Adam Driver: la marcha al estrellato en Hollywood del marine de San Diego

Adam Driver en Marriage Story

Comenzó como el novio inestable de Hannah en la serie Girls y continuó en el cine dirigido por grandes como Clint Eastwood, Spielberg, los hermanos Coen, Scorsese, J. J. Abrams, Jarmusch y Soderbergh, entre otros; incluyendo el rol de villano en la franquicia Star Wars. Rechazado en primera instancia por una prestigiosa escuela de actuación, se enlistó en la milicia y tiempo después intentó nuevamente ser actor. Según Driver, fue la rigurosidad y trabajo en equipo aprendido en los marines lo que le enseñó a ser el artista que es hoy.


Si enumeramos los trabajos y logros de Adam Driver, todos tienen su data en la última década. No es un joven de veintitantos que recién comienza en la industria, ni tampoco una estrella descubierta tardíamente. Adam simplemente hizo su carrera en sus propios tiempos, dándose la chance de defender a su país y luego estudiar en el lugar que quería para abordar la profesión que siempre añoró.

https://culto.latercera.com/2019/10/07/noah-baumbach-marriage-story-amor/

Pero de los tantos papeles que ha interpretado en su década como actor, hay una escena en particular que lo tocó emocionalmente, lo cual se refleja en pantalla y puede valerle su segunda nominación al Oscar (después de su participación en El infiltrado del KKKlan) y, por qué no, primera estatuilla como mejor actor.

En la corte de justicia, sentado junto a su abogado en la mesa en oposición a la de Scarleth Johansson —quien personifica a su ex esposa Nicole—, discuten los términos de la tuición del hijo que tienen en común. En Historia de un matrimonio, el reciente estreno de Netflix, Charlie —encarnado por Driver— lucha y da todo de sí por conseguir la custodia de su hijo.

https://culto.latercera.com/2017/03/15/el-espejismo-de-dios/

Adam Driver manifestó a la prensa que intentó hacer en pantalla lo que su propio padre no hizo por él cuando se divorció de su madre: "Fue muy conmovedora [la escena]. Mi padre no hizo nada de eso. No intentó pelear".

[caption id="attachment_111246" align="alignnone" width="2383"]

Adam Driver como Charlie en Historia de un matrimonio.[/caption]

2019 ha sido uno de los años más prolíficos para Driver. No solo debutó con la exitosa cinta de Netflix, también actuó en The Report, la comedia de zombies Los muertos no mueren, y cerrará el año con Star Wars: el ascenso de Skywalker.

Probablemente las generaciones más jóvenes y quienes prefieren las películas de taquilla, conocen a Adam Driver como Kylo Ren, aquel temperamental aspirante a lord sith que pretende seguir los pasos de su abuelo —Darth Vader— tras desilusionarse de la doctrina Jedi impartida por su tío Luke Skywalker.

https://culto.latercera.com/2018/08/23/infiltrado-del-kkklan-memorias-infiltrado/

Pero su rol en Star Wars, aunque sea una de las franquicias más importantes de la historia del cine y el actor reconoció guardar dos sables láser como recuerdo; es algo casi anecdótico, una suerte de divertimento en clave pop en la larga lista de méritos que permiten calificar a Adam Driver como uno de los mejores actores de la última década.

[caption id="attachment_111249" align="alignnone" width="1200"]

Adam Driver como Kylo Ren en Star Wars.[/caption]

Pelear por mi país

Su primera opción al momento de elegir qué carrera seguir fue la actuación. De hecho en cuanto terminó el colegio postuló a Julliard, una de las más prestigiosas escuelas de teatro y música del mundo. Sin embargo, no fue aceptado.

Decepcionado decidió buscar otras opciones, y el atentado a las torres gemelas ocurrido el 11 de septiembre de 2001, fue determinante para que definiera cuáles serían su próximos pasos.

https://culto.latercera.com/2018/12/16/mejores-peliculas-2018/

Movido por un profundo patriotismo, Adam decidió postular como marine de Estados Unidos en 2002. "No fue contra los musulmanes", dijo Driver en entrevista con The New Yorker en octubre pasado. "Era pelear cuando estábamos bajo ataque. Quiero luchar por mi país contra lo que sea que nos amenaza", dijo el actor.

De hecho, su inscripción con los marines fue tan repentina, que uno de los encargados de la inscripción le preguntó si estaba huyendo de la ley. Pero no. Adam simplemente quería servir a su país.

https://culto.latercera.com/2019/10/17/jim-jarmusch-for-dummies/

Sus años de servicio no fueron fáciles. Durante tres años fue sometido a duros entrenamientos, con derecho a solo una llamada telefónica cada cierto tiempo, y si sus padres no contestaban, no hablaba con nadie. Pero su época como marine culminó prematuramente tras sufrir un accidente en bicicleta que le rompió el esternón.

[caption id="attachment_111250" align="alignnone" width="660"]

Adam Driver como marine.[/caption]

Trabajo en equipo

Luego que se le informó que no podría ir a la guerra de Irak, se retiró y decidió retomar su camino como actor. Se segundo intento en Julliard fue el definitivo, curiosamente, gracias a los conocimientos que adquirió como marine.

"Me uní a la Marina, en un principio, movido por un sentimiento patriótico. Pero después, al conocer la unión que se genera en el ejército, olvidé la motivación original. Al final, se trata de servir al pelotón de gente con la que has crecido y a la que amas, tanto o más que a tu propio país", explica el actor, quien indica como mejor entrenamiento actoral todo lo que hizo en las fuerzas armadas.

https://culto.latercera.com/2019/08/29/scorsese-soderbergh-netflix/

"El esfuerzo de equipo es la mejor lección que tuve en mi entrenamiento militar y es lo que más me gusta de hacer una película: colaborar con el diálogo y trabajar duro sobre cada detalle", dijo el actor para La Nación, quien incluso realizó una charla TED narrando la influencia de la milicia en su carrera: "La expresión de uno mismo es tan valiosa como cualquier rifle en tu nombre", dijo Adam en dicho encuentro.

Pensando qué es lo que realmente quería hacer en la vida, Driver llegó a la conclusión de que quiere dos cosas simples: fumar cigarros y ser un actor.

Girls

Una vez egresado de Julliard recibió varias ofertas, pero ninguna lo suficientemente tentadora. De hecho, su debut internacional como actor —en la serie Girls— por poco no ocurrió. Originalmente Driver rechazó el papel de Adam Sackler porque consideraba que la televisión era "malvada", pero su agente lo convenció de tomarlo.

[caption id="attachment_111253" align="alignnone" width="1174"]

Lena Dunham y Adam Driver en Girls.[/caption]

Menos mal lo hizo, porque Girls fue su primera ventana hacia un público masivo y desde entonces no ha parado. Driver no termina de grabar una película cuando ya lo están convocando para otra.

Tanto directores como productores de las distintas producciones han manifestado que Driver se entrega de cuerpo y alma a sus personajes. Para Silencio, de Martin Scorsese, perdió 23 kilos a punta de barras energéticas sabor chocolate, agua mineral y chicle. Para Paterson aprendió a manejar un bus y preparando su papel para Logan Lucky, practicó hacer martinis con una sola mano. Tampoco le gusta que los dobles de riesgo hagan escenas por él.

Clint Eastwood, Steven Spielberg, los Hermanos Coen, Noah Baumbach, Martin Scorsese, Terry Gilliam y Spike Lee, entre otros, fueron algunos de los directores de renombre que han trabajado con él, pero la fama no se le sube a la cabeza, de hecho, todo lo contrario.

[caption id="attachment_111257" align="alignnone" width="1280"]

Adam Driver en Silencio.[/caption]

Adam odió la primera vez que se vio a sí mismo en Girls. "No puedo verme a mí mismo hacer cosas", se dijo el actor, jurando que no vería su trabajo en otras series o cintas. Sin embargo no pudo cumplir su promesa.

El espía de sí mismo

En 2013 vio su participación en Inside Llewyn Davis de los hermanos Coen —la cual odió—, y en 2015 fue obligado a asistir a la premiere de Star Wars: el despertar de la fuerza. "Quedé totalmente congelado, porque sabía que vendría la escena en que tenía que matar a Han Solo, y la gente ya estaba hiperventilando cuando comenzó la película, y yo solo sentía ganas de vomitar", dijo a The New Yorker.

https://culto.latercera.com/2017/03/13/silencio-la-pasion-martin-scorsese/

Siempre receloso de su privacidad, ha dado a conocer en eventos especiales a su esposa, la también actriz Joanne Tucker, con quien está casado desde 2013. La conoció cuando ambos eran estudiantes de primer año en Julliard: "Ella leía muchos libros, sabía muchas cosas. Era muy compuesta y no aceptaba disparates", dijo Driver sobre su esposa. Pero el anonimato de su hijo no lo pudo mantener por mucho tiempo.

Negándose a subir fotos de su bebé a redes sociales o a salir con él ante la presencia de la prensa, buscaban resguardar la seguridad del niño. Sin embargo, la hermana de Joanne publicó en su cuenta de Instagram una fotografía donde aparece, la cual fue publicada posteriormente en Page Six.

"Mi trabajo es ser un espía, estar en público y vivir mi vida y tener experiencias. Pero, cuando sientes que estás en el foco, es muy difícil hacerlo", expresa Adam.

[caption id="attachment_111258" align="alignnone" width="1200"]

Adam Driver y Joanne Tucker.[/caption]

Si Adam Driver tuviera que definir la actuación, usaría el concepto "rebelión benigna", según dijo a Noah Baumbach, director de Historia de un matrimonio: "Describe fielmente lo que hace tan hermosamente, porque él sirve al rol, la historia y al director; y al mismo tiempo, siempre está buscando formas de dar más de sí mismo".

https://culto.latercera.com/2019/12/06/historia-de-un-matrimonio-netflix/

Comenta