Pandemia vs Endemia: Europa comienza a considerar tratar al Covid como una gripe común

Una mujer en Westminster Bridge, Londres. Foto: AP

Se necesitan nuevas métricas a medida que el coronavirus se vuelve endémico, dice el primer ministro de España. Las tasas de hospitalización siguen siendo manejables a pesar del aumento de casos, sostienen los defensores de liberar las restricciones en el Viejo Mundo.




España pide que el Covid-19 sea tratado como una enfermedad endémica, como la gripe, convirtiéndose en la primera gran nación europea en sugerir explícitamente que las personas vivan con él.

La idea ha ido ganando terreno gradualmente y podría provocar una reevaluación de las estrategias gubernamentales para hacer frente al virus. El secretario de Educación británico, Nadhim Zahawi, le dijo el domingo a la BBC que el Reino Unido está “en el camino hacia la transición de una pandemia a una endemia”.

Las tasas más bajas de hospitalización y mortalidad de la variante omicron a pesar de las infecciones récord llevaron al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a ofrecer la tentadora perspectiva de que Europa supere las restricciones de estilo pandémico en la vida normal.

El Primer Ministro de España, Pedro Sanchez. Foto: Reuters

“Tenemos que evaluar la evolución del Covid de pandemia a enfermedad endémica”, dijo Sánchez en una entrevista radial el lunes, y agregó que es posible que los gobiernos europeos deban evaluar la enfermedad con parámetros diferentes a los utilizados hasta ahora.

En lugares como Francia, Alemania, Italia y Rumania, todos los cuales están registrando los niveles de casos diarios promedio más altos de toda la pandemia, puede ser un poco temprano para hablar de eso. Además, la Organización Mundial de la Salud dijo el martes que en el momento actual, más de la mitad de las personas en Europa están en camino de contraer la variante Ómicron en los próximos dos meses.

Pero a medida que los gobiernos trabajan para mantener abiertas las escuelas y que las economías funcionen con la mayor normalidad posible, las hospitalizaciones más bajas pueden impulsar una revisión de las estrategias.

Por ahora, Francia y Alemania continúan endureciendo las restricciones, especialmente a los no vacunados. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho que quiere hacer la vida lo más difícil posible a los no vacunados, y está buscando establecer un pase de vacunas para acceder a bares y restaurantes, o incluso para viajar en tren.

Foto: Reuters

Holanda ha mantenido uno de los confinamientos más estrictos de Europa, con restaurantes y bares cerrados. En Italia, el gobierno del primer ministro Mario Draghi ordenó vacunas para los mayores de 50 años.

“La mayoría de los problemas que tenemos hoy se derivan del hecho de que hay personas que no están vacunadas”, dijo Draghi en una conferencia de prensa en Roma el lunes.

Pero si bien las vacunas han sido fundamentales para mantener a la mayoría de las personas con Ómicron fuera del hospital, las inyecciones han sido menos efectivas para detener la propagación de la variante. Esto deja a los políticos tratando de descubrir cómo contener la propagación, particularmente porque los grupos vocales en sus países se oponen cada vez más a los límites en los restaurantes, bares y otras actividades.

A pesar de tener algunas de las tasas de Covid más altas de Europa, Irlanda mantendrá un sistema de vacunación voluntaria, según el primer ministro Micheal Martin. El gobierno belga quiere dar a la gente una “libre elección”, dijo el primer ministro Alexander De Croo.

Una persona vacunándose en Dublin, Irlanda. Foto: Reuters

Muchos países están acortando los períodos de cuarentena mientras intentan mantener en funcionamiento los servicios esenciales. El último es la República Checa, que a partir del martes requiere que las personas con Covid positivo se aíslen durante cinco días, en lugar de dos semanas.

Las restricciones de viaje también han mostrado sus límites. El Reino Unido fue el primer país en prohibir los vuelos desde el sur de África, donde se identificó por primera vez a Ómicron. Sin embargo, fue el primer lugar de Europa en sufrir una ola de Ómicron. Del mismo modo, Francia superó la tasa de casos del Reino Unido a pesar de imponer límites a los viajes desde Gran Bretaña.

El gobierno español ha estado trabajando en un nuevo enfoque de monitoreo en las últimas semanas, y la ministra de Salud, Carolina Darias, ha planteado el tema a sus homólogos europeos, dijo Sánchez.

Una persona en Londres. Foto: Reuters

El esfuerzo se produjo cuando España informó casi 692.000 casos nuevos en los últimos siete días, con el 13,4% de las camas de hospital utilizadas para pacientes con covid, según datos del Ministerio de Sanidad. Eso se compara con el 13,8% del año anterior, cuando el número de casos semanales registrados estaba justo por encima de los 115.000.

Si los países europeos logran relajar las restricciones en las próximas semanas, las experiencias del año pasado seguirán siendo una advertencia. Dinamarca eliminó todas las restricciones de Covid el otoño pasado, mientras que los Países Bajos eliminaron todos los requisitos de mascarillas. Ambos países tienen actualmente algunas de las tasas de casos más altas de Europa y han vuelto a imponer restricciones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.