Gobierno prorrogará cierre de fronteras y hay dos pendientes que abren debate: el toque de queda y el estado de excepción

Mario Tellez / La Tercera

El próximo 31 de agosto vence el decreto que impide el ingreso de turistas extranjeros, el que será renovado mientras se define una fórmula para evitar rebrotes. Pero sobre las otras dos medidas de emergencia no hay una postura definida: el gobierno defiende el impacto sanitario de mantenerlas, a la vez que crece la presión por flexibilizarlas.


Ayer, finalmente, el Ministerio de Salud anunció que la Región Metropolitana avanzará en su totalidad a la Fase 4 de Apertura del plan “Paso a Paso”.

Uno de los principales cambios en esta etapa es que aumentan los aforos para reuniones sociales en domicilios: desde el sábado se podrá congregar un máximo de 40 personas si todas cuentan con Pase de Movilidad, y la mitad si un invitado no lo posee.

Pese al avance, el toque de queda que rige para todo el país se mantendrá por ahora, eso sí, con miras a retroceder a la medianoche durante la próxima semana en la capital, cuando se llegue al 80% de vacunación en adultos. Por eso, ayer diversas voces se levantaron para protestar por la extensión de esta medida, apuntando que “ya no tiene sentido” si se tiene en cuenta el buen momento epidemiológico que atraviesa el país. El debate, incluso, llegó al terreno de la carrera por la Presidencia del país.

Restricción nocturna

El abanderado del oficialismo, el exministro Sebastián Sichel, señaló a través de Twitter que “desde Fase 3 (Preparación) en adelante no tiene sentido la mantención del toque de queda. El gobierno tiene que pensar en la salud mental de las personas, en el comercio y el emprendimiento, en el retorno de la presencialidad”.

Mientras que el candidato de Apruebo Dignidad, el diputado Gabriel Boric, emplazó al Ejecutivo a “terminar ya con el toque de queda que hoy es sólo una medida de control social. Ya es hora de reactivar las libertades y el comercio, siguiendo los protocolos sanitarios para evitar rebrotes”.

Incluso, durante la jornada de ayer, un grupo de diputados del Partido Liberal presentó un proyecto de resolución exigiéndole al Presidente Sebastián Piñera dar fin a esta medida en todo el territorio nacional de forma inmediata.

En ese escenario, distintas fuentes de Salud reconocen que este debate volverá a reactivarse con fuerza en las próximas semanas, a medida que se acerque septiembre, pues a fin de ese mes vence el Estado de Excepción Constitucional -ya prorrogado cinco veces- por la situación de pandemia.

Desde Palacio señalan que las razones por las que se ha mantenido su vigencia son “absolutamente sanitarias”. Y aunque aún no se ha entrado en la discusión de si la medida se prolongará o no, señalan que “tal como se ha demostrado en otros lugares, (la restricción) es efectiva en disminuir la movilidad y, con ello, la probabilidad de contagio”.

La pregunta es si con las metas de vacunación asociadas a una restricción progresivamente más acotada ¿se puede abrir la puerta a eliminar completamente el toque de queda, que ya rige por 522 días? Desde la cartera sanitaria explican que cualquier decisión que se adopte será en base “a la evidencia, sin populismos”. Y lo cierto es que cualquier cambio en las medidas de contención del virus se evaluará tras Fiestas Patrias. La idea, aseguran, es ver si las celebraciones tienen algún efecto que decante en un alza en los casos.

Desde el Consejo Asesor Covid-19 -quienes a inicios de esta semana sostuvieron una reunión con las autoridades de Salud y el Mandatario-, la epidemióloga María Teresa Valenzuela advierte que hoy el indicador impuesto por Salud es claro: si una región cuenta con el 80% de cobertura con ambas dosis de la vacuna, puede avanzar a iniciar el toque de queda a la medianoche. “No es el momento de levantar aún por completo el toque de queda”, sentencia

¿Los motivos? Valenzuela señala que el análisis que han hecho de la experiencia internacional es que la liberación de ciertas medidas debe ser “paulatina”. Y el ejemplo es Israel. “Tenemos que sacar lecciones de lo que ha ocurrido en otros lugares. Un país altamente vacunado como Israel, que tuvo libertad total de salidas, reuniones, encuentros sociales, comenzó a registrar cifras muy negativas y retrocedió”, asevera.

A su juicio, “a nadie le cabe duda el efecto que ha tenido la vacunación, que nos ha permitido vivir estos momentos con menor número de casos”. Lo que en particular plantea Valenzuela es llegar a umbrales más altos de cobertura de vacunación, “de un 90% o un 95%” para avanzar a menores restricciones.

Levantar el toque de queda gradualmente

Jaime Mañalich, exministro de Salud y ahora candidato al Senado por Evópoli, en la Región Metropolitana, señala que se ha manifestado “tanto en público y en privado” en contra de la continuidad del “aislamiento nocturno”.

Bajo su punto de vista, el Estado de Excepción Constitucional que sustenta la restricción horaria permite, entre otras cosas, contar con el apoyo de las Fuerzas Armadas en contexto de catástrofe sanitaria. Un apoyo que durante el primer período de la crisis sí fue requerido y que en el actual escenario, asevera, podría prescindirse, pues cuarentenas y otras restricciones podrían mantenerse bajo la figura legal de la alerta sanitaria.

“¿Se necesita todavía un estado de catástrofe? Yo creo que no. Y pienso en particular sobre el toque de queda que hoy por hoy tiene dos objetivos: un incentivo para vacunarse rápido y levantarlo. Y en segundo lugar, contener los hacinamientos vespertinos, fiestas, reuniones, matrimonios. Yo soy partidario de levantar el toque de queda, pero gradualmente. Un ejemplo es Aysén, donde el avance de la vacunación es de casi un 100%, ¿para qué mantenerlo? Y en la Región Metropolitana yo diría que hay que ir reduciéndolo, pero de a poco”, plantea el doctor.

Frente a esa meta, Mañalich asevera que “lo clave es alcanzar rezagados, soy incluso partidario de poner vacuna obligatoria”.

Restricción de fronteras: medida sería renovada la próxima semana

Según distintas fuentes de Salud y La Moneda, la restricción de ingreso de extranjeros a través de las fronteras nacionales será renovada la próxima semana -vence el martes-, al menos hasta después del 18 de septiembre.

Y es que siendo Chile un país que lidera en tasas de vacunación, uno de los puntos probables en un futuro protocolo -señalan- es permitir el ingreso de extranjeros que acrediten estar inmunizados. La fórmula para comprobar el estado de vacunación es uno de los puntos a resolver.

Valenzuela advierte que con 322 casos con variante delta, de los cuales 63% corresponde a viajeros, si se realiza esta apertura es importante calificar los países que en este momento son “de alto riesgo”.

“Lo importante, desde mi perspectiva, es tener un examen al momento del alta de la cuarentena de viajero. Se tiene que estar trabajando cómo se va a continuar con las medidas fronterizas, porque efectivamente el mundo no puede seguir paralizado y aislado. Pero, sin embargo, y lo más relevante es que tenemos que sacar grandes lecciones de Reino Unido, Israel, que a pesar de tener buenas coberturas de vacunación, si medidas como estas se relajan todas de una vez, se corre el riesgo de retroceder”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Tercera Noche


En medio de la mejoría de los indicadores epidemiológicos, el gobierno ha anunciado que no renovará el Estado de Excepción Constitucional. Con todo lo que ello implica, en La Moneda y Salud ya alistan ajustes al plan "Paso a Paso", pues el análisis que realizan es que -por ejemplo- tanto la fase de Cuarentena y de Transición no serían aplicables, pues la alerta sanitaria, por sí sola, no permitiría las restricciones de movimiento. Según trascendidos, se mantendría un plan con "fases", pero más acotadas que las cuatro etapas actuales y los aforos podrían modificarse, pero se mantendrían como una medida sanitaria para evitar aglomeraciones.