Lluvia de proyectos en el Congreso para subsanar el vacío legal que deja la renuncia del convencional Rojas Vade

El convencional Rojas Vade, la semana pasada tras declarar en el cuartel Borgoño de la PDI.

Tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado se han presentado ya cuatro iniciativas para reformar la Constitución y enfrentar las preguntas que deja este caso, ya que la legislación no contemplaba un mecanismo de renuncia y reemplazo. De ellos, uno se refiere sólo al reemplazo; dos agregan fórmulas de dimisión para convencionales, y uno involucra también a parlamentarios. La mesa de la Convención aún no conoce de estos intentos, aunque algunos de sus autores han tratado de reunirse con ellos.


Aunque el lunes Rodrigo Rojas Vade presentó su intención de renuncia a la Convención Constitucional, su situación está lejos de cerrarse.

Tras descubrirse por una investigación de La Tercera que no padecía de cáncer y develarse una red de subterfugios que promovieron su campaña y su alta votación para lograr un cupo en la Convención, la semana pasada la misma presidenta del organismo, Elisa Loncón, cerró la puerta a que siguiera formando parte de este grupo: “No sería saludable para él ni para nosotros”. Pero el gesto de Rojas de ausentarse dejó en evidencia el vacío legal que significa la dimisión de un convencional independiente, pues él llegó anclado a la Lista del Pueblo, que integró a un conjunto de candidatos sin partido político.

La reforma constitucional que habilitó el proceso constituyente no incluyó la posibilidad de renuncia de un convencional ni tampoco cómo se cubriría su vacancia en caso de ser independiente, pues la ley que los rige es la misma de los parlamentarios que, por lo general, llegan en pactos con partidos.

Por ello, en el Congreso ya se anunciaron entre ayer y hoy cuatro distintos proyectos para subsanar la situación, los que han sido presentados tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. En común comparten que todos son reformas constitucionales, tres de ellos se refieren exclusivamente a los convencionales, sin dejar la puerta abierta a incluir a los parlamentarios, y sólo uno menciona también la renuncia de estos últimos.

En el Senado, el primero en presentarse fue uno encabezado por la presidenta del Senado, Ximena Rincón (DC), y firmado transversalmente por los senadores Carlos Bianchi (independiente), Carlos Montes (PS), David Sandoval (UDI) y Francisco Huenchumilla (DC).

En esta reforma se aborda la provisión de las vacantes de cargo de convencional y se amplía la causal de renuncia “cuando hechos graves afecten severamente su desempeño o pongan en riesgo la legitimidad de la labor de la Convención Constitucional”. Ello debe ser calificado por el Tribunal Calificador de Elecciones.

E inmediatamente en el mismo artículo se establece, que de “producirse una vacante en los cargos de convencionales constituyentes” de listas electorales “sólo de independientes”, la provisión se hará con la persona del mismo sexo que le sigue en votación, proveniente de la misma lista electoral. Si no hubiere del mismo sexo, se procederá con aquel con mayor votación, y en caso de que existiesen ambos con igual votación, se hará un sorteo. Su aprobación requeriría de un quórum de 2/3.

“Hemos logrado un apoyo transversal detrás de esta fórmula. Existe un amplio consenso en que la vía más apropiada es avanzar en una reforma constitucional, debemos legislar en torno a esta materia de manera urgente. Esperamos que el gobierno se haga parte activamente de este debate”, indica la presidenta del Senado.

Asimismo, admitió que trataron de reunirse con la mesa de la Convención, encabezada por Loncón y Jaime Bassa, pero “no logramos hacer coincidir las agendas. Espero que podamos conversar prontamente en pos del éxito de la Convención”.

Proyecto PS: sólo reemplazo

Asimismo, se presentó otra reforma constitucional de los senadores socialistas Álvaro Elizalde, José Miguel Insulza y Juan Pablo Letelier, para establecer la renuncia y mecanismo de reemplazo.

Su propuesta es sólo aplicable a los convencionales, pues parte señalando que “los integrantes de la Convención Constitucional podrán renunciar a su cargo solo en el caso que cometan hechos graves que hagan insostenible su permanencia en dicho órgano”.

Fija como procedimiento que la renuncia sea presentada ante la mesa de la Convención, en sesión especial, en un plazo de hasta siete días de conocida formalmente, y que el “pleno conozca de los antecedentes y resuelva por la mayoría absoluta de sus miembros en ejercicio si aceptan o rechazan la renuncia presentada”.

Y respecto de la vacancia que quedaría, postula que cuando sea militante o independiente que hubiere postulado en una lista con uno o más partidos, se aplica el Artículo 51 de la Constitución; es decir, lo reemplazará el ciudadano que señale el partido político. Mientras que cuando se trate de un independiente, propone el mismo procedimiento que el proyecto patrocinado por Rincón y los senadores transversales: persona del mismo sexo, de la misma lista y que tenga la mayor votación después del convencional que ha renunciado.

En caso de que no existiera otro candidato del mismo sexo, entonces se proveerá el cargo con la candidatura con mayor votación de la misma lista del convencional que ha renunciado.

“Considerando que por primera vez en nuestra historia se elaborará una nueva Constitución en democracia, es imprescindible hacer todos los esfuerzos institucionales que sean necesarios para colaborar en su correcto funcionamiento, sin afectar su autonomía”, señalan en su fundamento los parlamentarios.

Ambos textos fueron enviados a la Comisión de Gobierno Interior, donde se solicitó la fusión de ellos. El titular de dicha instancia, senador Carlos Bianchi, afirmó que lo colocaría en tabla a más tardar el lunes. Requeriría de un quórum de 2/3.

Diputados RN y Nuevo Trato

En tanto, en la Cámara de Diputados, la bancada del Nuevo Trato resolvió presentar una moción de reforma constitucional que materializará entre jueves y viernes. Está patrocinada por la diputada Natalia Castillo y sus pares Vlado Mirosevic, Pablo Vidal y Alejandro Bernales. “Este proyecto se referirá sólo al reemplazo, porque en lo de cesación de cargos creemos que es un tema más complejo, porque podría abrir la puerta a mecanismos poco democráticos, y creemos que es algo que debe resolver la propia Convención con su reglamento”, explica la diputada Castillo.

En términos generales, se propondrá como mecanismo de reemplazo al segundo más votado de la lista, del mismo género, para que no se pierda la representación completa. Su aprobación necesitaría de un quórum de 2/3.

Castillo recuerda que el vacío rige sólo para los convencionales, porque en el caso de los cargos parlamentarios, los independientes van en listas con partidos, por lo cual sí tienen mecanismos de reemplazo.

De todas formas, la parlamentaria está realizando gestiones para reunirse con la mesa de la Convención. “Nos interesa que ellos nos den su opinión, queremos ser respetuosos de sus atribuciones y los límites de la Convención, porque lo esencial para nosotros es cuidar el proceso. La idea es poner todo a disposición para resolver este punto rápido”, afirma.

Asimismo, la bancada de Renovación Nacional ingresó el 8 de septiembre un proyecto con una disposición transitoria para incorporar a la Constitución que autorizaría a los parlamentarios y convencionales constituyentes en ejercicio a renunciar por motivos personales a sus cargos antes del 10 de marzo del año 2022. “De la renuncia deberá darse cuenta en la sesión de sala o pleno que siguiere a su presentación, momento en el cual producirá sus efectos”, indica el texto, que fue enviado a la Comisión de Constitución. No establece mecanismos para su reemplazo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La Tercera Noche


A dos años del estallido social que abrió paso al proceso constituyente, la Convención Constitucional inició una nueva etapa oficializando la apertura del debate para una nueva Constitución. El hito se dio en un clima en que se enfrentaron distintas visiones sobre la fecha. En paralelo, los convencionales buscaban, hasta el cierre de esta edición, una fórmula para integrar las siete coordinaciones de las instancias permanentes que ordenarán el debate de contenidos.