El Chile de Rueda no se entiende

Foto: Photosport.

Desde la mala sorpresa del ingreso de Morales como titular, hasta el descalabro del segundo tiempo. Lo único rescatable de la nueva derrota en la era Rueda fue el regreso de Aránguiz. México se impuso por 3-1.



MÉXICO 3 – CHILE 1

México: G. Ochoa; L. Rodríguez, C. Salcedo, H. Moreno, J. Gallardo; C. Rodríguez (90’, M. Layún), E. Álvarez, A. Guardado (74’, E. Gutiérrez); R. Pizarro (84’, L. Montes), R. Jiménez (75’, J. Hernández), H. Lozano (81’, D. Lainez). DT: G. Martino.

Chile: G. Arias; M. Isla, G. Medel, G. Maripán, E. Mena (72, O. Opazo); Ch. Aránguiz, E. Pulgar, P. Hernández (76’, F. Mora); A. Vidal; N. Castillo, I. Morales (72’, G. Jara). DT: R. Rueda.

Goles: 1-0, 52’, Jiménez, de pena, cobrado por falta de Hernández sobre Salcedo; 2-0, 64’, Moreno le gana el salto a Pulgar tras un córner de Guardado; 3-0, 65’, Lozano, se la pica a Arias tras una mala salida chilena, generada por un mal pase de Maripán; 3-1, 69’, Castillo define con tiro bajo después de un centro de Isla.
Árbitro: Ted Unkel (EEUU). Amonestó a Guardado, Lozano, Pizarro (M); Isla, Aránguiz (CH).
SDCCU Stadium, San Diego. Asistieron 49.617 personas.


Que es un amistoso, que hay que estar tranquilos porque estos partidos son para probar, que es mejorar equivocarse ahora… Frases hechas que se escuchan con peligrosa frecuencias en las filas de la selección chilena durante la era Rueda. Como ante Perú y Costa Rica, ahora tocó oír las excusas en San Diego, después del contundente triunfo de México sobre la Roja por 3-1.

Y eso que el Equipo de Todos no partió mal. Más allá del nuevo esquema (4-3-1-2) y la instrucción de presionar al rival, la verdadera gran diferencia estuvo en la aparición de nombres propios en el mediocampo. Resumidos en una figura: Charles Aránguiz. Un jugador con quite, buena ubicación y criterio para distribuir y acompañar la jugada. La cuota de calma que se opone (o complementa) a la exuberancia de Arturo Vidal.

Con ese un-dos, apoyado un poco más atrás por Tucu Hernández, la Selección se adueñó de los tiempos del partido y, a su vez, se creó las mejores ocasiones del primer tiempo. Un cabezazo del Rey, un intento de sombrero de Nico Castillo, las más evidentes.

Los aztecas recién se sintieron más cómodos en el segundo tiempo. Porque Chile se desdibujó totalmente. Erick Pulgar se desorientó, desapareció Hernández y la dupla de centrales (Medel y Maripán) quedaron muchas veces mano a mano. Un equipo sin respuesta. Ni en la cancha ni en la banca. Rueda no atinó a hacer un cambio cuando caía de maduro. Por ejemplo, mantuvo en la cancha al debutante Iván Morales (una mala sorpresa del equipo titular), que corrió, pero fue cero aporte en la ofensiva.

Había que mover las piezas. Rueda no lo entendió así. Y en una ráfaga de 12 minutos, México se colocó 3-0 con los goles de Jiménez, Moreno y Lozano.

El descuento de Castillo (69’), el cambio a línea de tres, el ingreso de Mora. Intentos por disfrazar la caída que sirvieron de poco. Otro partido para terminar preocupado, otro episodio triste en el proceso de Rueda. Y la Copa América está a la vuelta de la esquina.

 

Seguir leyendo