Charlie Watts se resta de la nueva gran batalla de los Stones

El baterista en 2016. (Photo by Victoria Will/Invision/AP, File)

El baterista no estará en la próxima gira de la banda por EE.UU., argumentando que se está recuperando de un procedimiento médico, el que no fue especificado. Es primera vez que los ingleses salen a la ruta sin su percusionista, un hombre tan silencioso como esencial en la mística y el sonido del cuarteto.



Esa suerte de teoría que postula que una banda es el perfecto y delicado equilibrio entre cada una de sus partes, tiene en The Rolling Stones una de sus pruebas más rotundas. Ahí donde Jagger y Richards son un flujo torrencial y de pasado narcótico, el baterista Charlie Watts es un personaje comedido, un guardián que actúa con eficacia desde las sombras mientras los otros saltan a la trinchera.

Quienes ha visto al conjunto en sus cientos y cientos de shows de las últimas décadas -sobre todo en la adultez, donde las diferencias aparecen más evidentes- han podido observar ese contrapunto. Jagger aún sobresale atlético en los escenarios, Richards prende un cigarrillo a mitad de concierto para regalar todavía una silueta pendenciera, mientras Watts se cobija con ropa gruesa para tolerar el frío nocturno que muchas veces baja en los espectáculos en grandes estadios.

Aunque hay un punto de los opuestos no existen: Watts luce un pulso y una intensidad que ejerce como motor central en la dinámica en vivo de The Rolling Stones. La vigencia indiscutida del cuarteto también le pertenece.

Una escena que, al menos en lo inmediato, ya no será posible. La agrupación anunció que el percusionista no será parte del próximo tour por Estados Unidos, No Filter, el que por lo demás tenía como propósito devolver a los músicos a la ruta después del largo paréntesis que precipitó la pandemia.

Según el comunicado, Watts está recuperándose de una intervención médica -de la que no se informaron más detalles- y “está trabajando duro para estar completamente en forma”. “Charlie se sometió a un procedimiento que fue completamente exitoso, pero sus médicos concluyeron esta semana que ahora necesita un descanso y una recuperación adecuados. Con los ensayos que comenzarán en un par de semanas, es muy decepcionante por decir lo mínimo, pero también es justo decir que nadie lo vio venir”, asevera el documento.

El propio integrante de la banda admitió con un tono irónico y en referencia a su ejecución como baterista: “Hoy he aceptado, siguiendo los consejos de los expertos, que esto llevará un tiempo. Por primera vez, mis tiempos han estado un poco fuera de lugar”.

También reconoció que no quería que su coyuntura de salud alterara el itinerario inmediato de sus compañeros o que desilusionara nuevamente a sus fans en tiempos rudos de pandemia y cancelaciones: “Después de todo el sufrimiento de los fanáticos causado por el Covid, realmente no quiero que los muchos fanáticos de RS que han estado reservando boletos para esta gira se sientan decepcionados por otro aplazamiento o cancelación”.

No es primera vez que el británico enfrenta un trance complejo. En 2004 fue diagnosticado de cáncer a la garganta y debió someterse a dos operaciones. “Pensé que iba a morir. Te enfermas de cáncer, te marchitas y mueres. Pero tuve una operación y ahora me quedan cinco años claros”, dijo en 2011 a la BBC.

En contraparte, ha sido uno de los integrantes de los Stones más entusiasta con la idea de salir de gira y, en consecuencia, no decir adiós a los escenarios, pese a que ya tiene 80 años. “Solía pensar al final de cada gira que la banda tenía que detenerse. Pero en realidad no. Odiaría la discusión al interior del grupo de ‘esto será todo’. Ese será un momento realmente triste”, reveló en 2018 a la NME.

El cuarteto en 2016 (Photo by Evan Agostini/Invision/AP, File)

Pese al ímpetu, hoy deberá descansar. El periplo que comienza el 26 de septiembre en Saint Louis serán los primeros conciertos en la historia de los ingleses sin Watts, quien se unió a la agrupació en 1963 y ha participado también en todos sus álbumes de estudio. Su vida también ha sido una especie de remanso, sin grandes alteraciones más allá de algunas crisis de la mediana edad, casado desde 1964 con la misma mujer, Shirley Ann Shepherd, a quien conoció antes de la fama y cuya fidelidad lo ha alejado del habitual circuito de groupies y fanáticas en los años 60 y 70.

En su reemplazo para las fechas venideras estará Steve Jordan, virtuoso y reputado baterista que también ha tocado en los proyectos de Richards en solitario. “Es un absoluto honor y un privilegio ser el suplente de Charlie y estoy deseando ensayar con Mick, Keith y Ronnie”, dijo Jordan en un comunicado.

Los Stones pierden por ahora a una pieza fundamental de su historia, pero siguen rodando. Aunque sus millones de fans quieren volver a ver la simpleza y la austeridad en escena de un miembro tan silencioso como esencial.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.