“Sé que no estoy solo y tampoco ninguno de ustedes”: James Hetfield en su momento más emotivo

El cantante de Metallica dio un emotivo discurso en el cierre de la gira de la banda por Sudamérica, donde como pocas veces en figuras de su estatura artística abordó temas relaciones con inseguridad privada y salud mental. “Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda", reveló frente a 45 mil personas.



Metallica en Sudamérica ya es historia. En la bitácora, por ejemplo, queda su comentado show del 27 de abril en Santiago, mudado desde el Estadio Nacional al Club Hípíco por problemas de remodelaciones, lo que derivó en serios problemas de organización que resuenan hasta hoy.

Pero el paso de los estadounidenses también arrojó algo más. Y bastante más emotivo y elocuente.

El grupo culminó su periplo el pasado jueves 12 en la ciudad brasileña de Belo Horizonte, donde el cantante James Hetfield obsequió uno de los momentos más vibrantes en la historia reciente del conjunto, sincerándose sobre asuntos de salud mental, autoestima y universos privados, lo que no siempre suele suceder con figuras de su calibre.

En un momento del concierto comentó: “Tengo que decirles, no me sentía muy bien antes de venir aquí. Me sentía inseguro”.

“Como que ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda. Eso es lo que me decía en la cabeza. Así que le hablé a estos chicos (señaló a sus compañeros de banda) y me ayudaron, así de simple. Me abrazaron y me dijeron si me sentía mal, ellos cuidarían de mi espalda”, complementó.

Tras sus declaraciones, se agachó en el escenario y rompió en llanto frente a los más de 45 mil asistentes que habían llegado al recinto, lo que provocó el abrazo inmediato de sus compañeros, Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo.

El momento quedó registrado por los miles de fanáticos en el lugar, quienes entre aplausos siguieron escuchando las palabras de Hetfield. Por lo demás, según sugieren algunas reseñas, el escenario estaba en penumbra, casi a oscuras, por lo que el minuto adquirió un contorno aún más épico y especial

“Ahora, viéndolos a todos ustedes allí afuera, sé que no estoy solo y tampoco ninguno de ustedes”.

El vocalista ha debido superar en los últimos años variados problemas relativos a adicciones, excesos y asuntos personales. Por lo demás -y aunque parezca distinto- siempre se ha confesado como un tipo tímido, inseguro y que jamás estuvo preparado para catapultarse como uno de los mayores frontman en la historia del heavy metal.

Sigue leyendo en Culto:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.