Hacienda alista cambios a subsidios al empleo y potenciará el aporte directo a los trabajadores

Desde el Ejecutivo comentan que esta es una buena forma de incentivar una mayor oferta laboral y así apuntalar el empleo. En esa línea, la idea es fortalecer el actual subsidio al Nuevo Empleo, de $50 mil y $70 mil y que dura seis meses, elevando sus montos y, eventualmente, extendiendo su plazo.


Si en la encuesta de empleo del Centro de Estudios y Encuestas Longitudinales de la UC de mayo la situación del mercado laboral chileno ya era preocupante, considerando que la trayectoria de recuperación de meses previos se había estancado, en junio el escenario fue peor: la ocupación medida en su última semana disminuyó en 209 mil puestos de trabajo en relación con la última semana de mayo.

Dicha caída es mayor a la pérdida de empleo acumulada en los últimos tres trimestres móviles de 2021 (enero-marzo a marzo-mayo) y que de acuerdo al INE fue de 126 mil puestos de trabajo.

Esta situación, sumada a la paradoja de que si bien hay una mayor demanda por empleo, la oferta de trabajadores es escasa, llevó a que los ministerios de Hacienda y Trabajo llamaran a una comisión de expertos para abordar propuestas que permitan dinamizar el mercado laboral.

Y al respecto en el gobierno tienen un diagnóstico claro: se debe transitar desde los subsidios de empleo a la demanda, a uno sobre la oferta. Hoy, el mayor impulso de los aportes que ha implementado el Ejecutivo está concentrado en la demanda, es decir, son recursos que van al empleador, para que ellos lo destinen ya sea a contratar o bien a retener trabajadores que hayan estado en la Ley de Protección al Empleo. Ahora en cambio, afirman, se deben examinar “con mucha fuerza los subsidios a la oferta, los que van directamente al trabajador”.

Esta visión de la autoridad es refrendada por los integrantes de la comisión de expertos, ya que fuentes conocedoras del proceso aseguran que es un tema que está sobre la mesa para ser discutido e incorporado dentro de las medidas que se anunciarán próximamente.

Para los expertos se deben potenciar los subsidios que vayan directo a los trabajadores, por cuanto ese es un mejor incentivo para la formalidad laboral. Sobre los montos en que se modificarían los subsidios actualmente vigentes es un tema que todavía no se define.

Fuentes de gobierno puntualizan que otro factor a analizar es si se deben aplicar algunos incentivos para sectores en particular que han mostrado un mayor rezago en la empleabilidad. En ese sentido, mencionan que hay actividades como la agricultura, el comercio, trabajo doméstico y turismo, que se han visto más afectados, y por ello, plantean que la comisión examinará cómo generar incentivos para estos rubros específicos.

La comisión de expertos está integrada por Alfonso Swett, Carlos Boada, David Bravo, Francisca Jünemann, Joseph Ramos, Lorena Flores, Macarena García, Marcela Perticará, Mario Pavón, Sergio Urzúa, Andrea Mackenney y Silvia Leiva. Ya se han reunido en cinco oportunidades. Si bien el plazo es hasta el 30 de agosto, deben entregar un primer borrador a principios de ese mes.

Cómo funcionan hoy los subsidios

Actualmente existen operando cuatro líneas de subsidios. Uno llamado Regresa, que está destinado a trabajadoras y trabajadores que hayan estado con sus contratos suspendidos en la Ley de Protección al Empleo y que volvieron a trabajar. El pago aquí es de $160.000 mensuales al empleador por cada trabajador reincorporado, con un límite máximo de 6 u 8 meses, dependiendo del tamaño de la empresa. En el caso de mujeres y jóvenes desde 18 años y menores de 24, hombres mayores de 55 años, personas con discapacidad y beneficiarias de alguna pensión de invalidez, el monto del beneficio es de $200.000 mensuales.

El segundo se llama Contrata y tiene como foco las nuevas contrataciones. En este caso, el subsidio -que de nuevo se entrega al empleador- es igual al 50% de la remuneración mensual imponible, con un tope de $250.000, mientras que si es para mujeres, jóvenes o personas con discapacidad, será igual al 65% de la remuneración mensual imponible, con un tope de $290.000.

La tercera línea, Protege, es para trabajadoras o trabajadores, dependientes o independientes, que tengan el cuidado de niños y niñas menores de 2 años, y que no tengan garantizado el derecho a sala cuna por parte de su empleador. Se trata de un subsidio mensual de $200.000 que se entregará directamente a los trabajadores beneficiarios, para que sea destinado al cuidado de los niños y niñas, y que se extiende por 6 meses.

El cuarto es el subsidio al Nuevo Empleo, que se entrega directamente a los trabajadores y trabajadoras que tengan un nuevo contrato de trabajo, siempre que su remuneración mensual bruta no exceda los $1.011.000 (3 Ingresos Mínimos Mensuales). El monto es $50.000 mensuales por hasta 6 meses para hombres mayores de 24 años y $70.000 mensuales por hasta 6 meses para personas que estén dentro de los siguientes grupos: mujeres, jóvenes mayores de 18 años y menores de 24 años, personas en situación de discapacidad debidamente certificada y beneficiarios de pensión de invalidez. Este último instrumento es el que se busca potenciar, elevando sus montos y, eventualmente, extendiendo su plazo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.