (ácido ribonucleico) del virus Covid-19. Estas pruebas se realizan en un laboratorio modular que instala happ en el espacio que la empresa destine para esto.

Finalmente el panel de control, donde se centraliza y procesa toda la información recolectada, o sea, la proximidad de los trabajadores, los resultados de sus pruebas y el uso de la aplicación. De esta forma, se puede mantener toda la información centralizada y actualizada, para así proteger a los equipos de trabajo y sus familias.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.