Mario Molina, premio Nobel de Química 1995: “La opinión de Trump es de una ignorancia monumental”

Autor: Carlos Montes

Molina recibió el primer Nobel en temas medioambientales.

El ingeniero químico, de visita en Chile, asegura que el problema medioambiental más serio de hoy es el cambio climático.


El mexicano Mario Molina (75) alcanzó fama global por descubrir junto a Paul J. Crutzen y Frank Sherwood Rowland que los gases clorofluorocarbonos (CFC) eran los responsables del agujero de la capa de ozono. El hallazgo le valió recibir en 1995 el Premio Nobel de Química.

El ingeniero estuvo la semana pasada presentando un estudio del Centro Mario Molina Chile y Enel X, sobre emisiones de distintos equipos de calefacción en el país, cita que aprovechó para dar una entrevista a La Tercera.

¿Qué significó para usted el Premio Nobel?

Como no había precedentes para Premios Nobel en problemas del medioambiente, no me lo imaginaba. Fue una sorpresa y un gran honor.

En los años 70 usted planteaba temas medioambientales, hoy parecen habituales. ¿Cómo se trabajaba en esa época?

Sabíamos que era muy importante el tema de la capa de ozono y descubrimos que ciertos compuestos industriales eran dañinos. Decidimos que era un problema para la sociedad y tomamos como principio comunicarlo, además de conversarlo con la comunidad científica. No había organizaciones ambientalistas como hoy, y como el problema era global, lo tenía que resolver todo el planeta. Se llegó a un acuerdo, el Protocolo de Montreal, en 1987.

¿Cómo evalúa la situación medioambiental hoy en día?

Hay problemas importantes, pero el más serio es el calentamiento global, causado principalmente por el uso de combustible fósiles, que son importantes para el desarrollo económico. La opinión de (Donald) Trump para mí refleja una ignorancia monumental, porque está bien establecido cómo cambia el clima. Un 95% de probabilidades indica que el culpable es el hombre.

¿Ha sabido algo de la situación medioambiental en Chile?

Lamentablemente hay empresarios que simplemente se interesan en sus propios negocios, sin tener en cuenta el daño que le hacen al medioambiente. Se requiere colaboración del gobierno, no solamente que decreten nuevas leyes, sino que existan lógicas que se puedan cumplir. Tienen que trabajar en conjunto gobiernos, sociedad y empresarios, viendo aspectos científicos, tecnológicos, económicos, sociales y políticos.

Usted trabajó anteriormente con el gobierno norteamericano. ¿Cómo fue esa experiencia?

Trabajé con el presiente Obama, era miembro del Comité de Asesoría Científica, junto a otras 20 personas. Anteriormente, también colaboré con Bill Clinton y con Al Gore, con el que he estado muy cerca desde que era senador. Hemos trabajado mano a mano, porque él sigue haciendo un esfuerzo muy importante para educar a la gente y comunicar la seriedad del problema del cambio climático. En caso de que triunfara Hillary Clinton, iba a formar parte de su equipo.

#Tags


Seguir leyendo